X
El Presidente defendió a su ministro de Trabajo, quien tuvo contratada a una empleada "en negro" y luego la designó en el SOMU. “Fue un error”, admitió el mandatario.
Redacción 29/01/2018 11:57

El presidente Mauricio Macri minimizó el escándalo de su ministro de trabajo, Jorge Triaca, quien tenía una empleada trabajando “en negro” y también la había designado en el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), gremio intervenido por la Justicia.

"Triaca reconoció el error, pidió disculpas, algo que valoro. Pero claramente lo que se hizo en términos de intervención se hizo bien. Hubo elecciones, se eligieron nuevas autoridades y el 'Caballo' Suárez fue. El trabajo de fondo del Ministerio de Trabajo ha sido impecable", justificó el jefe de Estado en declaraciones a radio Mitre.

 

 

Y agregó: “Sentimos que el trabajo que hizo en algunos sindicatos que se pasaron largamente de la raya en la defensa de los derechos de los trabajadores y se transformaron en organizaciones mafiosas ha sido muy bueno”.

En este sentido y siguiendo la línea de su Gabinete, Macri admitió que el funcionario cometió un “error” al haber nombrado a personas de su círculo de confianza en la intervención del SOMU.

“Claramente, en esta nueva vara, no alcanza decir que ´como necesitábamos una persona de confianza, nombramos a fulanita, que yo conocía´. Tenemos que estar mucho más precisos y tener capacidad de mostrar probadamente las calificaciones de esa persona. No alcanza con decir que es amiga, conocida, o empleada de tu casa”, sentenció.

 

 

Lo cierto es que el escándalo de Triaca con su casera Sandra Heredia generó algunas críticas en el interior de Cambiemos y hasta comenzaron a sonar nombres para reemplazarlo. La denuncia de su ex empleada despertó los pedidos de renuncia de varios gremialistas, de la oposición y de hasta quienes siempre fueron afín con el gobierno PRO. Tal es el caso de la conductora Mirtha Legrand, quien este fin de semana opinó que el Presidente le tendría que haber pedido a Triaca que dé un paso al costado.  

Este lunes, el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) realizó un “escrache” frente al ministerio de Trabajo para pedir la dimisión del funcionario, quien recién retomó sus actividades tras pasar vacaciones en la costa.

 

 

 

Macri minimizó el escándalo y respaldó a Triaca: “Pidió disculpas y lo valoro”

El Presidente defendió a su ministro de Trabajo, quien tuvo contratada a una empleada "en negro" y luego la designó en el SOMU. “Fue un error”, admitió el mandatario.  

El presidente Mauricio Macri minimizó el escándalo de su ministro de trabajo, Jorge Triaca, quien tenía una empleada trabajando “en negro” y también la había designado en el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), gremio intervenido por la Justicia.

"Triaca reconoció el error, pidió disculpas, algo que valoro. Pero claramente lo que se hizo en términos de intervención se hizo bien. Hubo elecciones, se eligieron nuevas autoridades y el 'Caballo' Suárez fue. El trabajo de fondo del Ministerio de Trabajo ha sido impecable", justificó el jefe de Estado en declaraciones a radio Mitre.

 

 

Y agregó: “Sentimos que el trabajo que hizo en algunos sindicatos que se pasaron largamente de la raya en la defensa de los derechos de los trabajadores y se transformaron en organizaciones mafiosas ha sido muy bueno”.

En este sentido y siguiendo la línea de su Gabinete, Macri admitió que el funcionario cometió un “error” al haber nombrado a personas de su círculo de confianza en la intervención del SOMU.

“Claramente, en esta nueva vara, no alcanza decir que ´como necesitábamos una persona de confianza, nombramos a fulanita, que yo conocía´. Tenemos que estar mucho más precisos y tener capacidad de mostrar probadamente las calificaciones de esa persona. No alcanza con decir que es amiga, conocida, o empleada de tu casa”, sentenció.

 

 

Lo cierto es que el escándalo de Triaca con su casera Sandra Heredia generó algunas críticas en el interior de Cambiemos y hasta comenzaron a sonar nombres para reemplazarlo. La denuncia de su ex empleada despertó los pedidos de renuncia de varios gremialistas, de la oposición y de hasta quienes siempre fueron afín con el gobierno PRO. Tal es el caso de la conductora Mirtha Legrand, quien este fin de semana opinó que el Presidente le tendría que haber pedido a Triaca que dé un paso al costado.  

Este lunes, el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) realizó un “escrache” frente al ministerio de Trabajo para pedir la dimisión del funcionario, quien recién retomó sus actividades tras pasar vacaciones en la costa.