X
En defensa de la multinacional, la gobernadora afirmó: “Es una industria que se traslada a Mar del Plata” donde creará "nuevos puestos". Y dijo que se indemnizó a trabajadores con “hasta $5 millones”.
Redacción 14/07/2017 08:29 AM

Luego de registrarse este jueves en Pepsico-Vicente López un fuerte accionar represivo de la Policía bonaerense, la fuerza que dirige la gobernadora María Eugenia Vidal, la mandataria justificó el cierre de la planta al remarcar que “es una industria que se va a Mar del Plata” donde “va a crear nuevos puestos de trabajo”. En defensa de la multinacional, la mandataria minimizó el reclamo de los trabajadores despedidos y reprimidos, al remarcar que la empresa logró acordar con 450 operarios que “estuvieron de acuerdo con aceptar una indemnización que va desde los 600 mil pesos hasta los 5 millones”.

Sin embargo, representantes de los trabajadores despedidos marcaron a la agencia DIB que sólo recibieron una oferta para 100 empleos cuando 600 personas quedaron en la calle.

Por otro lado, Vidal consideró que la toma de la fábrica de Pepsico fue “activada políticamente” y acusó a referentes de partidos políticos de izquierda de haberla alentado.

“Yo entiendo que lo que sucedió de la toma de la empresa fue activado políticamente por sectores que se dieron a conocer en el día de hoy durante el proceso de desalojo con nombre y apellido”, señaló la gobernadora en una entrevista a Canal 9, para apuntar así contra “referentes de sectores de partidos políticos de izquierda”, entre los que mencionó a Luis Zamora, Myriam Bregman y Vilma Ripoll: “Alentaban y alentaron la toma de la fábrica”, resaltó.

Acerca del accionar represivo de la fuerza que dirige, Vidal se desligó al enfatizar que “hubo una orden judicial” y “mucho tiempo de trabajo antes” con el Gobierno nacional y con su gestión.

La gobernadora aseguró que, convocados por el Ministerio de Trabajo nacional, la empresa logró acordar con 450 trabajadores que “estuvieron de acuerdo con aceptar una indemnización que va desde los 600 mil pesos hasta los 5 millones”. Y que a un grupo de 70 empleados que no aceptaron la propuesta le hicieron una oferta superadora.

“Hubo un trabajo para que no sucediera que los trabajadores se quedaran sin nada”, puntualizó para remarcar que los heridos en el operativo fueron 15 y “todos policías”.

Tras ejecutar la represión, Vidal justificó el cierre de la planta Pepsico

En defensa de la multinacional, la gobernadora afirmó: “Es una industria que se traslada a Mar del Plata” donde creará "nuevos puestos". Y dijo que se indemnizó a trabajadores con “hasta $5 millones”.

Luego de registrarse este jueves en Pepsico-Vicente López un fuerte accionar represivo de la Policía bonaerense, la fuerza que dirige la gobernadora María Eugenia Vidal, la mandataria justificó el cierre de la planta al remarcar que “es una industria que se va a Mar del Plata” donde “va a crear nuevos puestos de trabajo”. En defensa de la multinacional, la mandataria minimizó el reclamo de los trabajadores despedidos y reprimidos, al remarcar que la empresa logró acordar con 450 operarios que “estuvieron de acuerdo con aceptar una indemnización que va desde los 600 mil pesos hasta los 5 millones”.

Sin embargo, representantes de los trabajadores despedidos marcaron a la agencia DIB que sólo recibieron una oferta para 100 empleos cuando 600 personas quedaron en la calle.

Por otro lado, Vidal consideró que la toma de la fábrica de Pepsico fue “activada políticamente” y acusó a referentes de partidos políticos de izquierda de haberla alentado.

“Yo entiendo que lo que sucedió de la toma de la empresa fue activado políticamente por sectores que se dieron a conocer en el día de hoy durante el proceso de desalojo con nombre y apellido”, señaló la gobernadora en una entrevista a Canal 9, para apuntar así contra “referentes de sectores de partidos políticos de izquierda”, entre los que mencionó a Luis Zamora, Myriam Bregman y Vilma Ripoll: “Alentaban y alentaron la toma de la fábrica”, resaltó.

Acerca del accionar represivo de la fuerza que dirige, Vidal se desligó al enfatizar que “hubo una orden judicial” y “mucho tiempo de trabajo antes” con el Gobierno nacional y con su gestión.

La gobernadora aseguró que, convocados por el Ministerio de Trabajo nacional, la empresa logró acordar con 450 trabajadores que “estuvieron de acuerdo con aceptar una indemnización que va desde los 600 mil pesos hasta los 5 millones”. Y que a un grupo de 70 empleados que no aceptaron la propuesta le hicieron una oferta superadora.

“Hubo un trabajo para que no sucediera que los trabajadores se quedaran sin nada”, puntualizó para remarcar que los heridos en el operativo fueron 15 y “todos policías”.