X
Los despedidos de Fabricaciones Militares de Azul alertaron sobre los problemas económicos y productivos derivados del cierre de la planta. Reclaman la intervención de Vidal.
Redacción 08/02/2018 14:38

Trabajadores despidos de Fabricaciones Militares de Azul (Fanazul) presentaron una carta dirigida a la gobernadora María Eugenia Vidal en la que le expresaron el conflicto que atraviesan ante el cierre de la planta, así como las problemáticas derivadas de la decisión. Además, desplegaron una serie de propuestas para potenciar la producción de la región centro del territorio bonaerense y reiteraron su reclamo para que se provincialice la empresa.

Este jueves, en el marco de las medidas adoptadas por el cuerpo de trabajadores despedidos de la planta de Fanazul, un grupo de operarios y representantes sindicales se acercaron a la Casa de Gobierno bonaerense a entregar un escrito dirigido a la mandataria provincial, en la que además de pedirle que intervenga en el conflicto que terminó con 220 personas desempleadas, le presentaron un plan de acción para fomentar el crecimiento en la región donde está emplazada la fábrica.

“Le pedimos a la gobernadora un espacio de diálogo, una mesa técnica donde podamos discutir realmente la posibilidad de producción de la fábrica y, con números concretos y propuestas armadas por los técnicos de la misma fábrica,  demostrar que la fábrica es tan necesaria para la industria, la defensa y la minería”, señaló al sitio El Teclado Juan Manuel Cacace, delegado de ATE.

 

 

En este sentido, el secretario General ATE provincia de Buenos Aires, Oscar De Isasi, indicó que en la carta dirigida a María Eugenia Vidal, entre otras cosas, se le planteó una serie de “propuestas que acrecentarán la producción y la economía de la región centro (de la Provincia) y cómo potenciar a la fábrica para que haya mayores ingresos”.

“Le planteamos a la gobernadora que intervenga porque, primero, hay bonaerenses afectados y, segundo, porque el cierre de la fábrica lesiona la economía de la región, pone en riesgo los contratos con las mineras del sur - porque al cerrar esta fábrica el flete sería mucho más caro para adquirir los explosivos- y porque hay al menos diez emprendimientos mineros que dependen de Fanazul”, advirtió De Isasi.

Además, aseguró que el cierre de la planta “perjudica la obra pública, una de las consigna de la gobernadora” y describió que a “30 kilómetros de Azul está el Cerro Largo que es uno de los que tiene la mayor concentración de dolomita, una piedra que se necesita para la carretera moderna y Fanazul es estratégica para su extracción.

 

 

De Isasi, también adujo razones de defensa nacional. “La Armada Argentina, mediante un informe dijo que Fanazul está en óptimas condiciones de desactivar o destruir el material bélico obsoleto y que si se hiciera cargo de esa tarea tendrían tres años de trabajo”, remarcó el dirigente gremial en conferencia de prensa.

Además, en línea con lo expresado en ocasiones anteriores, el sindicalista reiteró que esperan la “la intervención de la gobernadora para que como en otras casos, como el Astillero Rio Santiago y el Hospital Naval, que eran organismos nacionales que pasaron a la órbita provincial”, la administración bonaerense se haga cargo de la planta de Azul de Fabricaciones Militares.  

“Apelamos para que intervenga y se pueda reabrir la fábrica para que se pueda reincorporar a los trabajadores y trabajadoras; y para que se potencie su productividad, mejorando la economía del centro de la provincia Buenos Aires”, concluyó.

 

 

 

Fanazul: trabajadores advierten los daños colaterales del cierre de la planta

Los despedidos de Fabricaciones Militares de Azul alertaron sobre los problemas económicos y productivos derivados del cierre de la planta. Reclaman la intervención de Vidal.

Trabajadores despidos de Fabricaciones Militares de Azul (Fanazul) presentaron una carta dirigida a la gobernadora María Eugenia Vidal en la que le expresaron el conflicto que atraviesan ante el cierre de la planta, así como las problemáticas derivadas de la decisión. Además, desplegaron una serie de propuestas para potenciar la producción de la región centro del territorio bonaerense y reiteraron su reclamo para que se provincialice la empresa.

Este jueves, en el marco de las medidas adoptadas por el cuerpo de trabajadores despedidos de la planta de Fanazul, un grupo de operarios y representantes sindicales se acercaron a la Casa de Gobierno bonaerense a entregar un escrito dirigido a la mandataria provincial, en la que además de pedirle que intervenga en el conflicto que terminó con 220 personas desempleadas, le presentaron un plan de acción para fomentar el crecimiento en la región donde está emplazada la fábrica.

“Le pedimos a la gobernadora un espacio de diálogo, una mesa técnica donde podamos discutir realmente la posibilidad de producción de la fábrica y, con números concretos y propuestas armadas por los técnicos de la misma fábrica,  demostrar que la fábrica es tan necesaria para la industria, la defensa y la minería”, señaló al sitio El Teclado Juan Manuel Cacace, delegado de ATE.

 

 

En este sentido, el secretario General ATE provincia de Buenos Aires, Oscar De Isasi, indicó que en la carta dirigida a María Eugenia Vidal, entre otras cosas, se le planteó una serie de “propuestas que acrecentarán la producción y la economía de la región centro (de la Provincia) y cómo potenciar a la fábrica para que haya mayores ingresos”.

“Le planteamos a la gobernadora que intervenga porque, primero, hay bonaerenses afectados y, segundo, porque el cierre de la fábrica lesiona la economía de la región, pone en riesgo los contratos con las mineras del sur - porque al cerrar esta fábrica el flete sería mucho más caro para adquirir los explosivos- y porque hay al menos diez emprendimientos mineros que dependen de Fanazul”, advirtió De Isasi.

Además, aseguró que el cierre de la planta “perjudica la obra pública, una de las consigna de la gobernadora” y describió que a “30 kilómetros de Azul está el Cerro Largo que es uno de los que tiene la mayor concentración de dolomita, una piedra que se necesita para la carretera moderna y Fanazul es estratégica para su extracción.

 

 

De Isasi, también adujo razones de defensa nacional. “La Armada Argentina, mediante un informe dijo que Fanazul está en óptimas condiciones de desactivar o destruir el material bélico obsoleto y que si se hiciera cargo de esa tarea tendrían tres años de trabajo”, remarcó el dirigente gremial en conferencia de prensa.

Además, en línea con lo expresado en ocasiones anteriores, el sindicalista reiteró que esperan la “la intervención de la gobernadora para que como en otras casos, como el Astillero Rio Santiago y el Hospital Naval, que eran organismos nacionales que pasaron a la órbita provincial”, la administración bonaerense se haga cargo de la planta de Azul de Fabricaciones Militares.  

“Apelamos para que intervenga y se pueda reabrir la fábrica para que se pueda reincorporar a los trabajadores y trabajadoras; y para que se potencie su productividad, mejorando la economía del centro de la provincia Buenos Aires”, concluyó.