X
El ex diputado dijo que la división del peronismo benefició a Macri. Se reunió con el ex ministro “por gentileza” pero dejó ver su apoyo a CFK. Sin sorpresa en el randazzismo, que esperaba el golpe.
Redacción 29/09/2017 07:22 PM

La sangría que afecta al espacio de Florencio Randazzo llegó también al ex presidente de la Cámara de Diputados Julián Domínguez, uno de los dirigentes que más impulsaron la candidatura del ex ministro antes de las primarias de agosto.  

“La división del peronismo se resolvía con una interna. No la hubo, lo que colaboró en la fragmentación de la oposición y benefició a (Mauricio) Macri”, escribió el jueves Domínguez en su cuenta de Twitter, poco después de reunirse con Randazzo para hablar “sobre  las inundaciones en el interior bonaerense”.

La foto conjunta circuló por redes y medios durante la mañana del jueves, pero para entonces Domínguez ya le había advertido a Randazzo lo que saldría a decir públicamente, según dijeron a Letra P en el entorno del hombre de Chacabuco.

En el randazzismo  no hubo sorpresa alguna, y no solamente por el diálogo entre los dos dirigentes. El equipo de campaña del ex ministro cree que Domínguez no puso ningún empeño para trabajar en el camino a las primarias, sobre todo luego de la decisión de Randazzo de darle el primer lugar de la lista de Diputados a Eduardo “Bali” Bucca. El ex presidente de la Cámara de Diputados reclamaba esa silla para sí, pero el ex ministro cedió ante la presión de los intendentes, que pidieron por Bucca.

Tras ese episodio, el ex intendente de Chacabuco prácticamente se borró de la campaña provincial de Cumplir y se dedicó a su pago chico, donde Cambiemos se impuso por amplio margen. Tras las PASO, el líder de la lista, Marcos Merlo, llamó a la militancia local a que se encolumne detrás de la candidatura de Cristina. Antes, el ex intendente de Chacabuco, Darío Golía, primo de Domínguez, había oficializado su respaldo a Unidad Ciudadana. Ahora, el ex presidente de la Cámara de Diputados siguió el mismo camino.

“Debemos unir fuerzas y consolidar el voto, para hacer todo lo posible por cambiar la dirección económica de este gobierno”, escribió Domínguez en su cuenta de Twitter. Para el entorno de Randazzo, la decisión del ex presidente de la Cámara de Diputados obedece a que “no quiere quedar pegado a la derrota”. Cerca de Domínguez recuerdan el episodio del cierre de listas y aseguran que el hombre de Chacabuco le aconsejó a Randazzo que “cerrara con Cristina” cuando le ofreció unificar las listas.

La secuencia terminó con las palabras de Domínguez en Twitter donde, de manera críptica, llamó a votar a la ex presidenta para derrotar a Cambiemos. El ex presidente había sido, junto con el Movimiento Evita, el presidente del bloque Justicialista, Oscar Romero, y un sector de los Esmeralda, quienes más presionaron a Randazzo para que definiera su candidatura

Domínguez también dejó a Randazzo y llamó a votar por Cristina

El ex diputado dijo que la división del peronismo benefició a Macri. Se reunió con el ex ministro “por gentileza” pero dejó ver su apoyo a CFK. Sin sorpresa en el randazzismo, que esperaba el golpe.

La sangría que afecta al espacio de Florencio Randazzo llegó también al ex presidente de la Cámara de Diputados Julián Domínguez, uno de los dirigentes que más impulsaron la candidatura del ex ministro antes de las primarias de agosto.  

“La división del peronismo se resolvía con una interna. No la hubo, lo que colaboró en la fragmentación de la oposición y benefició a (Mauricio) Macri”, escribió el jueves Domínguez en su cuenta de Twitter, poco después de reunirse con Randazzo para hablar “sobre  las inundaciones en el interior bonaerense”.

La foto conjunta circuló por redes y medios durante la mañana del jueves, pero para entonces Domínguez ya le había advertido a Randazzo lo que saldría a decir públicamente, según dijeron a Letra P en el entorno del hombre de Chacabuco.

En el randazzismo  no hubo sorpresa alguna, y no solamente por el diálogo entre los dos dirigentes. El equipo de campaña del ex ministro cree que Domínguez no puso ningún empeño para trabajar en el camino a las primarias, sobre todo luego de la decisión de Randazzo de darle el primer lugar de la lista de Diputados a Eduardo “Bali” Bucca. El ex presidente de la Cámara de Diputados reclamaba esa silla para sí, pero el ex ministro cedió ante la presión de los intendentes, que pidieron por Bucca.

Tras ese episodio, el ex intendente de Chacabuco prácticamente se borró de la campaña provincial de Cumplir y se dedicó a su pago chico, donde Cambiemos se impuso por amplio margen. Tras las PASO, el líder de la lista, Marcos Merlo, llamó a la militancia local a que se encolumne detrás de la candidatura de Cristina. Antes, el ex intendente de Chacabuco, Darío Golía, primo de Domínguez, había oficializado su respaldo a Unidad Ciudadana. Ahora, el ex presidente de la Cámara de Diputados siguió el mismo camino.

“Debemos unir fuerzas y consolidar el voto, para hacer todo lo posible por cambiar la dirección económica de este gobierno”, escribió Domínguez en su cuenta de Twitter. Para el entorno de Randazzo, la decisión del ex presidente de la Cámara de Diputados obedece a que “no quiere quedar pegado a la derrota”. Cerca de Domínguez recuerdan el episodio del cierre de listas y aseguran que el hombre de Chacabuco le aconsejó a Randazzo que “cerrara con Cristina” cuando le ofreció unificar las listas.

La secuencia terminó con las palabras de Domínguez en Twitter donde, de manera críptica, llamó a votar a la ex presidenta para derrotar a Cambiemos. El ex presidente había sido, junto con el Movimiento Evita, el presidente del bloque Justicialista, Oscar Romero, y un sector de los Esmeralda, quienes más presionaron a Randazzo para que definiera su candidatura