X
La Defensoría mediará entre los estudiantes y Larreta. El titular del organismo se reunió con representantes de 23 centros de estudiantes. Sigue el rechazo a la “Secundaria del Futuro”.
Por 12/09/2017 06:53 PM

La discusión por la reforma educativa con la que avanzará en 2018 el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta aumenta cada vez su nivel tensión y la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, conducida por el peronista Alejandro Amor, se ofreció como garante de una negociación entre el PRO y los estudiantes que desde hace una semana toman colegios públicos del distrito.

Amor recibió este martes por la tarde a representantes de los centros de estudiantes de 23 colegios públicos porteños, en el marco de la toma de escuelas en reclamo a la reforma educativa llamada “Secundaria del Futuro”. En la previa a la reunión, los alumnos habían denunciado que efectivos de la Policía de la Ciudad montaban guardias en los establecimientos educativos y habían intervenido en reuniones del Centro de Estudiantes, justo al mismo tiempo en que dos funcionarios del Ministerio Público Tutelar presentaron un amparo por un presunto “protocolo” de acción que la Ciudad entregó a las autoridades de los cerca de 19 colegios que están sin clases.

Tras el encuentro de este martes, la Defensoría se ofreció como mediadora entre las partes y propondrá avanzar en la conformación de una mesa de diálogo que incluya al Gobierno porteño, docentes y alumnos. Según informaron fuentes del organismo autónomo porteño, los estudiantes aceptaron esa mediación y “se comprometieron a debatir acerca de la suspensión de las medidas adoptadas por los centros de estudiantes”. De todas formas, los jóvenes ataron el compromiso a un petitorio que elevaron a Amor y esperan que llegue a las oficinas de la administración porteña, ubicada en Uspallata 3160, Parque Patricios.

El primer reclamo de los alumnos es que se suspenda el proyecto “Secundaria del Futuro”, que tiene como polémica la inclusión de la obligatoriedad de realizar pasantías (prácticas profesionalizantes) en el último año del secundario. Este punto es fuertemente resistido por el alumnado, la mayoría de los 17 gremios docentes capitalinos y dirigentes políticos, pero encontró apoyo en algunos especialistas en educación, como reveló Letra P.

Según los estudiantes, el Ministerio de Educación “debe desistir” de implementar el programa (que tiene fecha de inicio y el Gobierno de Larreta está decidido a avanzar) porque “no contó con la participación de la comunidad educativa”. Es el mismo argumento que ensayaron los legisladores de la oposición al PRO y los sindicatos, aunque la jefa de la cartera educativa, Soledad Acuña, repitió una y otra vez que las autoridades de las 17 escuelas que comenzarán con la reforma fueron consultados y “pidieron” las modificaciones.

Por fuera de ese pedido, el resto de los reclamos que los estudiantes de esos centros presentaron a Alejandro Amor no están vinculados directamente con la reforma educativa que impulsa la administración de Rodríguez Larreta. Los jóvenes exigen que se aplique la Ley de Educación Sexual Integral en todos los colegios, se implemente un Protocolo de Acción Institucional para “prevenir e intervenir en casos de violencia de género y discriminación de género o diversidad sexual”. Para eso, piden tener en cuenta lo que rige actualmente en el Colegio Pellegrini, dependiente de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

A su vez, los alumnos denunciaron “intervención” de las fuerzas de seguridad de la Ciudad en reuniones y actividades del centro de estudiantes y reclamaron “frenar” estas acciones. Por último, según pudo saber Letra P, piden la “inmediata efectivización de los planes de obras para resolver la situación edilicia de los establecimientos educativos”.

De la reunión también participaron María América González (defensora Adjunta), la secretaria General de la Defensoría, Silvina Pennella y el director de Educación de la Defensoría, Gustavo Lesbegueris.

Además, estuvieron miembros de los centros de estudiantes de los siguientes establecimientos educativos: Escuela Carlos Pellegrini; Nacional Buenos Aires; Escuela Juan Pedro Esnaola; Lenguas Vivas; Julio Cortázar; Escuela Técnica Nº 33;  Normal 10; Liceo 9; Nicolás Avellaneda y Mariano Acosta, entre otros.

