X
En un desayuno con el nuevo interbloque Vamos Juntos, pidió fortalecer el trabajo de campaña en barrios como San Telmo, Puerto Madero, Balvanera, Recoleta y Palermo para superar los 50 puntos.
Por 28/08/2017 07:22 PM

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, insiste con “redoblar esfuerzos” y pide “no dormirse” tras el cómodo triunfo que consiguió con el 50,13% de votos que cosechó Elisa Carrió en la Ciudad de Buenos Aires. Así se los transmitió a los legisladores porteños del interbloque Vamos Juntos, a quienes les marcó que de cara a las generales deberán salir a “buscar” votos en las comunas en las que se registró una menor participación electoral y el oficialismo “puede crecer”.

La participación electoral en las PASO del 13 de agosto en la Ciudad de Buenos Aires rondó el 75% y no se diferenció de comicios anteriores. Pero en cuatro comunas la asistencia fue “baja”, de acuerdo a estimaciones del oficialismo. Los números que llaman la atención del alcalde corresponden a las Juntas Comunales 1, 2, 3 y 14, que agrupan barrios como Retiro, San Telmo, Constitución, Puerto Madero, Balvanera, Recoleta y Palermo, entre otros. Se trata de zonas de la Capital, según el Gobierno porteño, en las que Vamos Juntos tiene potencial de crecimiento de cara a octubre.

Mientras buena parte de los cerebros de la campaña porteña hacen énfasis en cómo “retener” los más de 900 mil votos conseguidos, Rodríguez Larreta pide también redoblar los esfuerzos en la calle. Salir a buscar al votante PRO que, por diferentes motivos, no fue a votar a las PASO y ahora podría “colaborar” para extender el caudal de sufragios para el oficialismo porteño.

Allí reside, para el acalde, parte de la “llave” para superar el 50,13% que acumuló la líder de la Coalición Cívica. Como informó Letra P, la otra punta de la estrategia para los comicios de octubre será ir por los votos de Martín Lousteau e intensificar la campaña en el “eje Rivadavia”, donde históricamente detenta buenos resultados la Unión Cívica Radical, principal sostén del ex embajador argentino en Estados Unidos.

 

 

Los índices que analiza Larreta están alojados en un documento que encargó a sus asesores y que coordina el subsecretario de Comunicación, Federico Di Benedetto, pieza fundamental de la estructura política y la estrategia comunicacional del ex jefe de Gabinete de Mauricio Macri. Allí residen distintos números, porcentajes e interpretaciones sobre las PASO. El nivel de participación es un aliciente que encontró el jefe de Gobierno para motivar a la tropa y pedir más trabajo en la calle, pero no es el principal análisis que se desprende del informe que, hasta el momento, se encuentra guardado bajo llaves en la sede gubernamental de Parque Patricios.

Las PASO nacionales de 2013 también evidencian que en esas zonas de la Ciudad la participación es menor al resto del distrito. Sin embargo, el dato que quiere explotar Vamos Juntos es que en esas comunas, históricamente, se produce un incremento que varía entre el 1% y el 2% en concepto de asistencia a las urnas en los comicios generales. 

Ese fenómeno se produce por el contexto electoral o por el aumento de la presencia territorial de los partidos políticos y candidatos en la campaña por la elección en la que realmente cuentas los porotos. Rodríguez Larreta prefiere creer en la segunda opción y, por eso, insiste con “redoblar los esfuerzos”, que es sinónimo de intensificar las presencia en barrios y multiplicar timbreos y reuniones con vecinos, tal cual confirman en el PRO.

En concreto y, según los números que maneja el oficialismo, en las primarias de 2013 y 2015 se logró aumentar la cantidad de votantes tras acrecentar la campaña en el territorio. En las PASO de agosto de 2013 la Comuna 1 registró un porcentaje de participación del 68,3% y en octubre escaló a 70,3%. Recoleta experimentó la misma situación: en las primarias votó el 71,9% de los electores habilitados y en las generales esa cifra llegó al 73,6%.

Esa tendencia se repite en las PASO de 2015. La Junta Comunal 1 llegó apenas al 66,3% (la más baja de toda la Ciudad) de participación y en octubre subió más de cinco puntos (alrededor de 50 mil personas). La comparación de números que hace el larretismo es con las primarias en las que también se eligieron categorías nacionales, como se hizo el domingo 13 de agosto. Ante ese antecedente, Larreta busca revertir la baja participación en esas comunas, que también se registró en las PASO de 2017: la más baja volvió a ser la Comuna 1 (67,87%), seguida por la Comuna 3 (71,38%).

 

 

A su vez, esta baja participación registrada en las PASO de 2017 se da en sectores en donde el partido amarillo hace elecciones destacables, como Palermo o Recoleta, bastiones histórico del macrismo. “La vara quedó alta, pero no podemos relajarnos. No hay que dormirse”, aclaró Rodríguez Larreta este lunes en el primer desayuno del flamante interbloque Vamos Juntos, que en la Legislatura porteña comparten el PRO, Coalición Cívica y Confianza Pública.

