X
Gustavo Menéndez, alcalde de Merlo, de Unidad Ciudadana, logró suspender el debate en Mar del Plata que lo tiene en el banquillo de los acusados en el marco de la causa conocida como “mochila verde”.
Por 04/09/2017 12:39 PM

El intendente kirchnerista de la localidad bonaerense de Merlo, Gustavo Menéndez, logró suspender el juicio oral que debía comenzar este lunes 4 de septiembre en Mar del Plata, por la denominada causa “mochila verde”, en la que está procesado hace más de 10 años, acusado por la "desaparición" de 600 mil pesos en el Casino de Mar del Plata, cuando era Director de Casinos de la provincia de Buenos Aires.

Menéndez logró la suspensión con un artilugio tan viejo cómo el Código Procesal Penal: recusó a las autoridades judiciales que iban a estar a cargo del debate y, en paralelo, renunció su abogado defensor por “diferencias insalvables de estrategia y el proceder” del acusado, según se lee en la resolución a la que accedió Letra P.

No es la primera vez que Menéndez logra suspender el debate. La causa, luego de llegar hasta la Suprema Corte bonaerense, quedó radicada el 21 de agosto de 2015 en el Juzgado Correccional 2 de Mar del Plata. El 1 de marzo de 2016 se proveyó la prueba ofrecida por las partes y se designó el inicio del debate para el 2 de agosto de ese año “fecha consensuada por las partes”, siempre según el expediente.

Pero el 28 de junio de 2016, el defensor particular Mauricio Armagno solicitó la suspensión del juicio “por imposibilidad de completar la instrucción suplementaria” acordada en la mencionada audiencia del 1 de marzo. En esa oportunidad se consensuó la nueva fecha: 4 de septiembre de 2017.

Pero el 25 de agosto pasado, Menéndez solicitó el sobreseimiento, y fue rechazado. Por ese motivo recusó a la jueza  Ana María Fernández, quien no hizo lugar al planteo por entender que no actuó con parcialidad ni arbitrariedad “alegada” por la defensa.

El argumento político que el defensor sostuvo indica que “mi representado (Menéndez) es una persona pública, actualmente intendente municipal de uno de los distritos más poblados y más importantes del conurbano bonaerense que a la luz de los últimos resultados electorales tiene por delante una promisoria carrera política, la que podría verse severamente empañada por el solo hecho de verse sometido al proceso”.

La magistrada le recordó en su respuesta que “precisamente está sometido a proceso desde el primer llamado a declaración” indagatoria del 16 de marzo de 2009. “Esto corrobora la necesidad que tiene” Menéndez “de afrontar el juicio oral y público y terminar” con el estado de incertidumbre sobre su responsabilidad.

La magistrada aclaró que “si el juicio se da en tiempos electorales” no es su responsabilidad ya que la fecha de debate “ha sido consensuada” en diciembre de 2016 “con la Secretaría de Gestión de Audiencias”.

La causa 9444 fue elevada a la Sala I de la Cámara de Garantías para que resuelva el planteo de recusación.

La acusación. Gustavo Menéndez junto a Enrique Daniel de Luca están procesados por los delitos de “Fraude en perjuicio de la Administración Pública”, según la carátula de la investigación penal preparatoria 241450-07 a la que accedió este medio.

El hecho que se le imputa se conoció en los medios como “operación mochila verde” y se produjo el 8 de noviembre de 2007, cuando Felipe Solá era gobernador bonaerense y él ocupaba el cargo de Director Provincial de Casinos Zona 1.

Enrique Kohnen, un empleado del Casino Central marplatense, denunció operaciones irregulares con dinero del Estado, que se sacaba del tesoro del Central para pagar sueldos de empleados en negro y los gastos de organización y cachet de una pelea de Kick Boxing (protagonizada por Jorge “Acero” Cali con un costo de 40 mil pesos), cuyos fondos salieron de las arcas de la Lotería provincial.