Reforma Educativa: qué piden los alumnos para terminar las tomas en la Ciudad

La Defensoría mediará entre los estudiantes y Larreta. El titular del organismo se reunió con representantes de 23 centros de estudiantes. Sigue el rechazo a la “Secundaria del Futuro”.

La discusión por la reforma educativa con la que avanzará en 2018 el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta aumenta cada vez su nivel tensión y la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, conducida por el peronista Alejandro Amor, se ofreció como garante de una negociación entre el PRO y los estudiantes que desde hace una semana toman colegios públicos del distrito.

Amor recibió este martes por la tarde a representantes de los centros de estudiantes de 23 colegios públicos porteños, en el marco de la toma de escuelas en reclamo a la reforma educativa llamada “Secundaria del Futuro”. En la previa a la reunión, los alumnos habían denunciado que efectivos de la Policía de la Ciudad montaban guardias en los establecimientos educativos y habían intervenido en reuniones del Centro de Estudiantes, justo al mismo tiempo en que dos funcionarios del Ministerio Público Tutelar presentaron un amparo por un presunto “protocolo” de acción que la Ciudad entregó a las autoridades de los cerca de 19 colegios que están sin clases.

Tras el encuentro de este martes, la Defensoría se ofreció como mediadora entre las partes y propondrá avanzar en la conformación de una mesa de diálogo que incluya al Gobierno porteño, docentes y alumnos. Según informaron fuentes del organismo autónomo porteño, los estudiantes aceptaron esa mediación y “se comprometieron a debatir acerca de la suspensión de las medidas adoptadas por los centros de estudiantes”. De todas formas, los jóvenes ataron el compromiso a un petitorio que elevaron a Amor y esperan que llegue a las oficinas de la administración porteña, ubicada en Uspallata 3160, Parque Patricios.

El primer reclamo de los alumnos es que se suspenda el proyecto “Secundaria del Futuro”, que tiene como polémica la inclusión de la obligatoriedad de realizar pasantías (prácticas profesionalizantes) en el último año del secundario. Este punto es fuertemente resistido por el alumnado, la mayoría de los 17 gremios docentes capitalinos y dirigentes políticos, pero encontró apoyo en algunos especialistas en educación, como reveló Letra P.

Según los estudiantes, el Ministerio de Educación “debe desistir” de implementar el programa (que tiene fecha de inicio y el Gobierno de Larreta está decidido a avanzar) porque “no contó con la participación de la comunidad educativa”. Es el mismo argumento que ensayaron los legisladores de la oposición al PRO y los sindicatos, aunque la jefa de la cartera educativa, Soledad Acuña, repitió una y otra vez que las autoridades de las 17 escuelas que comenzarán con la reforma fueron consultados y “pidieron” las modificaciones.

Por fuera de ese pedido, el resto de los reclamos que los estudiantes de esos centros presentaron a Alejandro Amor no están vinculados directamente con la reforma educativa que impulsa la administración de Rodríguez Larreta. Los jóvenes exigen que se aplique la Ley de Educación Sexual Integral en todos los colegios, se implemente un Protocolo de Acción Institucional para “prevenir e intervenir en casos de violencia de género y discriminación de género o diversidad sexual”. Para eso, piden tener en cuenta lo que rige actualmente en el Colegio Pellegrini, dependiente de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

A su vez, los alumnos denunciaron “intervención” de las fuerzas de seguridad de la Ciudad en reuniones y actividades del centro de estudiantes y reclamaron “frenar” estas acciones. Por último, según pudo saber Letra P, piden la “inmediata efectivización de los planes de obras para resolver la situación edilicia de los establecimientos educativos”.

De la reunión también participaron María América González (defensora Adjunta), la secretaria General de la Defensoría, Silvina Pennella y el director de Educación de la Defensoría, Gustavo Lesbegueris.

Además, estuvieron miembros de los centros de estudiantes de los siguientes establecimientos educativos: Escuela Carlos Pellegrini; Nacional Buenos Aires; Escuela Juan Pedro Esnaola; Lenguas Vivas; Julio Cortázar; Escuela Técnica Nº 33;  Normal 10; Liceo 9; Nicolás Avellaneda y Mariano Acosta, entre otros.