X
Recostada en los 50 puntos que cosechó en la Ciudad, la candidata porteña, tras una semana de vacaciones, saldrá de gira por todo el país como la figura más taquillera del oficialismo.
Por 25/08/2017 05:13 PM

Como en la campaña para las elecciones primarias pero con “más ímpetu”: Elisa Carrió se volverá en octubre la cara visible de Cambiemos en todo el territorio nacional. Así se lo confirmó la candidata a diputada nacional por la Ciudad al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que, tras el histórico triunfo de las PASO, pidió “redoblar esfuerzos” y planea continuar con las reuniones con vecinos y las actividades de gestión, al calor de una campaña que, para él, “no terminó”.

Lilita y Rodríguez Larreta hablaron hace una semana, cuando la chaqueña descansaba en Punta del Este tras el holgado triunfo que consiguió en el distrito en el que nació el PRO. El 50,13% de los votos que cosechó la líder de la Coalición Cívica representó un récord para la fuerza amarilla: destronó a Gabriela Michetti, que en 2009 obtuvo el 39% de los sufragios en su carrera por ingresar al Senado.

En la previa de las PASO, Carrió se puso al hombro la campaña porteña del frente oficialista Vamos Juntos (PRO, Coalición Cívica y Confianza Pública), pero reservó espacio en su agitada agenda para visitar las provincias de Buenos Aires y Santa Fe, por ejemplo. Ahora, invertirá un poco los roles: la diputada intensificará su agenda en el interior del país de cara a las elecciones generales del 22 de octubre, mientras Rodríguez Larreta trabajará “el doble” en el distrito que gobierna para dejar en claro que ese porcentaje de apoyo también es suyo y contempla un respaldo a la gestión que inició el 10 de diciembre de 2015. La chaqueña pidió “tener en cuenta” los pedidos del interior para justificar su futura recorrida por los distintos distritos en que está dividida la República Argentina.

La campaña para los comicios de octubre comienza oficialmente el 15 de septiembre, pero la chaqueña ya le adelantó al alcalde porteño que destinará más tiempo a recorrer las provincias y mostrarse como una figura nacional dentro de Cambiemos. Carrió descansó casi una semana en la coqueta ciudad de Uruguay y regresó hace tres días, pero este viernes volvió a emitir una postura sobre un tema de actualidad: tras el ataque al Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires y al despacho del jefe de Gabinete provincial, Federico Salvai, publicó un tuit en solidaridad con Vidal.

 

 

Según pudo saber Letra P, la carrera proselitista en la Ciudad no variará mucho en comparación a la de las PASO: Lilita continuará con las reuniones con vecinos, las intervenciones en Facebook Live y participará de actos de gestión, pero no se anotará en las jornadas de timbreo. En tanto, Rodríguez Larreta ya definió que hará foco en la gestión y, a diferencia de Mauricio Macri o María Eugenia Vidal, no se tomó vacaciones. Por el contrario, decidió mostrarse activo mientras funcionarios y candidatos se relajaban tras las primarias.

Como publicó este medio, Carrió se mueve como una figura nacional, no como una candidata municipal. Es la dirigente oficialista que más mide junto con Vidal y su presencia en la campaña oficialista no quedará dentro de los límites de la Ciudad por la que compite para ingresar a la Cámara de Diputados.

LA ALIANZA. Larreta apostó fuerte por la candidatura de Carrió en la Ciudad e incluso debió destinar buena parte de la lista de legisladores porteños de Vamos Juntos para candidatos de la Coalición Cívica, aunque también del partido de Ocaña. Si se repitiese en octubre la elección de las PASO, el oficialismo conseguiría 17 bancas. De ese total, seis corresponden a aliados y la mitad de ese grupo sigue las órdenes de la chaqueña.

Tras convencer a Macri y a Vidal de que la líder de la Coalición Cívica era la mejor opción en la Capital para coartar las aspiraciones políticas de Martín Lousteau, el jefe de Gobierno puso fin a un escenario de acercamiento a Carrió que había comenzado a tejer gracias a gestiones de Fabián Rodríguez Simón en 2016. Con el tiempo, Larreta logró que Carrió aceptara el manual de estilo PRO en campañas electorales y que nacionalizara la campaña, complicando al economista, que compitió con el frente Evolución y diagramó una discusión local.

El fruto de esa alianza que, como gusta decir el alcalde, se dio “paso a paso” se cristalizó el domingo 13 de agosto con el récord histórico del PRO. Carrió superó los 50 puntos y condenó a Lousteau a un incómodo tercer puesto, tras su ingreso al ballotage, que asustó al partido amarillo en la previa a la elección presidencial de Macri. El Presidente, como recompensa, le armó una megaestructura anticorrupción en el Ejecutivo nacional que quedó a cargo de Fernando Sánchez, un incondicional de Lilita.