EL DESAYUNO. Ese mensaje caló hondo en los legisladores que lo escucharon atentamente en La Biela, mientras devoraban medialunas y bebían café, que resultó “muy negro” para muchos. Algunos de ellos se fueron con pedidos y comentarios concretos sobre la actividad legislativa que se viene: el alcalde felicitó a quienes trabajaron por la modificación de la ley de alquileres y la mudanza del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat al edificio Elefante Blanco. A su vez, hizo énfasis en la pronta discusión del Presupuesto 2018 e iniciativas de importancia para el Gobierno porteño, como el proyecto Catalinas Sur.

Para la ley de leyes será vital el trabajo del presidente de la Comisión de Presupuesto, Alejandro García, que asumiría como diputado nacional el 10 de diciembre y trabaja bajo la confianza de Larreta. La discusión y la negociación también la seguirá de cerca la legisladora Paula Villalba, candidata a quedarse con esa estratégica comisión, pese a los esfuerzos de Claudio Romero y AndrésAndyFreire, interesados en la única comisión que el macrismo jamás estuvo dispuesto a negociar desde que gobierna la Ciudad y siempre se encargó de controlar desde la presidencia y con mayoría de vocales.

A pesar de las amenazas de las inmobiliarias en torno a iniciar demandas por la aprobación de la ley de alquileres, Larreta pidió “tranquilidad” y confirmó que tras las elecciones se avanzará con la segunda etapa de modificaciones, que incluiría discusiones en torno a las garantías para alquilar y nuevas líneas de créditos.

Por otra parte, se analizaron los resultados del 13 de agosto y cómo repetir la histórica elección en la que el PRO superó el récord que ostentaba en comicios de medio término, cuando la vicepresidenta Gabriela Michetti disputó una banca en el Senado y alcanzó el 39% de los votos en 2013.

 

 

Larreta develó que pedirán trabajar el doble en aquellas comunas en las que la participación electoral fue baja y el oficialismo puede crecer en cantidad de apoyos. Sin embargo, la estrategia final se decidirá en los próximos días, cuando el alcalde se reúna con Carrió y con los jefes de campaña de Vamos Juntos, el viceje de Gobierno, Diego César Santilli, y el legislador lilito Maximiliano Ferraro.

Como publicó Letra P, Rodríguez Larreta y la chaqueña hablaron por teléfono hace una semana. Se volvieron a felicitar por el resultado de las PASO y Carrió pidió que “se tome en cuenta” que intensificará su presencia en el interior del país en la campaña hacia octubre.

Larreta apunta a cuatro zonas de la Ciudad para aumentar su récord

En un desayuno con el nuevo interbloque Vamos Juntos, pidió fortalecer el trabajo de campaña en barrios como San Telmo, Puerto Madero, Balvanera, Recoleta y Palermo para superar los 50 puntos.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, insiste con “redoblar esfuerzos” y pide “no dormirse” tras el cómodo triunfo que consiguió con el 50,13% de votos que cosechó Elisa Carrió en la Ciudad de Buenos Aires. Así se los transmitió a los legisladores porteños del interbloque Vamos Juntos, a quienes les marcó que de cara a las generales deberán salir a “buscar” votos en las comunas en las que se registró una menor participación electoral y el oficialismo “puede crecer”.

La participación electoral en las PASO del 13 de agosto en la Ciudad de Buenos Aires rondó el 75% y no se diferenció de comicios anteriores. Pero en cuatro comunas la asistencia fue “baja”, de acuerdo a estimaciones del oficialismo. Los números que llaman la atención del alcalde corresponden a las Juntas Comunales 1, 2, 3 y 14, que agrupan barrios como Retiro, San Telmo, Constitución, Puerto Madero, Balvanera, Recoleta y Palermo, entre otros. Se trata de zonas de la Capital, según el Gobierno porteño, en las que Vamos Juntos tiene potencial de crecimiento de cara a octubre.

Mientras buena parte de los cerebros de la campaña porteña hacen énfasis en cómo “retener” los más de 900 mil votos conseguidos, Rodríguez Larreta pide también redoblar los esfuerzos en la calle. Salir a buscar al votante PRO que, por diferentes motivos, no fue a votar a las PASO y ahora podría “colaborar” para extender el caudal de sufragios para el oficialismo porteño.

Allí reside, para el acalde, parte de la “llave” para superar el 50,13% que acumuló la líder de la Coalición Cívica. Como informó Letra P, la otra punta de la estrategia para los comicios de octubre será ir por los votos de Martín Lousteau e intensificar la campaña en el “eje Rivadavia”, donde históricamente detenta buenos resultados la Unión Cívica Radical, principal sostén del ex embajador argentino en Estados Unidos.

 

 

Los índices que analiza Larreta están alojados en un documento que encargó a sus asesores y que coordina el subsecretario de Comunicación, Federico Di Benedetto, pieza fundamental de la estructura política y la estrategia comunicacional del ex jefe de Gabinete de Mauricio Macri. Allí residen distintos números, porcentajes e interpretaciones sobre las PASO. El nivel de participación es un aliciente que encontró el jefe de Gobierno para motivar a la tropa y pedir más trabajo en la calle, pero no es el principal análisis que se desprende del informe que, hasta el momento, se encuentra guardado bajo llaves en la sede gubernamental de Parque Patricios.

