X
Al igual que en 2011, la senadora competirá contra el ex presidente y el ex ministro de Defensa. Sostiene que “el electorado riojano busca una alternativa para ponerle un freno al ajuste”.
Por 17/07/2017 10:58 AM

Si hay una candidata que se impuso una misión verdaderamente difícil, esa es Teresita Luna. La ex vicegobernadora riojana decidió ir por su segundo mandato como senadora en una elección que la volverá a enfrentar a dos tanques políticos de la provincia. Por un lado, ni más ni menos que el ex presidente Carlos Menem. Por otro Julio Martínez, el radical al que Mauricio Macri le dio un lugar en el Gabinete.

La compulsa electoral en La Rioja será idéntica a la que se dio en 2011. En esa oportunidad Luna ganó las PASO, pero en las generales triunfó la fórmula Menem-Hilda “Beba” Aguirre de Soria. De todos modos, su cosecha fue buena: logró desplazar a Martínez y obtuvo la banca por la minoría, en ese entonces por el Frente para la Victoria. Ahora, no consiguió ir a una interna en el PJ y competirá por afuera.

En diálogo con Letra P, Luna reivindica su gestión como senadora y admite las necesidades de una provincia que “depende absolutamente de los recursos que envía la Nación”. Evita hablar sobre la situación judicial de Menem, pero sostiene que “simpatiza demasiado con las políticas de Macri” y que “no está en condiciones de representar los intereses de la provincia en el Senado”.

BIO. Mirtha María Teresita Luna es oriunda de la ciudad de Mendoza. Es profesora y tiene tres hijos. Entre 2007 y 2011 fue vicegobernadora de La Rioja durante la gestión de Luis Beder Herrera. También fue diputada provincial y subsecretaria de Desarrollo Humano y Familia. En el Senado preside hoy la Comisión de Turismo y es una de las representantes del Movimiento Evita junto a Juan Manuel Abal Medina.

- ¿Cómo se planta en una elección donde tiene enfrente a dos fuertes candidatos?

- En esta oportunidad el candidato oficial del Consejo provincial del PJ es nuevamente Carlos Menem, y el candidato de Macri es Martínez. Nosotros, como un espacio de origen peronista, decidimos ir por afuera del partido porque no conseguimos los consensos necesarios y no conseguimos que el PJ provincial asumiera una autocrítica por lo que nos pasó en 2015, cuando perdimos una banca. Reclamábamos dirimir los candidatos en una interna dentro del peronismo -yo soy afiliada desde al año ’83-, pero no hubo reglas del juego claras y decidimos salir con nuestra herramienta electoral, que es el partido Norte Grande, un partido provincial que está habilitado para estas elecciones. Además soy la única mujer que encabeza una lista de senadores nacionales de la provincia. Para mi es un gran desafío. El electorado riojano está buscando una alternativa que ponga un freno a las medidas de ajuste del Gobierno nacional, pero desde un peronismo democrático, renovado, que abre las puertas a la juventud, a las mujeres. Queremos fortalecer lo bueno que hicimos en nuestra gestión, pero también con una profunda autocrítica de las cosas que hicimos mal y de lo que nos faltó hacer.

- ¿Reivindica su pertenencia al Movimiento Evita?

- Sí, el año pasado decidimos junto a Juan Manuel Abal Medina formar parte orgánica del Movimiento Evita. En La Rioja, el compañero Carlos “Cacho” Luna es el referente del Movimiento Evita y yo siempre lo acompañé, pero no me había sumado orgánicamente. Ahora hubo diferentes miradas sobre el contexto nacional y la forma en que se iban a armar las listas. Nosotros somos muy respetuosos y además sentimos un profundo afecto por Jorge Taiana (compañero de fórmula de Cristina Kirchner).

"Menem simpatiza demasiado con las políticas de Macri"

- ¿Qué opinión le merece que Menem, condenado por la venta ilegal de armas a Croacia y Ecuador, sea candidato?

