X
Los empleados enrolados en Soyem llevaron adelante una asamblea frente al Centro Cívico. La explicación del intendente Gennuso.
Redacción 10/01/2018 8:55

La ciudad más importante de Río Negro tiene un contrapunto con los empleados del Municipio. Este miércoles, según anunció el intendente Gustavo Gennuso, fue el día para que los trabajadores de la comuna cobren el salario correspondiente al mes de diciembre. Pese a esa notificación, integrantes del gremio Soyem llevaron adelante una protesta en las puertas del Centro Cívico.

Por mandato de la asamblea realizada en el corralón municipal –por falta de pago de Haberes correspondientes al mes de diciembre de 2017- se resolvió tomar medidas de acción. Los tres puntos que se decidieron fue mantener el estado de asamblea y movilización permanente, exigir el cronograma de pago de horas extras al jefe comunal y una propuesta para las paritarias de este año.

Según pudo averiguar Letra P, además de la falta de pago el gremio advierte otros indicadores que lo perjudican. La falta de respuesta a proveedores, al igual que la ausencia de elementos acordes. También, como denunciaron concejales del Frente para la Victoria (FpV), hoy oposición a Juntos Somos Bariloche (JSB), desde el inicio de la gestión de Gennuso son 411 las personas contratadas para desempeñarse en la Municipalidad, “ello sin respetar mínimamente los mecanismos de ingreso, la normativa laboral y de la seguridad social vigente, amén de no vislumbrarse necesidades de servicio en la mayoría de los casos”.

En 2017, resalta el portal En estos días, el Ejecutivo barilochense pagó los sueldos a los trabajadores municipales gracias a los Aportes del Tesoro Nacional (ATN), el giro en descubierto y los préstamos que, como adelanto de pago de la Tasa de Inspección, Seguridad e Higiene (TISH).

“La contratación de personal de manera indiscriminada y sin respetar las normativas vigentes incrementa notablemente la carga salarial a pagar, pone en riesgo los derechos de las y los trabajadores municipales y arroja un manto de sospecha sobre la necesidad de dichas contrataciones”, dijo en octubre el concejal Daniel Natapof (FpV).

 

 

Gennuso, en cambio, planteó que los dirigentes del Soyem “tienen elecciones este año y quieren salir en los medios y algo tendrán para decir”. Además, habló de un “atraso administrativo del banco” en la falta del pago.

Bariloche: la falta de pago a municipales generó malestar en la ciudad

Los empleados enrolados en Soyem llevaron adelante una asamblea frente al Centro Cívico. La explicación del intendente Gennuso.

La ciudad más importante de Río Negro tiene un contrapunto con los empleados del Municipio. Este miércoles, según anunció el intendente Gustavo Gennuso, fue el día para que los trabajadores de la comuna cobren el salario correspondiente al mes de diciembre. Pese a esa notificación, integrantes del gremio Soyem llevaron adelante una protesta en las puertas del Centro Cívico.

Por mandato de la asamblea realizada en el corralón municipal –por falta de pago de Haberes correspondientes al mes de diciembre de 2017- se resolvió tomar medidas de acción. Los tres puntos que se decidieron fue mantener el estado de asamblea y movilización permanente, exigir el cronograma de pago de horas extras al jefe comunal y una propuesta para las paritarias de este año.

Según pudo averiguar Letra P, además de la falta de pago el gremio advierte otros indicadores que lo perjudican. La falta de respuesta a proveedores, al igual que la ausencia de elementos acordes. También, como denunciaron concejales del Frente para la Victoria (FpV), hoy oposición a Juntos Somos Bariloche (JSB), desde el inicio de la gestión de Gennuso son 411 las personas contratadas para desempeñarse en la Municipalidad, “ello sin respetar mínimamente los mecanismos de ingreso, la normativa laboral y de la seguridad social vigente, amén de no vislumbrarse necesidades de servicio en la mayoría de los casos”.

En 2017, resalta el portal En estos días, el Ejecutivo barilochense pagó los sueldos a los trabajadores municipales gracias a los Aportes del Tesoro Nacional (ATN), el giro en descubierto y los préstamos que, como adelanto de pago de la Tasa de Inspección, Seguridad e Higiene (TISH).

“La contratación de personal de manera indiscriminada y sin respetar las normativas vigentes incrementa notablemente la carga salarial a pagar, pone en riesgo los derechos de las y los trabajadores municipales y arroja un manto de sospecha sobre la necesidad de dichas contrataciones”, dijo en octubre el concejal Daniel Natapof (FpV).

 

 

Gennuso, en cambio, planteó que los dirigentes del Soyem “tienen elecciones este año y quieren salir en los medios y algo tendrán para decir”. Además, habló de un “atraso administrativo del banco” en la falta del pago.