Las PASO nacionales de 2013 también evidencian que en esas zonas de la Ciudad la participación es menor al resto del distrito. Sin embargo, el dato que quiere explotar Vamos Juntos es que en esas comunas, históricamente, se produce un incremento que varía entre el 1% y el 2% en concepto de asistencia a las urnas en los comicios generales. 

Ese fenómeno se produce por el contexto electoral o por el aumento de la presencia territorial de los partidos políticos y candidatos en la campaña por la elección en la que realmente cuentas los porotos. Rodríguez Larreta prefiere creer en la segunda opción y, por eso, insiste con “redoblar los esfuerzos”, que es sinónimo de intensificar las presencia en barrios y multiplicar timbreos y reuniones con vecinos, tal cual confirman en el PRO.

En concreto y, según los números que maneja el oficialismo, en las primarias de 2013 y 2015 se logró aumentar la cantidad de votantes tras acrecentar la campaña en el territorio. En las PASO de agosto de 2013 la Comuna 1 registró un porcentaje de participación del 68,3% y en octubre escaló a 70,3%. Recoleta experimentó la misma situación: en las primarias votó el 71,9% de los electores habilitados y en las generales esa cifra llegó al 73,6%.

Esa tendencia se repite en las PASO de 2015. La Junta Comunal 1 llegó apenas al 66,3% (la más baja de toda la Ciudad) de participación y en octubre subió más de cinco puntos (alrededor de 50 mil personas). La comparación de números que hace el larretismo es con las primarias en las que también se eligieron categorías nacionales, como se hizo el domingo 13 de agosto. Ante ese antecedente, Larreta busca revertir la baja participación en esas comunas, que también se registró en las PASO de 2017: la más baja volvió a ser la Comuna 1 (67,87%), seguida por la Comuna 3 (71,38%).

 

 

A su vez, esta baja participación registrada en las PASO de 2017 se da en sectores en donde el partido amarillo hace elecciones destacables, como Palermo o Recoleta, bastiones histórico del macrismo. “La vara quedó alta, pero no podemos relajarnos. No hay que dormirse”, aclaró Rodríguez Larreta este lunes en el primer desayuno del flamante interbloque Vamos Juntos, que en la Legislatura porteña comparten el PRO, Coalición Cívica y Confianza Pública.

EL DESAYUNO. Ese mensaje caló hondo en los legisladores que lo escucharon atentamente en La Biela, mientras devoraban medialunas y bebían café, que resultó “muy negro” para muchos. Algunos de ellos se fueron con pedidos y comentarios concretos sobre la actividad legislativa que se viene: el alcalde felicitó a quienes trabajaron por la modificación de la ley de alquileres y la mudanza del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat al edificio Elefante Blanco. A su vez, hizo énfasis en la pronta discusión del Presupuesto 2018 e iniciativas de importancia para el Gobierno porteño, como el proyecto Catalinas Sur.

Para la ley de leyes será vital el trabajo del presidente de la Comisión de Presupuesto, Alejandro García, que asumiría como diputado nacional el 10 de diciembre y trabaja bajo la confianza de Larreta. La discusión y la negociación también la seguirá de cerca la legisladora Paula Villalba, candidata a quedarse con esa estratégica comisión, pese a los esfuerzos de Claudio Romero y AndrésAndyFreire, interesados en la única comisión que el macrismo jamás estuvo dispuesto a negociar desde que gobierna la Ciudad y siempre se encargó de controlar desde la presidencia y con mayoría de vocales.

A pesar de las amenazas de las inmobiliarias en torno a iniciar demandas por la aprobación de la ley de alquileres, Larreta pidió “tranquilidad” y confirmó que tras las elecciones se avanzará con la segunda etapa de modificaciones, que incluiría discusiones en torno a las garantías para alquilar y nuevas líneas de créditos.

Por otra parte, se analizaron los resultados del 13 de agosto y cómo repetir la histórica elección en la que el PRO superó el récord que ostentaba en comicios de medio término, cuando la vicepresidenta Gabriela Michetti disputó una banca en el Senado y alcanzó el 39% de los votos en 2013.

 

 

Larreta develó que pedirán trabajar el doble en aquellas comunas en las que la participación electoral fue baja y el oficialismo puede crecer en cantidad de apoyos. Sin embargo, la estrategia final se decidirá en los próximos días, cuando el alcalde se reúna con Carrió y con los jefes de campaña de Vamos Juntos, el viceje de Gobierno, Diego César Santilli, y el legislador lilito Maximiliano Ferraro.

Como publicó Letra P, Rodríguez Larreta y la chaqueña hablaron por teléfono hace una semana. Se volvieron a felicitar por el resultado de las PASO y Carrió pidió que “se tome en cuenta” que intensificará su presencia en el interior del país en la campaña hacia octubre.