X
En el marco del plan de recortes del Gobierno, el titular del Sistema de Medios y Contenidos Públicos confirmó que no habrá aumentos salariales en la TV Pública. Los trabajadores, en alerta.
Redacción 11/01/2018 13:27

Tal como lo adelantó Letra P, el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, decidió congelar los sueldos de los trabajadores de la TV Pública y terminar así con las paritarias en el marco de un 2018 que llegó con una catarata de aumentos (transporte, servicios, combustibles, prepagas) que golpea el bolsillo de los argentinos.

"Habrá que profundizar en la austeridad, tendremos que mantenernos dentro de la ley de presupuesto nacional y es lo que el Estado nacional, que es el principal accionista, determina", argumentó el funcionario en diálogo con LN+. Además, volvió a cargar sobre los trabajadores la responsabilidad de este ajuste: “No es lógico que hayan ingresos netos mensuales de $ 85.000, no es lógico que haya un 30% de ausentismo”, disparó.

Esta decisión echa más leña al fuego a una relación que cada vez es más tensa entre el Gobierno y los gremios que representan a los trabajadores de los medios públicos. A los despidos y retiros voluntarios, ahora se le suma esta medida de no aumentar los salarios, justo cuando el ministro Jorge Triaca decide estirar el debate de la reforma laboral en el Congreso para seguir negociando con los gremios y legisladores.

 

 

Tras ganar las elecciones legislativas, el gobierno de Mauricio contrató a una consultora privada para poner en marcha el plan de ajuste en los medios estatales. Según reveló Letra P, en ese momento, el objetivo de la consultora era facilitar la jubilación del personal y minimizar el impacto del ajuste sobre la plantilla sobreviviente de Radio y Televisión Argentina (RTA).

Ante esta situación desfavorable, los trabajadores se declararon en alerta y rechazaron “cualquier política de ajuste”. Los empleados de la agencia Télam, la TV Pública,  Radio Nacional, Encuentro, Pakapaka y DeporTV supieron entonces que se venían tiempos difíciles. De hecho, aseguraron que a partir de la apertura del programa de retiro voluntario sus puestos de trabajo estaban en peligro.

En diciembre, las autoridades de Télam y de Canal 7 se reunieron con las comisiones Internas del Sindicato de prensa de Buenos Aires (SiPreBA) de ambos medios y les anticiparon que se iba a poner marcha el plan para implementar jubilaciones anticipadas y la intimación para liquidar el trámite de retiro a los trabajadores que tienen más de 30 años de aportes y ya sobrepasan la edad jubilatoria.

Casi terminando el 2017, el organismo que dirige Lombardi, a través de su gerencia de Recursos Humanos, envío telegramas de despidos a los empleados de Radio Nacional, Encuentro, Pakapaka y DeporTV.

 

 

La semana pasada, este medio dio a conocer una reunión que existió entre los gremios de la Televisión Pública y la gerenta de Recursos Humanos del canal, Marisa Piñeiro. En ese encuentro, Piñeiro explicó que –además de la intención de modificar el convenio- la única manera de evitar despidos es que los gremios borren de sus expectativas un aumento de sueldos, una propuesta que cae apenas unas semanas después de que se firme la paritaria con el Sindicato de Televisión.

Ahora, el ex ministro de Cultura porteño ratificó esa decisión oficial y responsabilizó a los trabajadores que “ha hecho del abuso y del privilegio un estilo de vida", en referencia a los altos sueldos.

De inmediato, los empleados del canal salieron al cruce de Lombardi y le recordaron que ellos tienen “salarios de convenio negociados con su gestión en la última paritaria”. Además, le recordaron que “hay funcionarios que se autofijaron determinados sueldos para cargos para los que no concursaron” en referencia a Carla Piccolomini, la esposa del ministro de Modernización Andrés Ibarra.

 

Como un lobo solitario, Lombardi barre las paritarias y congela salarios

En el marco del plan de recortes del Gobierno, el titular del Sistema de Medios y Contenidos Públicos confirmó que no habrá aumentos salariales en la TV Pública. Los trabajadores, en alerta.

Tal como lo adelantó Letra P, el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, decidió congelar los sueldos de los trabajadores de la TV Pública y terminar así con las paritarias en el marco de un 2018 que llegó con una catarata de aumentos (transporte, servicios, combustibles, prepagas) que golpea el bolsillo de los argentinos.

"Habrá que profundizar en la austeridad, tendremos que mantenernos dentro de la ley de presupuesto nacional y es lo que el Estado nacional, que es el principal accionista, determina", argumentó el funcionario en diálogo con LN+. Además, volvió a cargar sobre los trabajadores la responsabilidad de este ajuste: “No es lógico que hayan ingresos netos mensuales de $ 85.000, no es lógico que haya un 30% de ausentismo”, disparó.

Esta decisión echa más leña al fuego a una relación que cada vez es más tensa entre el Gobierno y los gremios que representan a los trabajadores de los medios públicos. A los despidos y retiros voluntarios, ahora se le suma esta medida de no aumentar los salarios, justo cuando el ministro Jorge Triaca decide estirar el debate de la reforma laboral en el Congreso para seguir negociando con los gremios y legisladores.

 

 

Tras ganar las elecciones legislativas, el gobierno de Mauricio contrató a una consultora privada para poner en marcha el plan de ajuste en los medios estatales. Según reveló Letra P, en ese momento, el objetivo de la consultora era facilitar la jubilación del personal y minimizar el impacto del ajuste sobre la plantilla sobreviviente de Radio y Televisión Argentina (RTA).

Ante esta situación desfavorable, los trabajadores se declararon en alerta y rechazaron “cualquier política de ajuste”. Los empleados de la agencia Télam, la TV Pública,  Radio Nacional, Encuentro, Pakapaka y DeporTV supieron entonces que se venían tiempos difíciles. De hecho, aseguraron que a partir de la apertura del programa de retiro voluntario sus puestos de trabajo estaban en peligro.

En diciembre, las autoridades de Télam y de Canal 7 se reunieron con las comisiones Internas del Sindicato de prensa de Buenos Aires (SiPreBA) de ambos medios y les anticiparon que se iba a poner marcha el plan para implementar jubilaciones anticipadas y la intimación para liquidar el trámite de retiro a los trabajadores que tienen más de 30 años de aportes y ya sobrepasan la edad jubilatoria.

Casi terminando el 2017, el organismo que dirige Lombardi, a través de su gerencia de Recursos Humanos, envío telegramas de despidos a los empleados de Radio Nacional, Encuentro, Pakapaka y DeporTV.

 

 

La semana pasada, este medio dio a conocer una reunión que existió entre los gremios de la Televisión Pública y la gerenta de Recursos Humanos del canal, Marisa Piñeiro. En ese encuentro, Piñeiro explicó que –además de la intención de modificar el convenio- la única manera de evitar despidos es que los gremios borren de sus expectativas un aumento de sueldos, una propuesta que cae apenas unas semanas después de que se firme la paritaria con el Sindicato de Televisión.

Ahora, el ex ministro de Cultura porteño ratificó esa decisión oficial y responsabilizó a los trabajadores que “ha hecho del abuso y del privilegio un estilo de vida", en referencia a los altos sueldos.

De inmediato, los empleados del canal salieron al cruce de Lombardi y le recordaron que ellos tienen “salarios de convenio negociados con su gestión en la última paritaria”. Además, le recordaron que “hay funcionarios que se autofijaron determinados sueldos para cargos para los que no concursaron” en referencia a Carla Piccolomini, la esposa del ministro de Modernización Andrés Ibarra.