X
Sólo nueve de los 40 familiares de los funcionarios que trabajan en el Estado presentaron la renuncia tras el decreto antinepotismo. El resto se aferra a su cargo hasta el último momento.
Redacción 05/02/2018 10:44

De un total de 40, sólo nueve familiares de miembros del gabinete presentaron su renuncia tras el decreto antinepotismo de Mauricio Macri, mientras que los rebeldes desoyen la orden presidencial y siguen en sus cargos.

La prima de la vicepresidenta, María Alejandra Illia, aún no se dio por aludida al pedido de Macri y continúa en su función como asesora del Honorable Senado de la Nación.

El primo de la ministra Patricia Bullrich, Pedro Cernadas -popularmente conocido como Segundo Cernadas por su faceta actoral- es titular de Anses en el municipio de Tigre y tampoco presentó su dimisión. Lo mismo ocurre con su cuñada, Ana Gascón Araoz, quien sigue trabajando en la Subsecretaria de Comunicación social de la Secretaría de Medios de Comunicación.

La esposa del ministro de Interior, Victoria Costoya, es Coordinadora de Asuntos Institucionales Internacionales en el Ministerio de Desarrollo Social, y hasta ahora no dio señales de querer dejar su cargo.

 

 

La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, tiene trabajando en su gabinete a su prima Cecilia, quien tampoco dio indicios de sumarse a la lista de los funcionarios que siguieron el pedido de Presidente.

El ministro ultramacrista Pablo Avelluto designó a su novia Carolina Azzi como coordinadora audiovisual de prensa de la cartera que encabeza. El titular de Cultura cuestionó la medida presidencial, pero no confirmó si su pareja dejará el cargo en los próximos días.

En la misma situación se encuentra Rosario Cabrera, hija del ministro de Producción, que se desempeña como asesora de la cartera que conduce su padre.

Juan Pablo Álvarez Echagüe, cuñado del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, también sigue aferrado a su silla y no quiere dejar de ser el director del Instituto Argentino de Transporte, por lo menos, hasta el 28 de febrero.

El decreto alcanza incluso a los familiares que trabajan “ad honorem”. Tal es el caso de Félix Peña, el padre del jefe de Gabinete, que ocupa dos puestos bajo esa modalidad: uno en el Consejo de la Producción y otro en el Consejo Consultivo del Comercio Internacional.

 

 

LOS QUE YA SE FUERON. Las primeras en dejar su cargo fueron las hermanas del ministro Triaca: Mariana dejó la presidencia el Banco Nación y Lorena dejó de ser la directora de Asuntos Externos de la Agencia Argentina de Inversiones. El mismo camino siguió su esposa, María Cecilia Loccisano, hasta ahora subsecretaria de Coordinación Administrativa del Ministerio de Salud.

Otros que dieron el ejemplo fueron Rodrigo de Loredo, yerno del ministro de Defensa, Oscar Aguad, que era el presidente de ARSAT; y Andrés Peña, hermano del jefe de Gabinete, Marcos Peña, que era Subsecretario de Desarrollo institucional productivo. Otro funcionario que renunció fue Matías Santos, hijo y ahora ex jefe de Gabinete de su padre, el ministro de Turismo.

Ernesto Martí Reta -pareja de Marina Triaca- quien había sido nombrado, en octubre pasado, como director del Banco Inversión y Comercio Exterior (BICE) también dimitió.

La lista de renunciantes se completa con Octavio Frigerio, padre del ministro de Interior Rogelio Frigerio y director de YPF; Francisco Langieri Bullrich, hijo de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y director dentro de la Secretaría País Digital, dependiente del Ministerio de Modernización.

 

 

Los parientes que desoyen la orden presidencial y siguen en sus cargos

Sólo nueve de los 40 familiares de los funcionarios que trabajan en el Estado presentaron la renuncia tras el decreto antinepotismo. El resto se aferra a su cargo hasta el último momento.  

De un total de 40, sólo nueve familiares de miembros del gabinete presentaron su renuncia tras el decreto antinepotismo de Mauricio Macri, mientras que los rebeldes desoyen la orden presidencial y siguen en sus cargos.

La prima de la vicepresidenta, María Alejandra Illia, aún no se dio por aludida al pedido de Macri y continúa en su función como asesora del Honorable Senado de la Nación.

El primo de la ministra Patricia Bullrich, Pedro Cernadas -popularmente conocido como Segundo Cernadas por su faceta actoral- es titular de Anses en el municipio de Tigre y tampoco presentó su dimisión. Lo mismo ocurre con su cuñada, Ana Gascón Araoz, quien sigue trabajando en la Subsecretaria de Comunicación social de la Secretaría de Medios de Comunicación.

La esposa del ministro de Interior, Victoria Costoya, es Coordinadora de Asuntos Institucionales Internacionales en el Ministerio de Desarrollo Social, y hasta ahora no dio señales de querer dejar su cargo.

 

 

La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, tiene trabajando en su gabinete a su prima Cecilia, quien tampoco dio indicios de sumarse a la lista de los funcionarios que siguieron el pedido de Presidente.

El ministro ultramacrista Pablo Avelluto designó a su novia Carolina Azzi como coordinadora audiovisual de prensa de la cartera que encabeza. El titular de Cultura cuestionó la medida presidencial, pero no confirmó si su pareja dejará el cargo en los próximos días.

En la misma situación se encuentra Rosario Cabrera, hija del ministro de Producción, que se desempeña como asesora de la cartera que conduce su padre.

Juan Pablo Álvarez Echagüe, cuñado del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, también sigue aferrado a su silla y no quiere dejar de ser el director del Instituto Argentino de Transporte, por lo menos, hasta el 28 de febrero.

El decreto alcanza incluso a los familiares que trabajan “ad honorem”. Tal es el caso de Félix Peña, el padre del jefe de Gabinete, que ocupa dos puestos bajo esa modalidad: uno en el Consejo de la Producción y otro en el Consejo Consultivo del Comercio Internacional.

 

 

LOS QUE YA SE FUERON. Las primeras en dejar su cargo fueron las hermanas del ministro Triaca: Mariana dejó la presidencia el Banco Nación y Lorena dejó de ser la directora de Asuntos Externos de la Agencia Argentina de Inversiones. El mismo camino siguió su esposa, María Cecilia Loccisano, hasta ahora subsecretaria de Coordinación Administrativa del Ministerio de Salud.

Otros que dieron el ejemplo fueron Rodrigo de Loredo, yerno del ministro de Defensa, Oscar Aguad, que era el presidente de ARSAT; y Andrés Peña, hermano del jefe de Gabinete, Marcos Peña, que era Subsecretario de Desarrollo institucional productivo. Otro funcionario que renunció fue Matías Santos, hijo y ahora ex jefe de Gabinete de su padre, el ministro de Turismo.

Ernesto Martí Reta -pareja de Marina Triaca- quien había sido nombrado, en octubre pasado, como director del Banco Inversión y Comercio Exterior (BICE) también dimitió.

La lista de renunciantes se completa con Octavio Frigerio, padre del ministro de Interior Rogelio Frigerio y director de YPF; Francisco Langieri Bullrich, hijo de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y director dentro de la Secretaría País Digital, dependiente del Ministerio de Modernización.