X
El ex jefe de Gabinete y la agrupación de Máximo K dejaron heridos de peso en el armado de la lista que pretendió ser única y triunfó la rebelión: habilitan tres más. Una, de un soldado sciolista.
Redacción 15/07/2017 11:31 AM

El esquema electoral ideado por Cristina Kirchner para Quilms, unos de los principales distritos de la Tercera sección electoral de la provincia de Buenos Aires, estalló por el aire con la decisión judicial de habilitar tres listas que fueron observadas por defectos en los avales presentados y dejó un escenario abierto en las primarias de Unidad Ciudadana, además del enojo de la ex presidenta con importantes referentes que sabotearon -por acción o por omisión, por imprudencia, por impericia o por internismo- la orden de evitar confrontaciones internas en las primarias de UC. 

La lista encabezada por Matías Festucca, ahijado de Aníbal Fernández, que hasta el viernes al mediodía era la única habilitada para competir en Quilmes, surgió del acuerdo entre el ex candidato a gobernador bonaerense y La Cámpora y marginó a buena parte de los sectores quilmeños alineados con CFK.

SI bien Aníbal fue una de la piezas claves del esquema de poder de los gobiernos kirchneristas, en su distrito nunca pudo consolidar un armado propio sólido, sobre todo a partir del ascenso de Francisco “Barba” Gutiérrez, que estuvo al frente del municipio ocho años y cayó frente al cocinero Pro Martiniano Molina.

Como cara visible de la histórica derrota del peronismo en 2015, la decisión de imponer una única lista definida por él insinuaba la intención de confinarlo a ese distrito para evitar el costo de "pagarle" con una candidatura a nivel provincial.

 

La muñeca de la camporista Mayra Mendoza no funcionó: no pudo evitar la atomizacion de UC en Quilmes.

 

Esa decisión dejó un tendal de heridos  que, lejos de acatar las directivas que intentó bajar Mayra Mendoza, provocó una rebelión que disparó la presentación de múltiples listas, que este viernes fueron finalmente habilitadas por la justicia electoral. Quienes encabezan esas listas son el ex rector de la Universidad Nacional de Quilmes Mario Lozano, el ex senador provincial y hombre de confianza de Daniel Scioli Alberto De Fazio y Julio Nieto, de estrecha relación con Ricardo Echegaray.

Tanto Lozano como De Fazio calculaban integrar la lista original, pero la negociación se estancó cuando el anibalismo ofreció puestos sin expectativas de ingreso al Concejo Deliberante y colocó como cabeza de lista a Festucca, a quien por lo bajo llaman "el candidato hashtag" por su compulsión por usar ese símbolo en sus publicaciones en las redes sociales. De Fazio por su larga trayectoria en el PJ y Lozano por el perfil alto que tuvo en el distrito en 2016 -fue el artífice de la entrega del Honoris Causa que la Universidad Nacional de Quilmes le entregó a Cristina Fernández el año pasado en un acto que juntó a todas las fuerzas kirchneristas-, decidieron por las suyas presentar nóminas propias.

“Si bien respetamos a quienes las integran, estamos convencidos de que la lista de Aníbal no expresa a la militancia más activa del espacio en Quilmes ni el espíritu de lo que planteó Cristina en Arsenal”, señalaron a Letra P cerca de Lozano y celebraron la aprobación de la lista que también incluye a los cooperativistas de la CNCT y al concejal David Gutiérrez, sobrino del Barba y hoy, aparentemente, distanciado de las decisiones del dirigente de la UOM, referente de Cumplir en el distrito y candidato a diputado provincial por el espacio del ex ministro Florencio Randazzo.

La lista del ex senador provincial, en cambio, está conformada íntegramente por el espacio más cercano el ex gobernador Scioli, que, pese a la derrota en 2015, fue beneficiado por Cristina con cuatro años asegurados en el Congreso -es quinto precandidato a diputado nacional- y mantiene una tirante relación con Aníbal, con quien casi no compartió actividades en la campaña de 2015, cuando eran las dos principales figuras electorales del Frente para la Victoria como postulantes a la Casa Rosada y a la Gobernación . “Alberto tiene un alto nivel de conocimiento en el distrito y fuerte llegada a medios nacionales”, expresan quienes acompañan al sciolista, que, más allá de su innegable perfil de presencia en los medios y experiencia, no tiene en contraparte un armado territorial de peso.

