X
El líder del Frente Renovador, interrumpió su descanso en Pinamar para reunirse con el senador nacional y espina peronista de CFK, Miguel Ángel Pichetto. El asado con intendentes.
Redacción 11/01/2018 17:54

El ex diputado nacional y líder del Frente Renovador, Sergio Tomás Massa, puso un alto a sus vacaciones familiares que llevaba adelante en Pinamar y viajó a la ciudad de Buenos Aires para reunirse con el senador nacional por Río Negro, Miguel Ángel Pichetto. Por la noche tendrá un asado con los intendentes bonaerenses de su espacio político que servirá como puntapié para planear la agenda 2018 en la relación con la gobernadora María Eugenia Vidal. En su interior, el ex legislador nacional -ya sin cargo electivo- busca no perder el pulso de un peronismo que mantiene su estado deliberativo.

Massa cambió el short de baño por los pantalones largos, las ojotas por los zapatos y la remera por la camisa, justo en el día más caluroso del año. Abandonó la localidad costera de Pinamar y se instaló en pleno corazón de Buenos Aires. Fue  hasta el Congreso nacional, donde lo esperaba en su despacho, el senador nacional por Río Negro y uno de los artífices del diálogo que eligió el Gobierno para llegar a la oposición peronista friendly, Miguel Ángel Pichetto

 

 

 

Massa no quiere perder el pulso de reuniones que transita el peronismo desde hace algunos días antes de que el año político y de gestión, empiece a tomar vuelo. Mientras el jefe del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez lo insta a una reunión con Cristina, Massa despista y se reúne con Pichetto en una clara señal. Sigue más cerca de Cambiemos que “del pasado”, como le gusta decir a él y al resto de su gente para referirse al kirchnerismo. Pero a diferencia de un año atrás, ahora, baja línea más punzante contra el Gobierno. 

Según consigna el diario Clarín, la reunión entre Massa y Pichetto duró una hora y media en la que charlaron sobre los nuevos tiempos del peronismo y las leyes que pretende Macri como la reforma laboral. Con lo que fue la reforma previsional, el Frente Renovador mantuvo un acercamiento estratégico con el bloque de Unidad Ciudadana que levantó todo tipo de sospechas y temores para Cambiemos. 

El jefe del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez, se reunió con el tigrense en los primeros días del año y luego bregó por una reunión entre Cristina y Massa. Pero el propio entorno del tigrense salió a relativizar el deseo de Menéndez. Massa se enfonca en los suyos. 
 


Esta noche será el principal invitado a un asado en la localidad de San Fernando. Hasta el distrito del conurbano norte irán los intendentes de la provincia de Buenos Aires que aún reportan en el Frente Renovador. El anfitrión, será Luis Andreotti (San Fernando).

Uno de los comensales le dijo a Letra P que “nos juntamos para charlar, y analizar lo que está pasando a nivel nación y provincia. No hay nada atrás de bambalinas”. Sin embargo asegura que hablarán del PJ y el rumbo que se viene. Además, un detalle de especial interés para los municipios bonaerenses, es el Pacto Fiscal al que deben adherir las intendencias. 

La ley provincial que fue aprobada el año pasado con el respaldo del Frente Renovador busca ordenar las cuentas de los municipios. Las intendencias que adhieran a la ley podrán recibir ayuda del gobierno provincial. Caso contrario no. Para eso se deben atar a diferentes medidas como por ejemplo limitar la contratación de personal. 

“Hay intendentes que están necesitando de la ayuda de Nación y Provincia porque si no firmas –el Pacto Fiscal- hay un impedimento, pero no habrá una posición unánime que la tomemos desde el Frente Renovador. Vamos a hacer respetuoso de lo que cada intendente necesita para su distrito”, agrega. 

Massa intenta no diluirse como actor del peronismo, tras una derrota que lo dejó fuera de un cargo electivo además de disminuir considerablemente la presencia del Frente Renovador tanto en el Congreso como en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires. 