- Quiero ser respetuosa por el lugar que me toca ocupar, porque es mi adversario circunstancial y por respeto al pueblo riojano que lo votó para gobernar la provincia, para presidir la Nación, y por respeto también a la edad. Menem -lo ha dicho públicamente- simpatiza demasiado con las políticas de Macri, por lo que creo que no está en condiciones de representar los intereses de la provincia en el Senado. En lo demás hay que dejar que la Justicia actúe. Hace unos días la Justicia resolvió una impugnación que se había presentado sobre su candidatura, y dijo que no era procedente porque se trataba de un ciudadano de La Matanza.

- En Diputados se dio un debate sobre el desafuero de De Vido y ahora se analiza su expulsión. ¿Por qué nunca se dio en el Senado esta discusión en torno a Menem?

- No hubo una decisión y tampoco se presentó esa posibilidad. No hubo un pedido concreto que nos tuviera a los senadores definiendo sobre el desafuero de Menem. Hay que ser respetuosos de los tiempos de la Justicia.

- ¿Cuál es el eje de su campaña?

- Yo soy una legisladora que puedo rendir cuentas de los cinco años y medio que llevo en el Senado, porque he trabajado intentado cumplir con el mandato que los riojanos me dieron con su voto en 2011. Mi banca nunca se mantuvo indiferente a los temas importantes para la provincia. Siempre nos han tenido acompañando al gobierno provincial de turno a la hora de votar el Presupuesto -no pueden decir lo mismo algunos referentes que siendo diputados nacionales no lo acompañaron-. En el caso de nuestra provincia no tenemos recursos alternativos, dependemos absolutamente de los recursos que envía la Nación y del presupuesto coparticipable. Yo siempre acompañé esas gestiones. Hoy estamos viviendo una situación muy dura producto de algunas medidas macroeconómicas del gobierno de Macri, por ejemplo la apertura indiscriminada de importaciones, que afecta directamente a la industria textil y del calzado, que es lo único que en los últimos años se desarrolla en La Rioja. Es obvio que nosotros no vamos a cambiar el rumbo de las políticas económicas porque el pueblo votó a Macri para que presida el país, pero desde el Senado necesitamos fortalecernos como oposición. Ofrecemos al electorado riojano ser una oposición razonable y responsable, que se anime a debatir, que no se oponga por oponerse y que defienda los intereses de la provincia.

 

 

Teresita Luna, la riojana que vuelve a “remar” contra Menem y Martínez

Al igual que en 2011, la senadora competirá contra el ex presidente y el ex ministro de Defensa. Sostiene que “el electorado riojano busca una alternativa para ponerle un freno al ajuste”.

Si hay una candidata que se impuso una misión verdaderamente difícil, esa es Teresita Luna. La ex vicegobernadora riojana decidió ir por su segundo mandato como senadora en una elección que la volverá a enfrentar a dos tanques políticos de la provincia. Por un lado, ni más ni menos que el ex presidente Carlos Menem. Por otro Julio Martínez, el radical al que Mauricio Macri le dio un lugar en el Gabinete.

La compulsa electoral en La Rioja será idéntica a la que se dio en 2011. En esa oportunidad Luna ganó las PASO, pero en las generales triunfó la fórmula Menem-Hilda “Beba” Aguirre de Soria. De todos modos, su cosecha fue buena: logró desplazar a Martínez y obtuvo la banca por la minoría, en ese entonces por el Frente para la Victoria. Ahora, no consiguió ir a una interna en el PJ y competirá por afuera.

En diálogo con Letra P, Luna reivindica su gestión como senadora y admite las necesidades de una provincia que “depende absolutamente de los recursos que envía la Nación”. Evita hablar sobre la situación judicial de Menem, pero sostiene que “simpatiza demasiado con las políticas de Macri” y que “no está en condiciones de representar los intereses de la provincia en el Senado”.

BIO. Mirtha María Teresita Luna es oriunda de la ciudad de Mendoza. Es profesora y tiene tres hijos. Entre 2007 y 2011 fue vicegobernadora de La Rioja durante la gestión de Luis Beder Herrera. También fue diputada provincial y subsecretaria de Desarrollo Humano y Familia. En el Senado preside hoy la Comisión de Turismo y es una de las representantes del Movimiento Evita junto a Juan Manuel Abal Medina.

- ¿Cómo se planta en una elección donde tiene enfrente a dos fuertes candidatos?