La denuncia realizada posibilitó una auditoría la cual detectó un faltante de 600 mil pesos en la mencionada casa de juegos, de acuerdo a las declaraciones asentadas en el expediente, Menéndez dijo en ese momento: “No hay problema, la plata se repone al instante” y, a través de su celular, solicitó la plata a las autoridades del Casino del Mar, ubicado en el Hotel Hermitage.

Roberto Miño (Jefe de División Efectivo) y Raúl Enrique Lombardo (Jefe del Departamento de Finanzas), fueron los empleados que metieron y trasladaron dentro de una mochila de color verde los 600 mil pesos, sin pasar por ningún control de seguridad ni informarlo a otras autoridades. Actuaron rápido en la madrugada, sin dejar asentado ningún movimiento contable.

Insólitamente, los dos hombres caminaron por la Rambla, trasladando el efectivo hasta las oficinas del Casino Central, donde repusieron el faltante de dinero registrado por los auditores. Sin embargo, el accionar quedó registrado a través de un video de las cámaras de seguridad del Casino del Mar, que cubren el sector de Tesorería. Luego, las imágenes fueron subidas a Internet, tomaron estado público y se convirtieron en la prueba fundamental de la investigación.

Las siguientes pericias dieron cuenta de los movimientos ilícitos, ya que se certificó “el faltante del superávit que dio el Casino esa semana, entre el lunes 5 y el jueves 8 de noviembre de 2007”, según consta en la causa.

Los dos empleados que sacaron el dinero fueron sobreseídos por considerar que habían cumplido órdenes de Menéndez, y ahora a él se le imputa un delito que contempla una pena de 2 a 10 años de prisión e inhabilitación para el ejercicio de la función pública.

En un reportaje al diario la nación, publicado en agosto de 2015 (tras su victoria en las PASO al ex intendente Raúl Othacehé) Menéndez sostuvo: “Cuando vos me googleás a mí, parece que yo fuera Ben Laden. A mí me encantaría que un periodista de investigación me ayude a demostrar cómo la política influye sobre la Justicia”.

Intendente K procesado por fraude demora el juicio oral por las elecciones

Gustavo Menéndez, alcalde de Merlo, de Unidad Ciudadana, logró suspender el debate en Mar del Plata que lo tiene en el banquillo de los acusados en el marco de la causa conocida como “mochila verde”.

El intendente kirchnerista de la localidad bonaerense de Merlo, Gustavo Menéndez, logró suspender el juicio oral que debía comenzar este lunes 4 de septiembre en Mar del Plata, por la denominada causa “mochila verde”, en la que está procesado hace más de 10 años, acusado por la "desaparición" de 600 mil pesos en el Casino de Mar del Plata, cuando era Director de Casinos de la provincia de Buenos Aires.

Menéndez logró la suspensión con un artilugio tan viejo cómo el Código Procesal Penal: recusó a las autoridades judiciales que iban a estar a cargo del debate y, en paralelo, renunció su abogado defensor por “diferencias insalvables de estrategia y el proceder” del acusado, según se lee en la resolución a la que accedió Letra P.

No es la primera vez que Menéndez logra suspender el debate. La causa, luego de llegar hasta la Suprema Corte bonaerense, quedó radicada el 21 de agosto de 2015 en el Juzgado Correccional 2 de Mar del Plata. El 1 de marzo de 2016 se proveyó la prueba ofrecida por las partes y se designó el inicio del debate para el 2 de agosto de ese año “fecha consensuada por las partes”, siempre según el expediente.

Pero el 28 de junio de 2016, el defensor particular Mauricio Armagno solicitó la suspensión del juicio “por imposibilidad de completar la instrucción suplementaria” acordada en la mencionada audiencia del 1 de marzo. En esa oportunidad se consensuó la nueva fecha: 4 de septiembre de 2017.

Pero el 25 de agosto pasado, Menéndez solicitó el sobreseimiento, y fue rechazado. Por ese motivo recusó a la jueza  Ana María Fernández, quien no hizo lugar al planteo por entender que no actuó con parcialidad ni arbitrariedad “alegada” por la defensa.

