X
El ministro se refirió al caso de Facundo Burgos, el nene de 12 años asesinado por la policía en Tucumán de un tiro en la nuca. También, habló de la reforma judicial que “incomoda” a algunos jueces.
Redacción 12/03/2018 11:01

En sintonía con el Presidente, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, negó “la doctrina Chocobar” y explicó que el objetivo del Gobierno es encontrar “un equilibrio: ni abolicionismo ni mano dura”.

En declaraciones a FM La Patriada, el funcionario se refirió al asesinato de Facundo Burgos, el nene de 12 años que recibió un disparo en la nuca por parte de la policía de Tucumán: “Habrá que ver cómo fue el caso, pero nuestro respaldo a la fuerzas de seguridad tiene que ver cuando hacen las cosas como corresponde en el marco de la ley”.

 

 

Y agregó: “No creo que haya una doctrina Chocobar. El Presidente ya lo marcó en la apertura de sesiones ordinarias. Se trata de un equilibrio: ni abolicionismo no mano dura”. Así se pronunció respecto a la doctrina impulsada por el Gobierno, en referencia al policía que tiroteó a un presunto delincuente que luego murió.

En otro orden, se refirió a la reforma del Código Procesal Penal Federal y explicó que uno de los objetivos es “fijar las pautas para regular las prisiones preventivas”, además de “endurecer las penas para delitos de corrupción”.

Consultado sobre la reforma judicial, señaló que desde el Gobierno están impulsando “reformas estructurales profundas para mejorar la Justicia” y consideró que esa decisión “incomoda a algunos jueces”.

Garavano negó que exista “una lista para otorgar beneficios a genocidas y asesinos” y explicó que lo que se hizo fue “elaborar un diagnóstico general” sobre la situación de los presos.

Por último, celebró la decisión oficial de trasladar los presos del penal de Devoto a Marcos Paz: “Es un hecho histórico, la cárcel de Devoto es la peor de las cárceles federales, por eso es muy importante”.

Garavano abogó por un “equilibrio”: “Ni abolicionismo ni mano dura”

El ministro se refirió al caso de Facundo Burgos, el nene de 12 años asesinado por la policía en Tucumán de un tiro en la nuca. También, habló de la reforma judicial que “incomoda” a algunos jueces.

En sintonía con el Presidente, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, negó “la doctrina Chocobar” y explicó que el objetivo del Gobierno es encontrar “un equilibrio: ni abolicionismo ni mano dura”.

En declaraciones a FM La Patriada, el funcionario se refirió al asesinato de Facundo Burgos, el nene de 12 años que recibió un disparo en la nuca por parte de la policía de Tucumán: “Habrá que ver cómo fue el caso, pero nuestro respaldo a la fuerzas de seguridad tiene que ver cuando hacen las cosas como corresponde en el marco de la ley”.

 

 

Y agregó: “No creo que haya una doctrina Chocobar. El Presidente ya lo marcó en la apertura de sesiones ordinarias. Se trata de un equilibrio: ni abolicionismo no mano dura”. Así se pronunció respecto a la doctrina impulsada por el Gobierno, en referencia al policía que tiroteó a un presunto delincuente que luego murió.

En otro orden, se refirió a la reforma del Código Procesal Penal Federal y explicó que uno de los objetivos es “fijar las pautas para regular las prisiones preventivas”, además de “endurecer las penas para delitos de corrupción”.

Consultado sobre la reforma judicial, señaló que desde el Gobierno están impulsando “reformas estructurales profundas para mejorar la Justicia” y consideró que esa decisión “incomoda a algunos jueces”.

Garavano negó que exista “una lista para otorgar beneficios a genocidas y asesinos” y explicó que lo que se hizo fue “elaborar un diagnóstico general” sobre la situación de los presos.

Por último, celebró la decisión oficial de trasladar los presos del penal de Devoto a Marcos Paz: “Es un hecho histórico, la cárcel de Devoto es la peor de las cárceles federales, por eso es muy importante”.