X

Macri 2019, un plan en marcha al que le falta un vice

El Presidente ya decidió buscar otro mandato, pero recién se anunciará el año próximo. Descartan a Carrió o un radical como compañero de fórmula y piensan en un "puro". La economía: la clave.
El Presidente ya decidió buscar otro mandato, pero recién se anunciará el año próximo. Descartan a Carrió o un radical como compañero de fórmula y piensan en un "puro". La economía: la clave.
Por 11/02/2018 11:09

El presidente Mauricio Macri tiene decidido ir por la reelección en 2019. Así lo confirmaron a Letra P fuentes de la Casa Rosada, que aclararon que "la decisión recién se oficializará bien entrado el año electoral". Mientras que el compañero de fórmula “se definirá a último momento”, decisión que recaerá en manos de "la mesa chica” del Gobierno donde prefieren que sea un dirigente "puro del PRO". 

Cerca de Macri descartaron por ahora la posibilidad de que la diputada Elisa Carrió sea la elegida como compañera de fórmula, como también a alguien del radicalismo, los dos principales socios del macrismo en Cambiemos que llevó a Macri a la Presidencia en 2015 -y que seguramente reclamarán participación en esa decisión-. En el entorno presidencial especulan con que el nombre del vice "dependerá" de cómo el Gobierno supere la crisis económica actual.

“Quien será el candidato a vice dependerá de cómo lleguemos el año que viene con la economía”, admitieron fuentes de Balcarce 50 en una especie de autocrítica que advierte que las variables económicas "no funcionan como se esperaba" -sobre todo en cuanto a la nueva disparada inflacionaria y del dólar-, y que serán las que marcarán las limitaciones del oficialismo a la hora de elegir a los candidatos.

La mesa chica del Gobierno que incluye al jefe de Gabinete, Marcos Peña, al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y a los vicejefes Mario Quintana y Gustavo Lopetegui -de cara al próximo año electoral se volvió a sumar al consultor Jaime Durán Barba- ya definió la agenda de comunicación que privilegiará de cara a los próximos seis meses, con el objetivo de remontar la caída en la imagen del Presidente a raíz de la demora en el despegue de la economía.

AGENDA MEDIÁTICA. Mientras que el Ejecutivo mostrará políticas en materia de seguridad como uno de los principales ejes en los primeros meses del año de cara a la organización del G-20, por lo bajo admiten que lo más importante “es la economía, estúpido”. Con esa frase hecha célebre por el ex presidente norteamericano Bill Clinton, el gobierno de Cambiemos apuesta todas sus fichas a contener la caída en la imagen de Macri para volver a posicionarlo para la reelección. "Todavía no se habló de la reelección en ninguna reunión del gabinete, pero sería lo más natural que tanto Mauricio, como Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal se postulen los tres a sus reelecciones", ratificó a Letra P un funcionario del entorno más cercano al Presidente.

Los mayores esfuerzos estarán puestos en contener el dólar “con una flotación cambiaria rondando los 20 pesos" y en "imponer el techo del 15 por ciento en las discusiones paritarias” de este año, para que no se desmadre la inflación. "Si fuera necesario, se ofrecerá un bono de fin de año" como compensación por la inflación, anticiparon.

Tras verse obligados a recalcular las metas fiscales en diciembre último, cerca de Macri ya admiten “una inflación de 20 puntos para este año”, y aseguran que el Gobierno no se moverá un milímetro del techo del 15 por ciento para las paritarias”.

Ante la consulta de por qué siempre el costo lo pagarán nuevamente los asalariados, en Casa de Gobierno se justifican: “Los empresarios también tendrán que hacer su esfuerzo” y "no trasladar más aumentos a los precios". La pregunta siguiente es si lo lograrán. A eso apuesta Macri en un último esfuerzo este año para lograr atraer las “demoradas inversiones” que viene pregonando en sus giras por el exterior desde que asumió, hace dos años, para generar nuevos puestos de trabajo y crecimiento sostenido “por 20 años más”, según repite en sus discursos el Presidente. La cumbre del G-20 será un escenario que el Gobierno utilizará para alcanzar ese objetivo. 

 

 

De esta estrategia y de cómo contener las protestas sociales ante inminentes despidos y nuevos aumentos tarifarios entre marzo y julio, hablará Macri en el “retiro espiritual” al que convocará a todos sus ministros en Chapadmalal el próximo viernes 16 y sábado 17.

Allí, todos los funcionarios deberán rendir cuentas y balances de lo actuado el año pasado y replantear los objetivos para este año en cada cartera, en el marco del ajuste planteado por el Presidente.

Otra variable que mira con atención el Gobierno es la relación con los gobernadores –en su mayoría del PJ- que, según especulan en Balcarce 50, “adelantarán las elecciones en varias provincias para garantizarse sus propias reelecciones ante la incertidumbre de no tener –al menos hasta hoy, en medio de la interminable interna entre el peronismo ortodoxo y el kirchnerismo- un candidato presidencial fuerte que compita con Macri”.  

Desde la Casa Rosada buscarán presionar a los mandatarios provinciales a que cumplan las metas fiscales y ajustes comprometidos en el Consenso Fiscal firmado a fines del año pasado con el Gobierno nacional, a cambio de asistirlos con el fondo sojero, colaboración en las discusiones paritarias docentes y en el sostenimiento de las cajas jubilatorias. Estas metas las planteará Macri al abrir el período de sesiones ordinarias en el Congreso, el 1 de marzo. 