 

Hiperactivo, Massa camina el verano para contener su tropa y reposicionarse

El líder del Frente Renovador, interrumpió su descanso en Pinamar para reunirse con el senador nacional y espina peronista de CFK, Miguel Ángel Pichetto. El asado con intendentes. 

El ex diputado nacional y líder del Frente Renovador, Sergio Tomás Massa, puso un alto a sus vacaciones familiares que llevaba adelante en Pinamar y viajó a la ciudad de Buenos Aires para reunirse con el senador nacional por Río Negro, Miguel Ángel Pichetto. Por la noche tendrá un asado con los intendentes bonaerenses de su espacio político que servirá como puntapié para planear la agenda 2018 en la relación con la gobernadora María Eugenia Vidal. En su interior, el ex legislador nacional -ya sin cargo electivo- busca no perder el pulso de un peronismo que mantiene su estado deliberativo.

Massa cambió el short de baño por los pantalones largos, las ojotas por los zapatos y la remera por la camisa, justo en el día más caluroso del año. Abandonó la localidad costera de Pinamar y se instaló en pleno corazón de Buenos Aires. Fue  hasta el Congreso nacional, donde lo esperaba en su despacho, el senador nacional por Río Negro y uno de los artífices del diálogo que eligió el Gobierno para llegar a la oposición peronista friendly, Miguel Ángel Pichetto

 

 

 

Massa no quiere perder el pulso de reuniones que transita el peronismo desde hace algunos días antes de que el año político y de gestión, empiece a tomar vuelo. Mientras el jefe del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez lo insta a una reunión con Cristina, Massa despista y se reúne con Pichetto en una clara señal. Sigue más cerca de Cambiemos que “del pasado”, como le gusta decir a él y al resto de su gente para referirse al kirchnerismo. Pero a diferencia de un año atrás, ahora, baja línea más punzante contra el Gobierno. 

Según consigna el diario Clarín, la reunión entre Massa y Pichetto duró una hora y media en la que charlaron sobre los nuevos tiempos del peronismo y las leyes que pretende Macri como la reforma laboral. Con lo que fue la reforma previsional, el Frente Renovador mantuvo un acercamiento estratégico con el bloque de Unidad Ciudadana que levantó todo tipo de sospechas y temores para Cambiemos. 

El jefe del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez, se reunió con el tigrense en los primeros días del año y luego bregó por una reunión entre Cristina y Massa. Pero el propio entorno del tigrense salió a relativizar el deseo de Menéndez. Massa se enfonca en los suyos. 
 


Esta noche será el principal invitado a un asado en la localidad de San Fernando. Hasta el distrito del conurbano norte irán los intendentes de la provincia de Buenos Aires que aún reportan en el Frente Renovador. El anfitrión, será Luis Andreotti (San Fernando).

Uno de los comensales le dijo a Letra P que “nos juntamos para charlar, y analizar lo que está pasando a nivel nación y provincia. No hay nada atrás de bambalinas”. Sin embargo asegura que hablarán del PJ y el rumbo que se viene. Además, un detalle de especial interés para los municipios bonaerenses, es el Pacto Fiscal al que deben adherir las intendencias. 

La ley provincial que fue aprobada el año pasado con el respaldo del Frente Renovador busca ordenar las cuentas de los municipios. Las intendencias que adhieran a la ley podrán recibir ayuda del gobierno provincial. Caso contrario no. Para eso se deben atar a diferentes medidas como por ejemplo limitar la contratación de personal. 

“Hay intendentes que están necesitando de la ayuda de Nación y Provincia porque si no firmas –el Pacto Fiscal- hay un impedimento, pero no habrá una posición unánime que la tomemos desde el Frente Renovador. Vamos a hacer respetuoso de lo que cada intendente necesita para su distrito”, agrega. 

Massa intenta no diluirse como actor del peronismo, tras una derrota que lo dejó fuera de un cargo electivo además de disminuir considerablemente la presencia del Frente Renovador tanto en el Congreso como en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires.