X
Se eligen ocho bancas. En 2013, el Frente Renovador había arrasado. El mapa cambió y el oficialismo se relame para saltar a los escaños del conurbano norte, su bastión electoral.
Por 12/08/2017 05:29 PM

En la Primera sección electoral de la provincia de Buenos Aires, 1País es la fuerza que más bancas pone en juego y pulseará directamente con Cambiemos por lugares en el Senado bonaerense. En 2013, la elección seccional fue para Sergio Massa y el Frente Renovador, que logró ingresar cinco de los ocho lugares, favorecido por el acompañamiento de los intendentes que estaban con el tigrense y –además- su alianza con el PRO. Cuatro años más tarde, el escenario electoral cambió, el massismo se quedó con tres bancas y el oficialismo irá a fondo en el conurbano norte, donde -no por casualidad- este jueves cerró su campaña con un acto en Vicente López, tierra que gobierna el primo presidencial Jorge Macri. Además, los intendentes que acompañan a Cristina Fernández de Kirchner también tienen su apuesta en la elección seccional que definirá, también, buena parte de la suerte de Estaban Bullrich y CFK

Son 4.320.765 los electores de la Primera. Es, detrás de la Tercera, la sección con mayor número de votantes y donde se posará la atención. Se eligen ocho senadores de los cuales apenas tres irán por la renovación: Sebastián Galmarini y Lorena Ferraro por 1País y Fernando Moreira, por el frente Cumplir. El resto de los legisladores tendrá otros horizontes a partir del 10 de diciembre de 2017. Se necesita un piso del 12,5% de los votos para meter un senador.

 

La Primera Sección electoral es el corredor norte del conurbano bonaerense. Renueva ocho senadores provinciales y están habilitadas para votar 4.320.765  personas. El piso para conseguir una banca en la Cámara alta es de 12,5% de votos. 

 

Cambiemos controla diez de veinticuatro municipios en la sección. Ese escenario le sirve de estandarte a la hora de pelear los votos, ya que distritos de peso electoral como Vicente López, San Isidro, Pilar y Morón son oficialistas. No controla San Martín, un punto clave para la elección de la Primera. Aquella localidad es gobernada por el randazzista Gabriel Katopodis, que digitó la lista seccional con el actual senador Fernando Moreira, que irá por cuatro años más de mandato. Es un hombre de su confianza que siempre se movió sigiloso por la Legislatura atado a los reacomodamientos de Katopodis. 

Cambiemos eligió poner de candidato a Gabino Tapia. Se trata del secretario de Legal y Técnica del municipio de Vicente López e hijo de un histórico dirigente radical. Funcionario de confianza del intendente Macri, el primer jefe comunal y legislador provincial que tuvo el PRO. En esa discusión del armado de lista, el primo del Presidente supo imponerse a otros sectores de Cambiemos que intentaban controlar la lista, puntualmente el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela. Tanto en la Primera como en la Tercera, el radicalismo tuvo poco poder de fuego en el armado seccional. 

 

Sebastián Galmarini, la apuesta intrafamiliar de Massa.

 

1País también optó por un candidato también conocido en el conurbano norte. El actual senador provincial, de familia política y cuñado de Sergio Massa, Sebastián Galmarini. Tiene injerencia en San Isidro y batalla en el distrito con el intendente, el macrista radical Gustavo Posse.

Por su parte, Unidad Ciudadana (UC) armó la lista con la lapicera controlada por los intendentes que sobrevivieron en el kirchnerismo y buscan el arrastre de Cristina. Encabeza el secretario de Gobierno del distrito de Merlo, Gustavo Soos. Detrás de su candidatura está el intendente de esa ciudad, Gustavo Menéndez. Esta vez La Cámpora no digitó como en 2013 y 2015 las listas seccionales. Era una condición de los intendentes para acompañar la precandidatura de CFK. 

Y el randazzismo también juega una elección con expectativa en esa sección. Es que Katopodis y su par de Hurlingham, Juan Zabaleta, decidieron acompañar al ex ministro de CFK en su aventura por fuera del kirchnerismo. Moreira encabeza la lista de Cumplir por una banca en el Senado bonaerense. 

Lo que suceda en la Primera será vital para Esteban Bullrich y para Cristina Fernández de Kirchner. Actualmente el FpV tiene solo una banca provincial por este circuito, con Mónica Macha, que es ahora precandidata a diputada nacional por UC. Por eso, apuesta a sumar su presencia en el Senado bonaerense. 