 

Scioli y CFK, hace poco en el Instituto Patria. En Quilmes, el ex gobernador detonó la Unidad Ciudadana.

 

Julio Nieto, quien fuera funcionario de la AFIP y hombre muy cercano a Ricardo Echegaray, participó anteriormente en internas distritales y partidarias, asegura tener “todo listo” para ser intendente y cuenta con un buen nivel de conocimiento. En los meses previos al cierre de listas, Nieto había coqueteado públicamente con la posibilidad de confluir al espacio de Sergio Massa y de Randazzo, cuestión que no concretó.

Nieto conformó su lista con Ricardo “Oli” Argüello, el ex concejal y funcionario de Gutiérrez cuya mujer fue funcionaria del gobierno de Martiniano Molina hasta hace dos meses. Argüello, que maneja cooperativas en el distrito, venía siendo el principal sostén de los actos de Aníbal Fernández previos a la confección de las listas, pero asegura que el ex jefe de Gabinete lo dejó afuera y lo traicionó a último momento.

Si bien en el anibalismo no esperaban tener que ir a internas, desde la junta electoral del frente se tomaron recaudos por si algo fallaba. Los apoderados de UC hicieron una presentación ante la justicia para que las listas observadas en todos los distritos estén obligadas a ir con boletas cortas porque no presentaron a tiempo su adhesión a las candidaturas provinciales. Si prospera ese pedido, algo improbable dado que hay varios fallos judiciales adversos sobre este tipo de maniobras, quienes quedarían más afectados serían De Fazio y Nieto, cuyos partidos no forman parte del frente Unidad Ciudadana. Lozano en cambio, tendría el camino allanado para poder aprovechar el efecto arrastre de los votos de Cristina, ya que se presentó con el partido Polo Social, que integra la alianza UC.

Aníbal, La Cámpora y Scioli hacen enojar a CFK: Unidad Ciudadana x 4 en Quilmes

El ex jefe de Gabinete y la agrupación de Máximo K dejaron heridos de peso en el armado de la lista que pretendió ser única y triunfó la rebelión: habilitan tres más. Una, de un soldado sciolista.

El esquema electoral ideado por Cristina Kirchner para Quilms, unos de los principales distritos de la Tercera sección electoral de la provincia de Buenos Aires, estalló por el aire con la decisión judicial de habilitar tres listas que fueron observadas por defectos en los avales presentados y dejó un escenario abierto en las primarias de Unidad Ciudadana, además del enojo de la ex presidenta con importantes referentes que sabotearon -por acción o por omisión, por imprudencia, por impericia o por internismo- la orden de evitar confrontaciones internas en las primarias de UC. 

La lista encabezada por Matías Festucca, ahijado de Aníbal Fernández, que hasta el viernes al mediodía era la única habilitada para competir en Quilmes, surgió del acuerdo entre el ex candidato a gobernador bonaerense y La Cámpora y marginó a buena parte de los sectores quilmeños alineados con CFK.

SI bien Aníbal fue una de la piezas claves del esquema de poder de los gobiernos kirchneristas, en su distrito nunca pudo consolidar un armado propio sólido, sobre todo a partir del ascenso de Francisco “Barba” Gutiérrez, que estuvo al frente del municipio ocho años y cayó frente al cocinero Pro Martiniano Molina.

Como cara visible de la histórica derrota del peronismo en 2015, la decisión de imponer una única lista definida por él insinuaba la intención de confinarlo a ese distrito para evitar el costo de "pagarle" con una candidatura a nivel provincial.

 

La muñeca de la camporista Mayra Mendoza no funcionó: no pudo evitar la atomizacion de UC en Quilmes.