Macri 2019, un plan en marcha al que le falta un vice

El Presidente ya decidió buscar otro mandato, pero recién se anunciará el año próximo. Descartan a Carrió o un radical como compañero de fórmula y piensan en un "puro". La economía: la clave.

El presidente Mauricio Macri tiene decidido ir por la reelección en 2019. Así lo confirmaron a Letra P fuentes de la Casa Rosada, que aclararon que "la decisión recién se oficializará bien entrado el año electoral". Mientras que el compañero de fórmula “se definirá a último momento”, decisión que recaerá en manos de "la mesa chica” del Gobierno donde prefieren que sea un dirigente "puro del PRO". 

Cerca de Macri descartaron por ahora la posibilidad de que la diputada Elisa Carrió sea la elegida como compañera de fórmula, como también a alguien del radicalismo, los dos principales socios del macrismo en Cambiemos que llevó a Macri a la Presidencia en 2015 -y que seguramente reclamarán participación en esa decisión-. En el entorno presidencial especulan con que el nombre del vice "dependerá" de cómo el Gobierno supere la crisis económica actual.

“Quien será el candidato a vice dependerá de cómo lleguemos el año que viene con la economía”, admitieron fuentes de Balcarce 50 en una especie de autocrítica que advierte que las variables económicas "no funcionan como se esperaba" -sobre todo en cuanto a la nueva disparada inflacionaria y del dólar-, y que serán las que marcarán las limitaciones del oficialismo a la hora de elegir a los candidatos.

La mesa chica del Gobierno que incluye al jefe de Gabinete, Marcos Peña, al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y a los vicejefes Mario Quintana y Gustavo Lopetegui -de cara al próximo año electoral se volvió a sumar al consultor Jaime Durán Barba- ya definió la agenda de comunicación que privilegiará de cara a los próximos seis meses, con el objetivo de remontar la caída en la imagen del Presidente a raíz de la demora en el despegue de la economía.

AGENDA MEDIÁTICA. Mientras que el Ejecutivo mostrará políticas en materia de seguridad como uno de los principales ejes en los primeros meses del año de cara a la organización del G-20, por lo bajo admiten que lo más importante “es la economía, estúpido”. Con esa frase hecha célebre por el ex presidente norteamericano Bill Clinton, el gobierno de Cambiemos apuesta todas sus fichas a contener la caída en la imagen de Macri para volver a posicionarlo para la reelección. "Todavía no se habló de la reelección en ninguna reunión del gabinete, pero sería lo más natural que tanto Mauricio, como Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal se postulen los tres a sus reelecciones", ratificó a Letra P un funcionario del entorno más cercano al Presidente.

Los mayores esfuerzos estarán puestos en contener el dólar “con una flotación cambiaria rondando los 20 pesos" y en "imponer el techo del 15 por ciento en las discusiones paritarias” de este año, para que no se desmadre la inflación. "Si fuera necesario, se ofrecerá un bono de fin de año" como compensación por la inflación, anticiparon.

Tras verse obligados a recalcular las metas fiscales en diciembre último, cerca de Macri ya admiten “una inflación de 20 puntos para este año”, y aseguran que el Gobierno no se moverá un milímetro del techo del 15 por ciento para las paritarias”.

Ante la consulta de por qué siempre el costo lo pagarán nuevamente los asalariados, en Casa de Gobierno se justifican: “Los empresarios también tendrán que hacer su esfuerzo” y "no trasladar más aumentos a los precios". La pregunta siguiente es si lo lograrán. A eso apuesta Macri en un último esfuerzo este año para lograr atraer las “demoradas inversiones” que viene pregonando en sus giras por el exterior desde que asumió, hace dos años, para generar nuevos puestos de trabajo y crecimiento sostenido “por 20 años más”, según repite en sus discursos el Presidente. La cumbre del G-20 será un escenario que el Gobierno utilizará para alcanzar ese objetivo. 

 

 

De esta estrategia y de cómo contener las protestas sociales ante inminentes despidos y nuevos aumentos tarifarios entre marzo y julio, hablará Macri en el “retiro espiritual” al que convocará a todos sus ministros en Chapadmalal el próximo viernes 16 y sábado 17.

Allí, todos los funcionarios deberán rendir cuentas y balances de lo actuado el año pasado y replantear los objetivos para este año en cada cartera, en el marco del ajuste planteado por el Presidente.

Otra variable que mira con atención el Gobierno es la relación con los gobernadores –en su mayoría del PJ- que, según especulan en Balcarce 50, “adelantarán las elecciones en varias provincias para garantizarse sus propias reelecciones ante la incertidumbre de no tener –al menos hasta hoy, en medio de la interminable interna entre el peronismo ortodoxo y el kirchnerismo- un candidato presidencial fuerte que compita con Macri”.  

Desde la Casa Rosada buscarán presionar a los mandatarios provinciales a que cumplan las metas fiscales y ajustes comprometidos en el Consenso Fiscal firmado a fines del año pasado con el Gobierno nacional, a cambio de asistirlos con el fondo sojero, colaboración en las discusiones paritarias docentes y en el sostenimiento de las cajas jubilatorias. Estas metas las planteará Macri al abrir el período de sesiones ordinarias en el Congreso, el 1 de marzo.