 

La Primera: Cambiemos busca quedarse con el liderazgo de Massa

Se eligen ocho bancas. En 2013, el Frente Renovador había arrasado. El mapa cambió y el oficialismo se relame para saltar a los escaños del conurbano norte, su bastión electoral.

En la Primera sección electoral de la provincia de Buenos Aires, 1País es la fuerza que más bancas pone en juego y pulseará directamente con Cambiemos por lugares en el Senado bonaerense. En 2013, la elección seccional fue para Sergio Massa y el Frente Renovador, que logró ingresar cinco de los ocho lugares, favorecido por el acompañamiento de los intendentes que estaban con el tigrense y –además- su alianza con el PRO. Cuatro años más tarde, el escenario electoral cambió, el massismo se quedó con tres bancas y el oficialismo irá a fondo en el conurbano norte, donde -no por casualidad- este jueves cerró su campaña con un acto en Vicente López, tierra que gobierna el primo presidencial Jorge Macri. Además, los intendentes que acompañan a Cristina Fernández de Kirchner también tienen su apuesta en la elección seccional que definirá, también, buena parte de la suerte de Estaban Bullrich y CFK

Son 4.320.765 los electores de la Primera. Es, detrás de la Tercera, la sección con mayor número de votantes y donde se posará la atención. Se eligen ocho senadores de los cuales apenas tres irán por la renovación: Sebastián Galmarini y Lorena Ferraro por 1País y Fernando Moreira, por el frente Cumplir. El resto de los legisladores tendrá otros horizontes a partir del 10 de diciembre de 2017. Se necesita un piso del 12,5% de los votos para meter un senador.

 

La Primera Sección electoral es el corredor norte del conurbano bonaerense. Renueva ocho senadores provinciales y están habilitadas para votar 4.320.765  personas. El piso para conseguir una banca en la Cámara alta es de 12,5% de votos. 

 

Cambiemos controla diez de veinticuatro municipios en la sección. Ese escenario le sirve de estandarte a la hora de pelear los votos, ya que distritos de peso electoral como Vicente López, San Isidro, Pilar y Morón son oficialistas. No controla San Martín, un punto clave para la elección de la Primera. Aquella localidad es gobernada por el randazzista Gabriel Katopodis, que digitó la lista seccional con el actual senador Fernando Moreira, que irá por cuatro años más de mandato. Es un hombre de su confianza que siempre se movió sigiloso por la Legislatura atado a los reacomodamientos de Katopodis. 

Cambiemos eligió poner de candidato a Gabino Tapia. Se trata del secretario de Legal y Técnica del municipio de Vicente López e hijo de un histórico dirigente radical. Funcionario de confianza del intendente Macri, el primer jefe comunal y legislador provincial que tuvo el PRO. En esa discusión del armado de lista, el primo del Presidente supo imponerse a otros sectores de Cambiemos que intentaban controlar la lista, puntualmente el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela. Tanto en la Primera como en la Tercera, el radicalismo tuvo poco poder de fuego en el armado seccional. 

 

Sebastián Galmarini, la apuesta intrafamiliar de Massa.

 

1País también optó por un candidato también conocido en el conurbano norte. El actual senador provincial, de familia política y cuñado de Sergio Massa, Sebastián Galmarini. Tiene injerencia en San Isidro y batalla en el distrito con el intendente, el macrista radical Gustavo Posse.

Por su parte, Unidad Ciudadana (UC) armó la lista con la lapicera controlada por los intendentes que sobrevivieron en el kirchnerismo y buscan el arrastre de Cristina. Encabeza el secretario de Gobierno del distrito de Merlo, Gustavo Soos. Detrás de su candidatura está el intendente de esa ciudad, Gustavo Menéndez. Esta vez La Cámpora no digitó como en 2013 y 2015 las listas seccionales. Era una condición de los intendentes para acompañar la precandidatura de CFK. 

Y el randazzismo también juega una elección con expectativa en esa sección. Es que Katopodis y su par de Hurlingham, Juan Zabaleta, decidieron acompañar al ex ministro de CFK en su aventura por fuera del kirchnerismo. Moreira encabeza la lista de Cumplir por una banca en el Senado bonaerense. 

Lo que suceda en la Primera será vital para Esteban Bullrich y para Cristina Fernández de Kirchner. Actualmente el FpV tiene solo una banca provincial por este circuito, con Mónica Macha, que es ahora precandidata a diputada nacional por UC. Por eso, apuesta a sumar su presencia en el Senado bonaerense.