X
Matías Santana ratificó que vio cómo la Gendarmería se llevaba a Maldonado. Y aseguró que ninguno de los manifestantes fue herido. Van a aportar una llamada que hicieron después de la desaparición.
Por 12/09/2017 05:56 PM

ESQUEL (Enviada) Horas después de que se difundiera que uno de los gendarmes que participó en el operativo del 1 de agosto, en el que desapareció Santiago Maldonado, aseguró haberle pegado un piedrazo a uno de los manifestantes que estuvieron ese día en la Pu Lof Resistencia Cushamen, miembros de la comunidad mapuche desmintieron la versión y aseguraron que ninguno resultó herido en esa jornada y ratificaron que los agentes de la fuerza se llevaron al joven artesano.

“Ninguno manifestó que le habían pegado un piedrazo. Ni dijo que tuviera dolor ni nada. No hubo heridos. Solo algunos tenían perdigones en las piernas”, dijo en declaraciones a distintos medios, entre ellos Letra P, Matías Santana, el testigo que declaró en la causa cómo la Gendarmería se llevaba a Maldonado.

 

 

Santana, miembro de la comunidad mapuche, declaró ante el juez Guido Otranto el lunes 5 de septiembre. Este martes, mientras el magistrado les tomaba declaración a tres gendarmes – en calidad de testigos – Santana repitió sus dichos ante la prensa en la puerta del juzgado ubicado en la calle 25 de mayo, en el centro de Esquel. “Nosotros corrimos hacia el río. Yo fui a buscar un caballo que tenía a unos metros y cuando estaba subiendo escucho la voz de uno que dice ‘quedate quieto’. Subí, había tiros y pude ver a tres gendarmes que estaban golpeando un bulto celeste con negro. Reconozco que era Santiago porque yo ese día le presté mi campera celeste”, dijo Santana, que reconoció como cierto que los gendarmes arrojaron piedras. “Tiraron piedras y todo lo que tuvieron a mano. Tenían escopetas y los cartuchos se encontraron después cerca del río”, agregó.

Por su parte, Soraya Maicoño, también miembro de la comunidad, relató que el 1 de agosto a la tarde, cuando volvió a la Pu Lof tras haber estado detenida durante algunas horas, “lo único que se decía era que faltaba un cumpa” - en referencia a Santiago - y comentaban cómo la Gendarmería había quemado todas las pertenencias de los mapuches, “incluso los juguetes de los niños”.

“No me consta que alguien haya recibido un piedrazo”, dijo. Y lamentó que durante todo este tiempo “se haya puesto en duda” la palabra de los integrantes de la comunidad, que dijeron desde el principio que la Gendarmería había llegado hasta el río.

Por otra parte, Santana adelantó que en las próximas horas otros testigos aportarán un dato importante a la causa. “Van a aportar una llamada que hicimos cuando estábamos del otro lado del río, cuando advertimos que había desaparecido el compañero”, reveló. 

Los mapuches desmienten la versión del piedrazo: “No le pegaron a nadie”

Matías Santana ratificó que vio cómo la Gendarmería se llevaba a Maldonado. Y aseguró que ninguno de los manifestantes fue herido. Van a aportar una llamada que hicieron después de la desaparición.

ESQUEL (Enviada) Horas después de que se difundiera que uno de los gendarmes que participó en el operativo del 1 de agosto, en el que desapareció Santiago Maldonado, aseguró haberle pegado un piedrazo a uno de los manifestantes que estuvieron ese día en la Pu Lof Resistencia Cushamen, miembros de la comunidad mapuche desmintieron la versión y aseguraron que ninguno resultó herido en esa jornada y ratificaron que los agentes de la fuerza se llevaron al joven artesano.

“Ninguno manifestó que le habían pegado un piedrazo. Ni dijo que tuviera dolor ni nada. No hubo heridos. Solo algunos tenían perdigones en las piernas”, dijo en declaraciones a distintos medios, entre ellos Letra P, Matías Santana, el testigo que declaró en la causa cómo la Gendarmería se llevaba a Maldonado.

 

 

Santana, miembro de la comunidad mapuche, declaró ante el juez Guido Otranto el lunes 5 de septiembre. Este martes, mientras el magistrado les tomaba declaración a tres gendarmes – en calidad de testigos – Santana repitió sus dichos ante la prensa en la puerta del juzgado ubicado en la calle 25 de mayo, en el centro de Esquel. “Nosotros corrimos hacia el río. Yo fui a buscar un caballo que tenía a unos metros y cuando estaba subiendo escucho la voz de uno que dice ‘quedate quieto’. Subí, había tiros y pude ver a tres gendarmes que estaban golpeando un bulto celeste con negro. Reconozco que era Santiago porque yo ese día le presté mi campera celeste”, dijo Santana, que reconoció como cierto que los gendarmes arrojaron piedras. “Tiraron piedras y todo lo que tuvieron a mano. Tenían escopetas y los cartuchos se encontraron después cerca del río”, agregó.

Por su parte, Soraya Maicoño, también miembro de la comunidad, relató que el 1 de agosto a la tarde, cuando volvió a la Pu Lof tras haber estado detenida durante algunas horas, “lo único que se decía era que faltaba un cumpa” - en referencia a Santiago - y comentaban cómo la Gendarmería había quemado todas las pertenencias de los mapuches, “incluso los juguetes de los niños”.

“No me consta que alguien haya recibido un piedrazo”, dijo. Y lamentó que durante todo este tiempo “se haya puesto en duda” la palabra de los integrantes de la comunidad, que dijeron desde el principio que la Gendarmería había llegado hasta el río.

Por otra parte, Santana adelantó que en las próximas horas otros testigos aportarán un dato importante a la causa. “Van a aportar una llamada que hicimos cuando estábamos del otro lado del río, cuando advertimos que había desaparecido el compañero”, reveló.