X
Redacción 11/09/2017 04:11 PM

Según informaron desde el municipio de San Isidro, los más de 105 mm de agua caídos no produjeron anegamientos ni inundaciones en viviendas, producto del buen funcionamiento del sistema hidráulico local. Equipos de Defensa Civil y Espacio Público recorrieron el distrito las 24 horas durante el fin de semana.

Dicho sistema -reservorios, aliviadores, defensa costera- respondió con éxito ante las lluvias fuertes de estos últimos dos días, en donde se registró en aquella zona de la provincia de Buenos Aires una caída de más de 105 milímetros de agua, con vientos que superaron los 77 kilómetros por hora.

“Durante todo el fin de semana desplegamos nuestro móviles de Defensa Civil que, junto a las cuadrillas y equipos de Espacio Público y Obras Públicas, recorrieron las calles las 24 horas, supervisando las distintas zonas y asistiendo a las consultas de los vecinos”, explicó Alejandro Marchetti, director de Defensa Civil de San Isidro. Por su parte, el secretario de Obras Públicas, Bernardo Landívar, señaló que el distrito se mantuvo sin anegamientos y no se inundaron viviendas.

“Los reservorios, cuya función es evitar que los sistemas de desagüe colapsen y generen inundaciones ante lluvias intensas, se llenaron de agua, que comenzó a desagotarse a medida que bajó el caudal. Además, el sistema hidráulico funcionó eficazmente y las estaciones de bombeo contuvieron la crecida del río a la perfección”, agregó Landívar.

Entre algunas de las obras llevadas a cabo, en el municipio enumeraron los 172 kilómetros de conductos pluviales; 10 kilómetros de defensa costera (es un terraplén que impide el ingreso de agua a zonas urbanas); 20 mil metros de desagües; 6 estaciones de bombeo (extraen el agua y la arrojan al río, por sobre el nivel del albardón -Evitan la concentración de excesos pluviales ante crecidas del Río de la Plata-; y 25 reservorios (son lagunas secas a cielo abierto que en el pico de la tormenta acumula el agua. Están conectados a desagües que desagotan el agua concentrada en el reservorio).

Las obras que impidieron inundaciones en San Isidro

Según informaron desde el municipio de San Isidro, los más de 105 mm de agua caídos no produjeron anegamientos ni inundaciones en viviendas, producto del buen funcionamiento del sistema hidráulico local. Equipos de Defensa Civil y Espacio Público recorrieron el distrito las 24 horas durante el fin de semana.

Dicho sistema -reservorios, aliviadores, defensa costera- respondió con éxito ante las lluvias fuertes de estos últimos dos días, en donde se registró en aquella zona de la provincia de Buenos Aires una caída de más de 105 milímetros de agua, con vientos que superaron los 77 kilómetros por hora.

“Durante todo el fin de semana desplegamos nuestro móviles de Defensa Civil que, junto a las cuadrillas y equipos de Espacio Público y Obras Públicas, recorrieron las calles las 24 horas, supervisando las distintas zonas y asistiendo a las consultas de los vecinos”, explicó Alejandro Marchetti, director de Defensa Civil de San Isidro. Por su parte, el secretario de Obras Públicas, Bernardo Landívar, señaló que el distrito se mantuvo sin anegamientos y no se inundaron viviendas.

“Los reservorios, cuya función es evitar que los sistemas de desagüe colapsen y generen inundaciones ante lluvias intensas, se llenaron de agua, que comenzó a desagotarse a medida que bajó el caudal. Además, el sistema hidráulico funcionó eficazmente y las estaciones de bombeo contuvieron la crecida del río a la perfección”, agregó Landívar.

Entre algunas de las obras llevadas a cabo, en el municipio enumeraron los 172 kilómetros de conductos pluviales; 10 kilómetros de defensa costera (es un terraplén que impide el ingreso de agua a zonas urbanas); 20 mil metros de desagües; 6 estaciones de bombeo (extraen el agua y la arrojan al río, por sobre el nivel del albardón -Evitan la concentración de excesos pluviales ante crecidas del Río de la Plata-; y 25 reservorios (son lagunas secas a cielo abierto que en el pico de la tormenta acumula el agua. Están conectados a desagües que desagotan el agua concentrada en el reservorio).