X
En medio de los intentos para acercar posiciones en el PJ, el Frente Renovador reconoce que podrá haber coincidencias parlamentarias con el kirchnerismo pero descartan un acuerdo con la ex presidenta.
Redacción 08/02/2018 11:01

De cara a las elecciones presidenciales de 2019, Sergio Massa y Graciela Camaño avisan que el límite del Frente Renovador para sumarse al proceso de unidad del peronismo, y así pelearle el poder a Cambiemos, es la ex presidenta Cristina Kirchner.

De hecho, el jefe político del massismo decidió no enviar representantes de su espacio al cónclave justicialista que se realizará esta tarde en la Universidad Metropolitana (UMET), el cual fue convocado por Alberto Fernández tras reunirse en secreto con la ex presidenta.  

“Nosotros no vamos a mandar a ningún representante de nuestro espacio porque creemos que no es momento de discutir cuestiones electorales”, señalaron fuentes partidarias en diálogo con Letra P y aclararon que la presencia de los diputados Daniel Arroyo y Felipe Solá es “de carácter personal”.

 

 

Massa, quien ya no reniega del PJ, sabe que tarde o temprano tendrá que sentarse a negociar con los dirigentes peronistas si quiere volver a enamorar al electorado como en los comicios de 2013, cuando sacó casi 44% de los votos en la provincia de Buenos Aires. Reconoce que la unidad es necesaria para vencer a Cambiemos, pero no quiere estar en la misma vereda que la ex presidenta.

El ex intendente de Tigre puede tener un poderío electoral menor al de Cristina, pero tiene un capital político que puede poner en juego en una eventual alianza con gobernadores peronistas, como Juan Manuel Urtubey, Juan Carlos Schiaretti, o Sergio Uñac. Con eso fantasea.

En la misma línea, la jefa del bloque del massismo en Diputados, Graciela Camaño, repite que el límite para un acuerdo peronista es Cristina, pero admite que puede haber coincidencias con los dirigentes kirchneristas en el ámbito parlamentario.

“En algunos temas seguramente tengamos coincidencias con el kirchnerismo. Van a ser coincidencias parlamentarias, no políticas”, aclaró la legisladora durante una entrevista con este medio.

 

 

Camaño también remarca que el massimo no estará al lado de personas “que tengan en la mochila cuentas pendientes con la Justicia", en clara referencia a la ex mandataria y a sus ex ministros, muchos de los cuales están procesados en diferentes causas de corrupción.

A principios de año, la diputada criticó a Alberto Fernández y lo acusó de armar "una suerte de rosca con una foto", a partir de un encuentro del que participaron los massistas Solá y Arroyo con legisladores kirchneristas. Este jueves esa imagen volverá a repetirse acentuando lo que asoma, tal vez, como una interna dentro del Frente Renovador.

Massa y Camaño, el dique massista a un acuerdo de unidad con Cristina

En medio de los intentos para acercar posiciones en el PJ, el Frente Renovador reconoce que podrá haber coincidencias parlamentarias con el kirchnerismo pero descartan un acuerdo con la ex presidenta.

De cara a las elecciones presidenciales de 2019, Sergio Massa y Graciela Camaño avisan que el límite del Frente Renovador para sumarse al proceso de unidad del peronismo, y así pelearle el poder a Cambiemos, es la ex presidenta Cristina Kirchner.

De hecho, el jefe político del massismo decidió no enviar representantes de su espacio al cónclave justicialista que se realizará esta tarde en la Universidad Metropolitana (UMET), el cual fue convocado por Alberto Fernández tras reunirse en secreto con la ex presidenta.  

“Nosotros no vamos a mandar a ningún representante de nuestro espacio porque creemos que no es momento de discutir cuestiones electorales”, señalaron fuentes partidarias en diálogo con Letra P y aclararon que la presencia de los diputados Daniel Arroyo y Felipe Solá es “de carácter personal”.

 

 

Massa, quien ya no reniega del PJ, sabe que tarde o temprano tendrá que sentarse a negociar con los dirigentes peronistas si quiere volver a enamorar al electorado como en los comicios de 2013, cuando sacó casi 44% de los votos en la provincia de Buenos Aires. Reconoce que la unidad es necesaria para vencer a Cambiemos, pero no quiere estar en la misma vereda que la ex presidenta.

El ex intendente de Tigre puede tener un poderío electoral menor al de Cristina, pero tiene un capital político que puede poner en juego en una eventual alianza con gobernadores peronistas, como Juan Manuel Urtubey, Juan Carlos Schiaretti, o Sergio Uñac. Con eso fantasea.

En la misma línea, la jefa del bloque del massismo en Diputados, Graciela Camaño, repite que el límite para un acuerdo peronista es Cristina, pero admite que puede haber coincidencias con los dirigentes kirchneristas en el ámbito parlamentario.

“En algunos temas seguramente tengamos coincidencias con el kirchnerismo. Van a ser coincidencias parlamentarias, no políticas”, aclaró la legisladora durante una entrevista con este medio.

 

 

Camaño también remarca que el massimo no estará al lado de personas “que tengan en la mochila cuentas pendientes con la Justicia", en clara referencia a la ex mandataria y a sus ex ministros, muchos de los cuales están procesados en diferentes causas de corrupción.

A principios de año, la diputada criticó a Alberto Fernández y lo acusó de armar "una suerte de rosca con una foto", a partir de un encuentro del que participaron los massistas Solá y Arroyo con legisladores kirchneristas. Este jueves esa imagen volverá a repetirse acentuando lo que asoma, tal vez, como una interna dentro del Frente Renovador.