X
Cuatro gendarmes declararon ante el juez. Admitieron que llegaron hasta el río pero no confirmaron la versión del piedrazo. Hubo excavaciones en una zona en la que detectaron tierra removida.
Por 13/09/2017 09:56 PM

ESQUEL (Enviada) En una jornada con pocos avances en la causa por la desaparición de Santiago Maldonado, agentes de la Prefectura Naval y de la Policía Federal hicieron excavaciones en un terreno lindero al río Chubut, donde se habían detectado anomalías, pero no obtuvieron ningún resultado. En paralelo, otros cuatro gendarmes declararon ante el juez federal Guido Otranto y ratificaron que el día del operativo en la Pu Lof en Resistencia Cushamen llegaron hasta la vera del río, vieron cruzar a “los encapuchados” del otro lado pero no abonaron la versión del piedrazo que dio otro miembro de la fuerza en la investigación interna.

En Esquel, el foco de atención estuvo puesto pasado el mediodía en el rastrillaje exhaustivo que hicieron los fuerzas de seguridad en un terreno ubicado a 16 kilómetros de la Pu Lof. Los peritos habían detectado en esa zona tierra removida y decidieron realizar excavaciones, que dieron finalmente un resultado negativo.

Por la mañana, pasadas las 9, cuatro gendarmes se presentaron ante el juez Otranto para prestar declaración testimonial. Se trata de Hugo Fabian Diaz, Daniel Alejandro Gomez, Orlando Federico Yucra y Juan Rodolfo Prieto, quienes declararon en un clima de tranquilidad en la zona del juzgado, a diferencia de lo que ocurrió el martes, cuando hubo tensión entre manifestantes y las fuerzas se seguridad.

Según pudo saber Letra P, los agentes dieron detalles sobre el procedimiento con el que ingresaron el 1 de agosto en el territorio ocupado por la comunidad mapuche, ratificaron que llegaron hasta la vera del río Chubut y que vieron a “los encapuchados” cruzar el curso de agua, hasta quedar del otro lado.

Sin embargo, ninguno de ellos confirmó la versión que dio uno de sus compañeros, Neri Armando Robledo, en el marco de una investigación interna de la fuerza, en la que aseguró que le había pegado un piedrazo a una persona que estaba “a unos 30 metros” y que cruzó a la otra orilla, desde donde lo insultó. “Era una persona robusta y de casi dos metros de altura", dijo Robledo. Algo que fue relativizado el martes ante este portal por una fuente de la fuerza, que aseguró que la versión del piedrazo, en todo caso, “corre por cuenta del Ministerio (de Seguridad)” y que “no tiene relevancia”. En esa línea, fuentes con acceso al expediente dijeron este miércoles que, de la declaración de los cuatro gendarmes, “no surgió nada sospechoso” en relación al accionar de Gendarmería.

En tanto, para el jueves se espera la llegada de los resultados de las pericias que realizó la Policía Federal sobre unos 120 celulares que les secuestraron a los miembros de Gendarmería que participaron del operativo en Cushamen. Las pericias serán enviadas a la fiscal federal Silvina Ávila y pueden aportar datos que ayuden a “reconstruir dónde estaba cada gendarme” al momento de la desaparición de Santiago y en las horas posteriores. A eso se le debe agregar la información que puedan contener los teléfonos en cuanto a imágenes, chats, mensajes y llamados que hayan realizado los uniformados, aún cuando hubieren sido borrados. El resultado de ese peritaje se esperaba en Esquel para este miércoles, pero su llegada se postergó un día.

Maldonado: un peritaje en la tierra le puso tensión a un día sin avances

Cuatro gendarmes declararon ante el juez. Admitieron que llegaron hasta el río pero no confirmaron la versión del piedrazo. Hubo excavaciones en una zona en la que detectaron tierra removida.

ESQUEL (Enviada) En una jornada con pocos avances en la causa por la desaparición de Santiago Maldonado, agentes de la Prefectura Naval y de la Policía Federal hicieron excavaciones en un terreno lindero al río Chubut, donde se habían detectado anomalías, pero no obtuvieron ningún resultado. En paralelo, otros cuatro gendarmes declararon ante el juez federal Guido Otranto y ratificaron que el día del operativo en la Pu Lof en Resistencia Cushamen llegaron hasta la vera del río, vieron cruzar a “los encapuchados” del otro lado pero no abonaron la versión del piedrazo que dio otro miembro de la fuerza en la investigación interna.

En Esquel, el foco de atención estuvo puesto pasado el mediodía en el rastrillaje exhaustivo que hicieron los fuerzas de seguridad en un terreno ubicado a 16 kilómetros de la Pu Lof. Los peritos habían detectado en esa zona tierra removida y decidieron realizar excavaciones, que dieron finalmente un resultado negativo.

Por la mañana, pasadas las 9, cuatro gendarmes se presentaron ante el juez Otranto para prestar declaración testimonial. Se trata de Hugo Fabian Diaz, Daniel Alejandro Gomez, Orlando Federico Yucra y Juan Rodolfo Prieto, quienes declararon en un clima de tranquilidad en la zona del juzgado, a diferencia de lo que ocurrió el martes, cuando hubo tensión entre manifestantes y las fuerzas se seguridad.

Según pudo saber Letra P, los agentes dieron detalles sobre el procedimiento con el que ingresaron el 1 de agosto en el territorio ocupado por la comunidad mapuche, ratificaron que llegaron hasta la vera del río Chubut y que vieron a “los encapuchados” cruzar el curso de agua, hasta quedar del otro lado.

Sin embargo, ninguno de ellos confirmó la versión que dio uno de sus compañeros, Neri Armando Robledo, en el marco de una investigación interna de la fuerza, en la que aseguró que le había pegado un piedrazo a una persona que estaba “a unos 30 metros” y que cruzó a la otra orilla, desde donde lo insultó. “Era una persona robusta y de casi dos metros de altura", dijo Robledo. Algo que fue relativizado el martes ante este portal por una fuente de la fuerza, que aseguró que la versión del piedrazo, en todo caso, “corre por cuenta del Ministerio (de Seguridad)” y que “no tiene relevancia”. En esa línea, fuentes con acceso al expediente dijeron este miércoles que, de la declaración de los cuatro gendarmes, “no surgió nada sospechoso” en relación al accionar de Gendarmería.

En tanto, para el jueves se espera la llegada de los resultados de las pericias que realizó la Policía Federal sobre unos 120 celulares que les secuestraron a los miembros de Gendarmería que participaron del operativo en Cushamen. Las pericias serán enviadas a la fiscal federal Silvina Ávila y pueden aportar datos que ayuden a “reconstruir dónde estaba cada gendarme” al momento de la desaparición de Santiago y en las horas posteriores. A eso se le debe agregar la información que puedan contener los teléfonos en cuanto a imágenes, chats, mensajes y llamados que hayan realizado los uniformados, aún cuando hubieren sido borrados. El resultado de ese peritaje se esperaba en Esquel para este miércoles, pero su llegada se postergó un día.