X
El jefe de Gabinete reconoció que el humor social a causa de la economía se le vuelve en contra al gobierno de Macri. Y se mostró preocupado por el efecto de la “descristinización” de CFK.
Redacción 16/07/2017 03:25 PM

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, no pudo esconder sus preocupaciones. Por un lado, admitió que la situación económica está golpeando fuerte en el humor social, lo que complica las chances electorales de Cambiemos. Por otro, apuntó al cambio de discurso de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y al proceso de “descristinización” de la campaña de Unidad Ciudadana: “Están arriando las banderas de La Cámpora para engañar a la gente”.

Peña cenó este sábado por la noche en la mesa televisada de Mirtha Legrand. Desde allí reconoció que “el principal rival que tenemos no es Cristina, sino el pesimismo y el escepticismo”. Para explicar esta idea, el funcionario de máxima confianza del presidente Mauricio Macri sostuvo que, ante la falta de reactivación económica con impacto directo en el bolsillo de los trabajadores, “el cambio se sustenta en la esperanza de la gente”.

“Hay signos positivos, la inflación está bajando y la economía comienza a recuperarse”, señaló, “hoy estamos en el mismo nivel de empleo que cuando asumimos, se recuperó todo lo que se perdió el año pasado”.

Peña denunció una estrategia del kirchnerismo de desprenderse de su historia. “Nosotros no resignamos nuestras convicciones como ahora hace La Cámpora –dijo-. Salimos a los timbreos a tener contacto con la gente y ellos nos piden que 'no nos abandonen' después de muchos años de postergaciones”.

Para el jefe de ministros, hay un intento estético y discursivo de la ex mandataria y sus candidatos de desprenderse del sello del Frente para la Victoria (FPV), algo que es real: la estrategia de Cristina es discutir el presente económico y político del país, mientras la de Cambiemos es poner el foco en el pasado para que las legislativas no se transformen un plebiscito de la gestión macrista.

Desde la siempre caliente pantalla que genera “La Chiqui”, Peña cuestionó fuertemente al líder del Frente Renovador, Sergio Massa, quien horas antes había pedido al presidente Macri que “cambie porque la gente la pasa mal”. “Lamento que Massa vuelva al camino de la demagogia y haya perdido la oportunidad de hacer política desde otro lugar”, retrucó. “No nos olvidemos que fue funcionario del kirchnerismo y avaló muchas de sus políticas”, cerró.

Peña admite problemas en Cambiemos: “El rival no es Cristina, sino el pesimismo”

El jefe de Gabinete reconoció que el humor social a causa de la economía se le vuelve en contra al gobierno de Macri. Y se mostró preocupado por el efecto de la “descristinización” de CFK.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, no pudo esconder sus preocupaciones. Por un lado, admitió que la situación económica está golpeando fuerte en el humor social, lo que complica las chances electorales de Cambiemos. Por otro, apuntó al cambio de discurso de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y al proceso de “descristinización” de la campaña de Unidad Ciudadana: “Están arriando las banderas de La Cámpora para engañar a la gente”.

Peña cenó este sábado por la noche en la mesa televisada de Mirtha Legrand. Desde allí reconoció que “el principal rival que tenemos no es Cristina, sino el pesimismo y el escepticismo”. Para explicar esta idea, el funcionario de máxima confianza del presidente Mauricio Macri sostuvo que, ante la falta de reactivación económica con impacto directo en el bolsillo de los trabajadores, “el cambio se sustenta en la esperanza de la gente”.

“Hay signos positivos, la inflación está bajando y la economía comienza a recuperarse”, señaló, “hoy estamos en el mismo nivel de empleo que cuando asumimos, se recuperó todo lo que se perdió el año pasado”.

Peña denunció una estrategia del kirchnerismo de desprenderse de su historia. “Nosotros no resignamos nuestras convicciones como ahora hace La Cámpora –dijo-. Salimos a los timbreos a tener contacto con la gente y ellos nos piden que 'no nos abandonen' después de muchos años de postergaciones”.

Para el jefe de ministros, hay un intento estético y discursivo de la ex mandataria y sus candidatos de desprenderse del sello del Frente para la Victoria (FPV), algo que es real: la estrategia de Cristina es discutir el presente económico y político del país, mientras la de Cambiemos es poner el foco en el pasado para que las legislativas no se transformen un plebiscito de la gestión macrista.

Desde la siempre caliente pantalla que genera “La Chiqui”, Peña cuestionó fuertemente al líder del Frente Renovador, Sergio Massa, quien horas antes había pedido al presidente Macri que “cambie porque la gente la pasa mal”. “Lamento que Massa vuelva al camino de la demagogia y haya perdido la oportunidad de hacer política desde otro lugar”, retrucó. “No nos olvidemos que fue funcionario del kirchnerismo y avaló muchas de sus políticas”, cerró.