X
Es en el marco de una causa que responsabilizó al municipio por un brote de gastroenteritis que afectó a vecinos de Berazategui. La fiscal consideró que el intendente desobedeció una orden judicial.
Redacción 17/07/2017 12:18 PM

La titular de la Fiscalía Federal de Quilmes, Silvia Ruth Cavallo, impulsó la acción penal y solicitó la indagatoria del intendente de Berazategui, Juan Patricio Mussi, por desobedecer la orden judicial que le exigía la efectiva provisión de agua segura, potable y apta para el consumo humano de los vecinos del municipio, tras constatarse que los pozos de agua del municipio estaban contaminados. La causa se inició en 2016 tras la denuncia de la muerte de dos niños, quienes junto a 900 vecinos más padecieron gastroenteritis por una bacteria que estaba en el agua.

El tema de la potabilidad del agua en el distrito gobernado por Patricio Mussi volvió a la agenda, luego que el pasado 8 de mayo se denunciara que el municipio de Berazategui no había cumplido con la medida cautelar dispuesta el 22 de abril de 2016 por el juez federal Luis Armella, que intimaba al intendente a proveer a los vecinos de agua potabilizada. En su dictamen expresaba que “se debía brindar de manera inmediata la provisión de agua segura, potable y apta para el consumo humano, en cantidad suficiente y en forma regular a toda la población asentada en el partido de Berazategui” publica el portal Fiscales

La decisión derivó de una denuncia presentada hace un año atrás, el 18 de abril de 2016, por el  médico Jorge Fernando Naddaf, sobre la existencia de un brote de gastroenterocolitis en el municipio, que afectó a más de 900 vecinos y que ocasionó la muerte de dos niños, de 4 años y 14 meses. En su presentación, el medico señaló que la bacteria generadora del brote se encontraba en el agua corriente. Se encontró como responsable de la situación al gobierno municipal, puesto debía ser proveedor a la población de agua segura, así como quien debía efectuar los controles sanitarios, mejoras, reparaciones y tareas de mantenimiento.

En dicha oportunidad, se ordenó al gobierno bonaerense que articulara las medidas apropiadas de control, exigencia y cumplimiento para que el gobierno de la Municipalidad de Berazategui asegurara la provisión de agua segura, potable y apta para el consumo humano, en el tiempo y forma dispuestos en esa manda.

Según documenta el mencionado portal, el 13 de mayo de 2016, la Municipalidad de Berazategui informó que se habían reforzado los controles, optimizado la calidad del servicio y que se había dispuesto la compra de 60 cloradores para cada uno de los pozos, encontrándose la licitación en curso.

Asimismo, el juez federal solicitó a la Municipalidad de Berazategui y al gobierno bonaerense que informaran las medidas adoptadas para cumplir lo ordenado. Oportunamente el Organismo de Control del Agua de Buenos Aires efectuó análisis en las aguas, cuyo resultado indicó que las mismas eran malas para el consumo humano por haberse detectado colonias de coliformes totales, por lo que intimaron al municipio, en reiteradas oportunidades, para que regularizaran la situación.

En virtud de todo ello, la fiscal Cavallo le imputó “a Juan Patricio Mussi, en su carácter de intendente del Municipio de Berazategui, el hecho de no haber cumplido con la efectiva provisión de agua segura, potable y apta para el consumo humano, en cantidad suficiente y en forma regular a toda la población asentada en el Partido de Berazategui ordenada el 22 de abril de 2016”, al tiempo que solicitó la realización de una serie de medidas de investigación y la indagatoria del funcionario.

 

Piden la indagatoria de Patricio Mussi por no provisionar agua potable

Es en el marco de una causa que responsabilizó al municipio por un brote de gastroenteritis que afectó a vecinos de Berazategui. La fiscal consideró que el intendente desobedeció una orden judicial.

La titular de la Fiscalía Federal de Quilmes, Silvia Ruth Cavallo, impulsó la acción penal y solicitó la indagatoria del intendente de Berazategui, Juan Patricio Mussi, por desobedecer la orden judicial que le exigía la efectiva provisión de agua segura, potable y apta para el consumo humano de los vecinos del municipio, tras constatarse que los pozos de agua del municipio estaban contaminados. La causa se inició en 2016 tras la denuncia de la muerte de dos niños, quienes junto a 900 vecinos más padecieron gastroenteritis por una bacteria que estaba en el agua.

El tema de la potabilidad del agua en el distrito gobernado por Patricio Mussi volvió a la agenda, luego que el pasado 8 de mayo se denunciara que el municipio de Berazategui no había cumplido con la medida cautelar dispuesta el 22 de abril de 2016 por el juez federal Luis Armella, que intimaba al intendente a proveer a los vecinos de agua potabilizada. En su dictamen expresaba que “se debía brindar de manera inmediata la provisión de agua segura, potable y apta para el consumo humano, en cantidad suficiente y en forma regular a toda la población asentada en el partido de Berazategui” publica el portal Fiscales

La decisión derivó de una denuncia presentada hace un año atrás, el 18 de abril de 2016, por el  médico Jorge Fernando Naddaf, sobre la existencia de un brote de gastroenterocolitis en el municipio, que afectó a más de 900 vecinos y que ocasionó la muerte de dos niños, de 4 años y 14 meses. En su presentación, el medico señaló que la bacteria generadora del brote se encontraba en el agua corriente. Se encontró como responsable de la situación al gobierno municipal, puesto debía ser proveedor a la población de agua segura, así como quien debía efectuar los controles sanitarios, mejoras, reparaciones y tareas de mantenimiento.

En dicha oportunidad, se ordenó al gobierno bonaerense que articulara las medidas apropiadas de control, exigencia y cumplimiento para que el gobierno de la Municipalidad de Berazategui asegurara la provisión de agua segura, potable y apta para el consumo humano, en el tiempo y forma dispuestos en esa manda.

Según documenta el mencionado portal, el 13 de mayo de 2016, la Municipalidad de Berazategui informó que se habían reforzado los controles, optimizado la calidad del servicio y que se había dispuesto la compra de 60 cloradores para cada uno de los pozos, encontrándose la licitación en curso.

Asimismo, el juez federal solicitó a la Municipalidad de Berazategui y al gobierno bonaerense que informaran las medidas adoptadas para cumplir lo ordenado. Oportunamente el Organismo de Control del Agua de Buenos Aires efectuó análisis en las aguas, cuyo resultado indicó que las mismas eran malas para el consumo humano por haberse detectado colonias de coliformes totales, por lo que intimaron al municipio, en reiteradas oportunidades, para que regularizaran la situación.

En virtud de todo ello, la fiscal Cavallo le imputó “a Juan Patricio Mussi, en su carácter de intendente del Municipio de Berazategui, el hecho de no haber cumplido con la efectiva provisión de agua segura, potable y apta para el consumo humano, en cantidad suficiente y en forma regular a toda la población asentada en el Partido de Berazategui ordenada el 22 de abril de 2016”, al tiempo que solicitó la realización de una serie de medidas de investigación y la indagatoria del funcionario.