Carrió le avisó a Larreta que será la candidata nacional de Cambiemos

Recostada en los 50 puntos que cosechó en la Ciudad, la candidata porteña, tras una semana de vacaciones, saldrá de gira por todo el país como la figura más taquillera del oficialismo. 

Como en la campaña para las elecciones primarias pero con “más ímpetu”: Elisa Carrió se volverá en octubre la cara visible de Cambiemos en todo el territorio nacional. Así se lo confirmó la candidata a diputada nacional por la Ciudad al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que, tras el histórico triunfo de las PASO, pidió “redoblar esfuerzos” y planea continuar con las reuniones con vecinos y las actividades de gestión, al calor de una campaña que, para él, “no terminó”.

Lilita y Rodríguez Larreta hablaron hace una semana, cuando la chaqueña descansaba en Punta del Este tras el holgado triunfo que consiguió en el distrito en el que nació el PRO. El 50,13% de los votos que cosechó la líder de la Coalición Cívica representó un récord para la fuerza amarilla: destronó a Gabriela Michetti, que en 2009 obtuvo el 39% de los sufragios en su carrera por ingresar al Senado.

En la previa de las PASO, Carrió se puso al hombro la campaña porteña del frente oficialista Vamos Juntos (PRO, Coalición Cívica y Confianza Pública), pero reservó espacio en su agitada agenda para visitar las provincias de Buenos Aires y Santa Fe, por ejemplo. Ahora, invertirá un poco los roles: la diputada intensificará su agenda en el interior del país de cara a las elecciones generales del 22 de octubre, mientras Rodríguez Larreta trabajará “el doble” en el distrito que gobierna para dejar en claro que ese porcentaje de apoyo también es suyo y contempla un respaldo a la gestión que inició el 10 de diciembre de 2015. La chaqueña pidió “tener en cuenta” los pedidos del interior para justificar su futura recorrida por los distintos distritos en que está dividida la República Argentina.

La campaña para los comicios de octubre comienza oficialmente el 15 de septiembre, pero la chaqueña ya le adelantó al alcalde porteño que destinará más tiempo a recorrer las provincias y mostrarse como una figura nacional dentro de Cambiemos. Carrió descansó casi una semana en la coqueta ciudad de Uruguay y regresó hace tres días, pero este viernes volvió a emitir una postura sobre un tema de actualidad: tras el ataque al Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires y al despacho del jefe de Gabinete provincial, Federico Salvai, publicó un tuit en solidaridad con Vidal.

 

 

Según pudo saber Letra P, la carrera proselitista en la Ciudad no variará mucho en comparación a la de las PASO: Lilita continuará con las reuniones con vecinos, las intervenciones en Facebook Live y participará de actos de gestión, pero no se anotará en las jornadas de timbreo. En tanto, Rodríguez Larreta ya definió que hará foco en la gestión y, a diferencia de Mauricio Macri o María Eugenia Vidal, no se tomó vacaciones. Por el contrario, decidió mostrarse activo mientras funcionarios y candidatos se relajaban tras las primarias.

Como publicó este medio, Carrió se mueve como una figura nacional, no como una candidata municipal. Es la dirigente oficialista que más mide junto con Vidal y su presencia en la campaña oficialista no quedará dentro de los límites de la Ciudad por la que compite para ingresar a la Cámara de Diputados.

LA ALIANZA. Larreta apostó fuerte por la candidatura de Carrió en la Ciudad e incluso debió destinar buena parte de la lista de legisladores porteños de Vamos Juntos para candidatos de la Coalición Cívica, aunque también del partido de Ocaña. Si se repitiese en octubre la elección de las PASO, el oficialismo conseguiría 17 bancas. De ese total, seis corresponden a aliados y la mitad de ese grupo sigue las órdenes de la chaqueña.

Tras convencer a Macri y a Vidal de que la líder de la Coalición Cívica era la mejor opción en la Capital para coartar las aspiraciones políticas de Martín Lousteau, el jefe de Gobierno puso fin a un escenario de acercamiento a Carrió que había comenzado a tejer gracias a gestiones de Fabián Rodríguez Simón en 2016. Con el tiempo, Larreta logró que Carrió aceptara el manual de estilo PRO en campañas electorales y que nacionalizara la campaña, complicando al economista, que compitió con el frente Evolución y diagramó una discusión local.

El fruto de esa alianza que, como gusta decir el alcalde, se dio “paso a paso” se cristalizó el domingo 13 de agosto con el récord histórico del PRO. Carrió superó los 50 puntos y condenó a Lousteau a un incómodo tercer puesto, tras su ingreso al ballotage, que asustó al partido amarillo en la previa a la elección presidencial de Macri. El Presidente, como recompensa, le armó una megaestructura anticorrupción en el Ejecutivo nacional que quedó a cargo de Fernando Sánchez, un incondicional de Lilita.