El argumento político que el defensor sostuvo indica que “mi representado (Menéndez) es una persona pública, actualmente intendente municipal de uno de los distritos más poblados y más importantes del conurbano bonaerense que a la luz de los últimos resultados electorales tiene por delante una promisoria carrera política, la que podría verse severamente empañada por el solo hecho de verse sometido al proceso”.

La magistrada le recordó en su respuesta que “precisamente está sometido a proceso desde el primer llamado a declaración” indagatoria del 16 de marzo de 2009. “Esto corrobora la necesidad que tiene” Menéndez “de afrontar el juicio oral y público y terminar” con el estado de incertidumbre sobre su responsabilidad.

La magistrada aclaró que “si el juicio se da en tiempos electorales” no es su responsabilidad ya que la fecha de debate “ha sido consensuada” en diciembre de 2016 “con la Secretaría de Gestión de Audiencias”.

La causa 9444 fue elevada a la Sala I de la Cámara de Garantías para que resuelva el planteo de recusación.

La acusación. Gustavo Menéndez junto a Enrique Daniel de Luca están procesados por los delitos de “Fraude en perjuicio de la Administración Pública”, según la carátula de la investigación penal preparatoria 241450-07 a la que accedió este medio.

El hecho que se le imputa se conoció en los medios como “operación mochila verde” y se produjo el 8 de noviembre de 2007, cuando Felipe Solá era gobernador bonaerense y él ocupaba el cargo de Director Provincial de Casinos Zona 1.

Enrique Kohnen, un empleado del Casino Central marplatense, denunció operaciones irregulares con dinero del Estado, que se sacaba del tesoro del Central para pagar sueldos de empleados en negro y los gastos de organización y cachet de una pelea de Kick Boxing (protagonizada por Jorge “Acero” Cali con un costo de 40 mil pesos), cuyos fondos salieron de las arcas de la Lotería provincial.

La denuncia realizada posibilitó una auditoría la cual detectó un faltante de 600 mil pesos en la mencionada casa de juegos, de acuerdo a las declaraciones asentadas en el expediente, Menéndez dijo en ese momento: “No hay problema, la plata se repone al instante” y, a través de su celular, solicitó la plata a las autoridades del Casino del Mar, ubicado en el Hotel Hermitage.

Roberto Miño (Jefe de División Efectivo) y Raúl Enrique Lombardo (Jefe del Departamento de Finanzas), fueron los empleados que metieron y trasladaron dentro de una mochila de color verde los 600 mil pesos, sin pasar por ningún control de seguridad ni informarlo a otras autoridades. Actuaron rápido en la madrugada, sin dejar asentado ningún movimiento contable.

Insólitamente, los dos hombres caminaron por la Rambla, trasladando el efectivo hasta las oficinas del Casino Central, donde repusieron el faltante de dinero registrado por los auditores. Sin embargo, el accionar quedó registrado a través de un video de las cámaras de seguridad del Casino del Mar, que cubren el sector de Tesorería. Luego, las imágenes fueron subidas a Internet, tomaron estado público y se convirtieron en la prueba fundamental de la investigación.

Las siguientes pericias dieron cuenta de los movimientos ilícitos, ya que se certificó “el faltante del superávit que dio el Casino esa semana, entre el lunes 5 y el jueves 8 de noviembre de 2007”, según consta en la causa.

Los dos empleados que sacaron el dinero fueron sobreseídos por considerar que habían cumplido órdenes de Menéndez, y ahora a él se le imputa un delito que contempla una pena de 2 a 10 años de prisión e inhabilitación para el ejercicio de la función pública.

En un reportaje al diario la nación, publicado en agosto de 2015 (tras su victoria en las PASO al ex intendente Raúl Othacehé) Menéndez sostuvo: “Cuando vos me googleás a mí, parece que yo fuera Ben Laden. A mí me encantaría que un periodista de investigación me ayude a demostrar cómo la política influye sobre la Justicia”.