- En esta oportunidad el candidato oficial del Consejo provincial del PJ es nuevamente Carlos Menem, y el candidato de Macri es Martínez. Nosotros, como un espacio de origen peronista, decidimos ir por afuera del partido porque no conseguimos los consensos necesarios y no conseguimos que el PJ provincial asumiera una autocrítica por lo que nos pasó en 2015, cuando perdimos una banca. Reclamábamos dirimir los candidatos en una interna dentro del peronismo -yo soy afiliada desde al año ’83-, pero no hubo reglas del juego claras y decidimos salir con nuestra herramienta electoral, que es el partido Norte Grande, un partido provincial que está habilitado para estas elecciones. Además soy la única mujer que encabeza una lista de senadores nacionales de la provincia. Para mi es un gran desafío. El electorado riojano está buscando una alternativa que ponga un freno a las medidas de ajuste del Gobierno nacional, pero desde un peronismo democrático, renovado, que abre las puertas a la juventud, a las mujeres. Queremos fortalecer lo bueno que hicimos en nuestra gestión, pero también con una profunda autocrítica de las cosas que hicimos mal y de lo que nos faltó hacer.

- ¿Reivindica su pertenencia al Movimiento Evita?

- Sí, el año pasado decidimos junto a Juan Manuel Abal Medina formar parte orgánica del Movimiento Evita. En La Rioja, el compañero Carlos “Cacho” Luna es el referente del Movimiento Evita y yo siempre lo acompañé, pero no me había sumado orgánicamente. Ahora hubo diferentes miradas sobre el contexto nacional y la forma en que se iban a armar las listas. Nosotros somos muy respetuosos y además sentimos un profundo afecto por Jorge Taiana (compañero de fórmula de Cristina Kirchner).

"Menem simpatiza demasiado con las políticas de Macri"

- ¿Qué opinión le merece que Menem, condenado por la venta ilegal de armas a Croacia y Ecuador, sea candidato?

- Quiero ser respetuosa por el lugar que me toca ocupar, porque es mi adversario circunstancial y por respeto al pueblo riojano que lo votó para gobernar la provincia, para presidir la Nación, y por respeto también a la edad. Menem -lo ha dicho públicamente- simpatiza demasiado con las políticas de Macri, por lo que creo que no está en condiciones de representar los intereses de la provincia en el Senado. En lo demás hay que dejar que la Justicia actúe. Hace unos días la Justicia resolvió una impugnación que se había presentado sobre su candidatura, y dijo que no era procedente porque se trataba de un ciudadano de La Matanza.

- En Diputados se dio un debate sobre el desafuero de De Vido y ahora se analiza su expulsión. ¿Por qué nunca se dio en el Senado esta discusión en torno a Menem?

- No hubo una decisión y tampoco se presentó esa posibilidad. No hubo un pedido concreto que nos tuviera a los senadores definiendo sobre el desafuero de Menem. Hay que ser respetuosos de los tiempos de la Justicia.

- ¿Cuál es el eje de su campaña?

- Yo soy una legisladora que puedo rendir cuentas de los cinco años y medio que llevo en el Senado, porque he trabajado intentado cumplir con el mandato que los riojanos me dieron con su voto en 2011. Mi banca nunca se mantuvo indiferente a los temas importantes para la provincia. Siempre nos han tenido acompañando al gobierno provincial de turno a la hora de votar el Presupuesto -no pueden decir lo mismo algunos referentes que siendo diputados nacionales no lo acompañaron-. En el caso de nuestra provincia no tenemos recursos alternativos, dependemos absolutamente de los recursos que envía la Nación y del presupuesto coparticipable. Yo siempre acompañé esas gestiones. Hoy estamos viviendo una situación muy dura producto de algunas medidas macroeconómicas del gobierno de Macri, por ejemplo la apertura indiscriminada de importaciones, que afecta directamente a la industria textil y del calzado, que es lo único que en los últimos años se desarrolla en La Rioja. Es obvio que nosotros no vamos a cambiar el rumbo de las políticas económicas porque el pueblo votó a Macri para que presida el país, pero desde el Senado necesitamos fortalecernos como oposición. Ofrecemos al electorado riojano ser una oposición razonable y responsable, que se anime a debatir, que no se oponga por oponerse y que defienda los intereses de la provincia.