X
En una reunión cerrada con intendentes, el jefe de Gabinete les pidió que garanticen mayor afluencia a las urnas que en las PASO, sobre todo en el interior provincial. Y repartió kits de cotillón.
Por 15/09/2017 07:06 PM

El foro de intendentes de Cambiemos, que se llevó a cabo este viernes en el Hipódromo de San Isidro, estuvo atravesado por dos ejes: la elección y las inundaciones que tienen a mal traer a buena parte de los municipios del interior bonaerense. Los jefes comunales de los distritos afectados exteriorizaron los problemas que les trajo prorrogar el pago de la red vial, un impuesto municipal que tiene que ver con el mantenimiento de los caminos rurales (ver aparte "Las urgencias..."); mientras que la mesa chica de la gobernadora María Eugenia Vidal ordenó que haya más participación electoral para sobreponerse a los 20 mil votos que los distanció de Unidad Ciudadana en las PASO y los dejó en un segundo lugar, pese al esfuerzo por instalar la idea del "empate técnico". 

Cuando el jefe de Gabinete bonaerense, Federico Salvai, llegó al Hipódromo, el intendente de Vicente López y presidente del Foro de Cambiemos, Jorge Macri, pidió desalojar el salón del Espacio Darwin en el Hipódromo de San Isidro y que se quedaran los intendentes. Ni secretarios ni voceros. Todos afuera. Cara a cara con los jefes comunales, que tuvieron asistencia casi perfecta, Salvai fue claro: “Necesitamos una fuerte participación en el interior”. 
 


Adentro, intendentes y ministros. Afuera, asesores y prensa (Foto: AG La Plata)

 

El jefe de los ministros bonaerenses explicó que la participación electoral estuvo por encima de lo esperado en el conurbano y “por debajo en el interior”. Con este punto de partida, Salvai habló meramente en términos electorales. 

“Significa que tenemos mucho para crecer”, dijo. El pronóstico es que, si aumenta la participación electoral en el interior, el voto positivo le permitirá al oficialismo engrosar sus filas en la Legislatura bonaerense y en el Congreso. 

También los intendentes escucharon el balance que hicieron en la Gobernación luego de las PASO del 13 de agosto. “Tenemos que reconocer el trabajo de todos ustedes”, guiñó Salvai antes de pedir aumentar la participación electoral. 

“El escenario de polarización nos va a acompañar”, vaticinó. “Es un escenario ideal”, agregó en el mediodía de San Isidro, mientras los organizadores caminaban por el parque alrededor del salón para que nadie –sobre todo la prensa-  escuchase de más.  

Además, estuvo el secretario de Comunicación, Federico Suárez, y sus pares de Economía, Hernán Lacunza, y Agroindustria, Leonardo Sarquís. 

BILARDISMO, SOUVENIR Y CAFÉ. “En términos futboleros, la gobernadora nos pidió ganar. Lo dijo filosóficamente y con otras palabras pero el mensaje fue ése: ganar las elecciones”, le dijo un intendente de la Quinta sección electoral a Letra P. La gobernadora llegó temprano para abrir el foro. La recibieron con aplausos y escoltada por el anfitrión, el sanisidrense Gustavo Posse. Vidal dijo lo que tenía para decir y se fue. Pidió escuchar, contar las obras que se hicieron y poner todos los esfuerzos para ratificar el cambio que eligió la gente.

 

 

Después, llegó el turno de Lacunza, que se retiró sin dar declaraciones. Proyectó datos que levantaron el ánimo de los intendentes. Una meta inflacionaria de un 20% hasta fin de año y del 10% para 2018. En 2019, Economía proyecta 3%. Todo eso, según cálculos, se traduce en un crecimiento del 4% anual, lo que, a su vez, significa un crecimiento laboral de un punto por año. 

Además, se comprometió a reducir impuestos y gastos corrientes. No les garantizó la inclusión del Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) para el Presupuesto bonaerense 2018 que girará el mes que viene a la Legislatura. “Supuestamente va a estar, pero no nos dijeron nada sobre eso, ni hoy ni el martes, cuando fuimos a Gobernación”, admitió un intendente. Es una incertidumbre que recorre por estas horas a los caciques locales, más allá de la cuestión electoral. 

 


El ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza (Foto: AG La Plata)

A diferencia del último foro, que se celebró en La Plata, esta vez no hubo almuerzo: solo café y medialunas, más algún sandwich a modo de tentempié . “Lo terminaron antes para evitar la comida”, comentó un asesor. 

Los intendentes se fueron con el estómago vacío pero con los baúles de sus autos llenos. A cada jefe comunal se le entregó una o más cajas –depende de la extensión del municipio- con folletos.

Eran volantes impresos en papel satinado con las obras que el gobierno provincial ejecutó o ejecuta en los municipios. Ese material informativo llegará a casa por casa a partir de este sábado, cuando Cambiemos vuelve a los timbreos “de gestión”.

 


Los folletos que se llevó cada intendente (Foto: AG La Plata)

 

De acá al 7 de octubre, la campaña oficialista se enfocará en la gestión. Luego, a partir de la primera semana del mes entrante, “arrancamos fuerte con la política”.

Fotos finales con la arena y el césped hípico de fondo, ronda con medios y saludos. Los intendentes -que no están luchando contra el agua- se fueron sonrientes. Al resto, el foro les sirvió al menos para exteriorizar la problemática que por ahora no da tregua. 

