X
Fue el eje discursivo que bajaron los popes del Gobierno en el encuentro que convocaron en Parque Norte para ordenar la tropa nacional. El oficialismo buscará nacionalizar la polarización con Cristina
Redacción 15/09/2017 08:20 PM

"No estamos peleando con el kirchnerismo, sino con la frustración, la resignación y el miedo. Ése será uno de los principales ejes de la campaña desde ahora hasta octubre", anticipó a Letra P, uno de los asistentes de la reunión de este viernes: la previa del lanzamiento de campaña, que organizó Cambiemos en el predio de Parque Norte. Las fuentes del oficialismo consultadas deslizaron que se trató de un encuentro para "debatir la estrategia electoral", pero en rigor, fue una cita para ordenar el discurso de campaña y compartir con los enviados del interior la bajada de línea de la jefatura de campaña, que a nivel nacional estará en manos del jefe de Gabinete Marcos Peña y del ministro del Interior Rogelio Frigerio. Para la provincia de Buenos Aires, la conducción de la estrategia electoral corre por cuenta de la gobernadora María Eugenia Vidal junto a su jefe de Gabinete Federico Salvai. La mandataria  volverá a encabezar las recorridas por distintos distritos junto a los cinco principales candidatos: Esteban Bullrich, Gladys González, Graciela Ocaña, Guillermo Montenegro y Héctor Toty Flores. Todos estarán en los timbreos previstos para este sábado, donde aplicarán parte de la bajada de línea discursiva que escucharon este viernes antes del arranque oficial del calendario electoral previo a los comicios legislativos del 22 de octubre. 

La articulación de la ofensiva electoral tendrá un anclaje en la gestión, y en la utilización de "los fierros del Estado". La prueba estuvo en la presencia de distintos ministros, como los titulares de las carteras de Energía, Cultura y Finanzas, Juan José Aranguren, Pablo Avelluto y Luis Caputo, además de la vicepresidenta Gabriela Michetti y caciques provinciales, como el gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo. El encuentro fue encabezado por Michetti, Peña y Frigerio, además de las autoridades partidarias: Humberto Schiavoni y Francisco Quintana, los dos titulares del PRO a nivel nacional. 

La cita concentró a unos cien dirigentes de Cambiemos entre referentes del PRO, la UCR y la Coalición Civica, aunque su principal dirigente, Elisa Carrió no participó del encuentro. Estará en Buenos Aires recién este sábado y desde entonces definirá qué lugares de la provincia de Buenos Aires visitará. "No vamos a dejarnos llevar al barrio de las discusiones, ni nos vamos a pelear con los gobernadores. Si nos pegan, devolveremos una, pero después nos saldremos de la pelea", detalló un hombre cercano a Frigerio, para explicar una alquimia que busca aprovechar la nacionalización de la polarización que quedó plasmada en el "cabeza a cabeza" entre Cristina Fernández de Kirchner y Esteban Bullrich en la Provincia de Buenos Aires. 

"Vamos a enfocarnos en la nacionalización de la elección y los voceros de la campaña serán Macri, Peña y Frigerio, con otros referentes del Gabinete que intervendrán de acuerdo a inauguraciones o temas específicos", agregó la fuente. Otro de los presentes, el intedente de Vicente López, Jorge Macri, definió: "Nos sentimos con el compromiso de ganar en la provincia de Buenos Aires porque la perdimos con pocos votos, pero la perdimos", confesó el primo presidencial para mostrar la perspectiva del oficialismo sobre la Provincia.

El evento comenzó a las 15 con las palabras del presidente de PRO  y candidato a senador por Misiones Schiavoni; el titular de la UCR e intendente de Santa Fe, José Corral, y la presidente de la Coalición Cívica, Maricel Etchecoin. Poco después Frigerio habló del enfoque que irá de menor a mayor, a partir del domingo. "Todavía no ganamos nada, hay que evitar el triunfalismo", atajó el funcionario, mientras que el consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba destacó que los datos de la economía comienzan a dejar a la oposición sin un eje discursivo. 

En esa línea se expresó poco después Peña. "Hemos salido de la crisis, mes a mes estamos fortaleciendo el crecimiento, hay menos inflación, mas trabajo, ya pasó lo peor", le dijo el funcionario a la agencia DyN, y luego opinió sobre el reportaje que concedió CFK al portal infobae.com. "Ha sido auténtica, es saludable que dé reportajes, nunca los había dado cuando era presidenta, que se exprese como cualquier ciudadano", chicaneó, aunque el reportaje también fue parte de la jornada. "Todos los temas que tiró son para polarizar con nosotros, y es precisamente el eje que nosotros vamos a buscar profundizar, pero sin entrar en la misma frecuencia, sino con la perspectiva de futuro frente al pasado", graficó un funcionario que cumple funciones en el área de Peña. 

En la geografía nacional que analizaron los participantes, la centralidad la tuvo la Provincia de Buenos Aires, y Santa Fe, uno de los ejes clave de la campaña que arranca el domingo. Fuentes de Cambiemos confiaron que el Ejecutivo, y especialmente Macri, concentrarán sus esfuerzos en esa provincia, para ahondar la polarización con el candidato del peronismo y ex ministro de CFK Agustín "Chivo" Rossi. "Después de Buenos Aires, la otra gran batalla será Santa Fe. Sabemos que el socialismo buscará provincializar la campaña, pero nosotros apuntaremos a nacionalizarla, porque ese proceso deja a los gobernadores en medio del duelo con el pasado", aseguraron desde la conducción partidaria del PRO, cuando los participantes abandonaban Parque Norte. 