 

Esa decisión dejó un tendal de heridos  que, lejos de acatar las directivas que intentó bajar Mayra Mendoza, provocó una rebelión que disparó la presentación de múltiples listas, que este viernes fueron finalmente habilitadas por la justicia electoral. Quienes encabezan esas listas son el ex rector de la Universidad Nacional de Quilmes Mario Lozano, el ex senador provincial y hombre de confianza de Daniel Scioli Alberto De Fazio y Julio Nieto, de estrecha relación con Ricardo Echegaray.

Tanto Lozano como De Fazio calculaban integrar la lista original, pero la negociación se estancó cuando el anibalismo ofreció puestos sin expectativas de ingreso al Concejo Deliberante y colocó como cabeza de lista a Festucca, a quien por lo bajo llaman "el candidato hashtag" por su compulsión por usar ese símbolo en sus publicaciones en las redes sociales. De Fazio por su larga trayectoria en el PJ y Lozano por el perfil alto que tuvo en el distrito en 2016 -fue el artífice de la entrega del Honoris Causa que la Universidad Nacional de Quilmes le entregó a Cristina Fernández el año pasado en un acto que juntó a todas las fuerzas kirchneristas-, decidieron por las suyas presentar nóminas propias.

“Si bien respetamos a quienes las integran, estamos convencidos de que la lista de Aníbal no expresa a la militancia más activa del espacio en Quilmes ni el espíritu de lo que planteó Cristina en Arsenal”, señalaron a Letra P cerca de Lozano y celebraron la aprobación de la lista que también incluye a los cooperativistas de la CNCT y al concejal David Gutiérrez, sobrino del Barba y hoy, aparentemente, distanciado de las decisiones del dirigente de la UOM, referente de Cumplir en el distrito y candidato a diputado provincial por el espacio del ex ministro Florencio Randazzo.

La lista del ex senador provincial, en cambio, está conformada íntegramente por el espacio más cercano el ex gobernador Scioli, que, pese a la derrota en 2015, fue beneficiado por Cristina con cuatro años asegurados en el Congreso -es quinto precandidato a diputado nacional- y mantiene una tirante relación con Aníbal, con quien casi no compartió actividades en la campaña de 2015, cuando eran las dos principales figuras electorales del Frente para la Victoria como postulantes a la Casa Rosada y a la Gobernación . “Alberto tiene un alto nivel de conocimiento en el distrito y fuerte llegada a medios nacionales”, expresan quienes acompañan al sciolista, que, más allá de su innegable perfil de presencia en los medios y experiencia, no tiene en contraparte un armado territorial de peso.

 

Scioli y CFK, hace poco en el Instituto Patria. En Quilmes, el ex gobernador detonó la Unidad Ciudadana.

 

Julio Nieto, quien fuera funcionario de la AFIP y hombre muy cercano a Ricardo Echegaray, participó anteriormente en internas distritales y partidarias, asegura tener “todo listo” para ser intendente y cuenta con un buen nivel de conocimiento. En los meses previos al cierre de listas, Nieto había coqueteado públicamente con la posibilidad de confluir al espacio de Sergio Massa y de Randazzo, cuestión que no concretó.

Nieto conformó su lista con Ricardo “Oli” Argüello, el ex concejal y funcionario de Gutiérrez cuya mujer fue funcionaria del gobierno de Martiniano Molina hasta hace dos meses. Argüello, que maneja cooperativas en el distrito, venía siendo el principal sostén de los actos de Aníbal Fernández previos a la confección de las listas, pero asegura que el ex jefe de Gabinete lo dejó afuera y lo traicionó a último momento.

Si bien en el anibalismo no esperaban tener que ir a internas, desde la junta electoral del frente se tomaron recaudos por si algo fallaba. Los apoderados de UC hicieron una presentación ante la justicia para que las listas observadas en todos los distritos estén obligadas a ir con boletas cortas porque no presentaron a tiempo su adhesión a las candidaturas provinciales. Si prospera ese pedido, algo improbable dado que hay varios fallos judiciales adversos sobre este tipo de maniobras, quienes quedarían más afectados serían De Fazio y Nieto, cuyos partidos no forman parte del frente Unidad Ciudadana. Lozano en cambio, tendría el camino allanado para poder aprovechar el efecto arrastre de los votos de Cristina, ya que se presentó con el partido Polo Social, que integra la alianza UC.