 

Alentar la participación y otros tips del instructivo Salvai para octubre

En una reunión cerrada con intendentes, el jefe de Gabinete les pidió que garanticen mayor afluencia a las urnas que en las PASO, sobre todo en el interior provincial. Y repartió kits de cotillón.

El foro de intendentes de Cambiemos, que se llevó a cabo este viernes en el Hipódromo de San Isidro, estuvo atravesado por dos ejes: la elección y las inundaciones que tienen a mal traer a buena parte de los municipios del interior bonaerense. Los jefes comunales de los distritos afectados exteriorizaron los problemas que les trajo prorrogar el pago de la red vial, un impuesto municipal que tiene que ver con el mantenimiento de los caminos rurales (ver aparte "Las urgencias..."); mientras que la mesa chica de la gobernadora María Eugenia Vidal ordenó que haya más participación electoral para sobreponerse a los 20 mil votos que los distanció de Unidad Ciudadana en las PASO y los dejó en un segundo lugar, pese al esfuerzo por instalar la idea del "empate técnico". 

Cuando el jefe de Gabinete bonaerense, Federico Salvai, llegó al Hipódromo, el intendente de Vicente López y presidente del Foro de Cambiemos, Jorge Macri, pidió desalojar el salón del Espacio Darwin en el Hipódromo de San Isidro y que se quedaran los intendentes. Ni secretarios ni voceros. Todos afuera. Cara a cara con los jefes comunales, que tuvieron asistencia casi perfecta, Salvai fue claro: “Necesitamos una fuerte participación en el interior”. 
 


Adentro, intendentes y ministros. Afuera, asesores y prensa (Foto: AG La Plata)

 

El jefe de los ministros bonaerenses explicó que la participación electoral estuvo por encima de lo esperado en el conurbano y “por debajo en el interior”. Con este punto de partida, Salvai habló meramente en términos electorales. 

“Significa que tenemos mucho para crecer”, dijo. El pronóstico es que, si aumenta la participación electoral en el interior, el voto positivo le permitirá al oficialismo engrosar sus filas en la Legislatura bonaerense y en el Congreso. 

También los intendentes escucharon el balance que hicieron en la Gobernación luego de las PASO del 13 de agosto. “Tenemos que reconocer el trabajo de todos ustedes”, guiñó Salvai antes de pedir aumentar la participación electoral. 

“El escenario de polarización nos va a acompañar”, vaticinó. “Es un escenario ideal”, agregó en el mediodía de San Isidro, mientras los organizadores caminaban por el parque alrededor del salón para que nadie –sobre todo la prensa-  escuchase de más.  

Además, estuvo el secretario de Comunicación, Federico Suárez, y sus pares de Economía, Hernán Lacunza, y Agroindustria, Leonardo Sarquís. 

BILARDISMO, SOUVENIR Y CAFÉ. “En términos futboleros, la gobernadora nos pidió ganar. Lo dijo filosóficamente y con otras palabras pero el mensaje fue ése: ganar las elecciones”, le dijo un intendente de la Quinta sección electoral a Letra P. La gobernadora llegó temprano para abrir el foro. La recibieron con aplausos y escoltada por el anfitrión, el sanisidrense Gustavo Posse. Vidal dijo lo que tenía para decir y se fue. Pidió escuchar, contar las obras que se hicieron y poner todos los esfuerzos para ratificar el cambio que eligió la gente.

 

 

Después, llegó el turno de Lacunza, que se retiró sin dar declaraciones. Proyectó datos que levantaron el ánimo de los intendentes. Una meta inflacionaria de un 20% hasta fin de año y del 10% para 2018. En 2019, Economía proyecta 3%. Todo eso, según cálculos, se traduce en un crecimiento del 4% anual, lo que, a su vez, significa un crecimiento laboral de un punto por año. 

Además, se comprometió a reducir impuestos y gastos corrientes. No les garantizó la inclusión del Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) para el Presupuesto bonaerense 2018 que girará el mes que viene a la Legislatura. “Supuestamente va a estar, pero no nos dijeron nada sobre eso, ni hoy ni el martes, cuando fuimos a Gobernación”, admitió un intendente. Es una incertidumbre que recorre por estas horas a los caciques locales, más allá de la cuestión electoral. 

 


El ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza (Foto: AG La Plata)

A diferencia del último foro, que se celebró en La Plata, esta vez no hubo almuerzo: solo café y medialunas, más algún sandwich a modo de tentempié . “Lo terminaron antes para evitar la comida”, comentó un asesor. 

Los intendentes se fueron con el estómago vacío pero con los baúles de sus autos llenos. A cada jefe comunal se le entregó una o más cajas –depende de la extensión del municipio- con folletos.

Eran volantes impresos en papel satinado con las obras que el gobierno provincial ejecutó o ejecuta en los municipios. Ese material informativo llegará a casa por casa a partir de este sábado, cuando Cambiemos vuelve a los timbreos “de gestión”.

 


Los folletos que se llevó cada intendente (Foto: AG La Plata)

 

De acá al 7 de octubre, la campaña oficialista se enfocará en la gestión. Luego, a partir de la primera semana del mes entrante, “arrancamos fuerte con la política”.

Fotos finales con la arena y el césped hípico de fondo, ronda con medios y saludos. Los intendentes -que no están luchando contra el agua- se fueron sonrientes. Al resto, el foro les sirvió al menos para exteriorizar la problemática que por ahora no da tregua.