 

 

En esta campaña, Cambiemos enfrentará a "la frustración", no a CFK

Fue el eje discursivo que bajaron los popes del Gobierno en el encuentro que convocaron en Parque Norte para ordenar la tropa nacional. El oficialismo buscará nacionalizar la polarización con Cristina

"No estamos peleando con el kirchnerismo, sino con la frustración, la resignación y el miedo. Ése será uno de los principales ejes de la campaña desde ahora hasta octubre", anticipó a Letra P, uno de los asistentes de la reunión de este viernes: la previa del lanzamiento de campaña, que organizó Cambiemos en el predio de Parque Norte. Las fuentes del oficialismo consultadas deslizaron que se trató de un encuentro para "debatir la estrategia electoral", pero en rigor, fue una cita para ordenar el discurso de campaña y compartir con los enviados del interior la bajada de línea de la jefatura de campaña, que a nivel nacional estará en manos del jefe de Gabinete Marcos Peña y del ministro del Interior Rogelio Frigerio. Para la provincia de Buenos Aires, la conducción de la estrategia electoral corre por cuenta de la gobernadora María Eugenia Vidal junto a su jefe de Gabinete Federico Salvai. La mandataria  volverá a encabezar las recorridas por distintos distritos junto a los cinco principales candidatos: Esteban Bullrich, Gladys González, Graciela Ocaña, Guillermo Montenegro y Héctor Toty Flores. Todos estarán en los timbreos previstos para este sábado, donde aplicarán parte de la bajada de línea discursiva que escucharon este viernes antes del arranque oficial del calendario electoral previo a los comicios legislativos del 22 de octubre. 

La articulación de la ofensiva electoral tendrá un anclaje en la gestión, y en la utilización de "los fierros del Estado". La prueba estuvo en la presencia de distintos ministros, como los titulares de las carteras de Energía, Cultura y Finanzas, Juan José Aranguren, Pablo Avelluto y Luis Caputo, además de la vicepresidenta Gabriela Michetti y caciques provinciales, como el gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo. El encuentro fue encabezado por Michetti, Peña y Frigerio, además de las autoridades partidarias: Humberto Schiavoni y Francisco Quintana, los dos titulares del PRO a nivel nacional. 

La cita concentró a unos cien dirigentes de Cambiemos entre referentes del PRO, la UCR y la Coalición Civica, aunque su principal dirigente, Elisa Carrió no participó del encuentro. Estará en Buenos Aires recién este sábado y desde entonces definirá qué lugares de la provincia de Buenos Aires visitará. "No vamos a dejarnos llevar al barrio de las discusiones, ni nos vamos a pelear con los gobernadores. Si nos pegan, devolveremos una, pero después nos saldremos de la pelea", detalló un hombre cercano a Frigerio, para explicar una alquimia que busca aprovechar la nacionalización de la polarización que quedó plasmada en el "cabeza a cabeza" entre Cristina Fernández de Kirchner y Esteban Bullrich en la Provincia de Buenos Aires. 

"Vamos a enfocarnos en la nacionalización de la elección y los voceros de la campaña serán Macri, Peña y Frigerio, con otros referentes del Gabinete que intervendrán de acuerdo a inauguraciones o temas específicos", agregó la fuente. Otro de los presentes, el intedente de Vicente López, Jorge Macri, definió: "Nos sentimos con el compromiso de ganar en la provincia de Buenos Aires porque la perdimos con pocos votos, pero la perdimos", confesó el primo presidencial para mostrar la perspectiva del oficialismo sobre la Provincia.

El evento comenzó a las 15 con las palabras del presidente de PRO  y candidato a senador por Misiones Schiavoni; el titular de la UCR e intendente de Santa Fe, José Corral, y la presidente de la Coalición Cívica, Maricel Etchecoin. Poco después Frigerio habló del enfoque que irá de menor a mayor, a partir del domingo. "Todavía no ganamos nada, hay que evitar el triunfalismo", atajó el funcionario, mientras que el consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba destacó que los datos de la economía comienzan a dejar a la oposición sin un eje discursivo. 

En esa línea se expresó poco después Peña. "Hemos salido de la crisis, mes a mes estamos fortaleciendo el crecimiento, hay menos inflación, mas trabajo, ya pasó lo peor", le dijo el funcionario a la agencia DyN, y luego opinió sobre el reportaje que concedió CFK al portal infobae.com. "Ha sido auténtica, es saludable que dé reportajes, nunca los había dado cuando era presidenta, que se exprese como cualquier ciudadano", chicaneó, aunque el reportaje también fue parte de la jornada. "Todos los temas que tiró son para polarizar con nosotros, y es precisamente el eje que nosotros vamos a buscar profundizar, pero sin entrar en la misma frecuencia, sino con la perspectiva de futuro frente al pasado", graficó un funcionario que cumple funciones en el área de Peña. 

En la geografía nacional que analizaron los participantes, la centralidad la tuvo la Provincia de Buenos Aires, y Santa Fe, uno de los ejes clave de la campaña que arranca el domingo. Fuentes de Cambiemos confiaron que el Ejecutivo, y especialmente Macri, concentrarán sus esfuerzos en esa provincia, para ahondar la polarización con el candidato del peronismo y ex ministro de CFK Agustín "Chivo" Rossi. "Después de Buenos Aires, la otra gran batalla será Santa Fe. Sabemos que el socialismo buscará provincializar la campaña, pero nosotros apuntaremos a nacionalizarla, porque ese proceso deja a los gobernadores en medio del duelo con el pasado", aseguraron desde la conducción partidaria del PRO, cuando los participantes abandonaban Parque Norte.