X
Esto terminó de romper la otrora eficiente maquinaria electoral del radicalismo, que se comienza a partir, con Peteco Vischi a la cabeza.
Redacción 14/07/2017 07:17 PM

La confirmación de Gustavo Valdés como candidato a gobernador de ECO+Cambiemos terminó de romper la otrora eficiente maquinaria electoral del radicalismo, que por estas horas comienza a partirse para conformar un tercer frente electoral con el desahuciado Eduardo “Peteco” Vischi a la cabeza.

El gobernador Ricardo Colombi detonó la bomba en el club San Martín al anunciar que “el candidato tiene nombre y apellido, se llama Gustavo Valdés”. La noticia se veía venir, pero el “petequismo” abrigó esperanzas hasta último momento en razón de la fuerte resistencia interna que despertaba el ungido heredero.

De inmediato en las redes sociales surgieron las voces disonantes. “Esperemos que Colombi no cometa suicidio político eligiendo a Valdés”, se anticipó una histórica militante radical en un post de Facebook publicado por referentes del vicegobernador Gustavo Canteros.

El actual número dos de Colombi es otro de los que emigrarán en busca de nuevos horizontes, descontento con el armado de ECO, aunque no se sabe si tomará un camino propio o se apeará al convoy de disidentes que viene liderando Vischi, con fuerte presencia territorial en el interior.

El todavía ministro coordinador esperó con paciencia franciscana la definición de Ricardo, pero mientras tanto regimentó a su tropa en caso de que ocurriera lo que finalmente pasó este mediodía. Ergo, tiene todo listo para hacer rancho aparte, con el respaldo de al menos ocho intendentes de la UCR.

Vischi preparó a escondidas su vehículo electoral y se mantuvo en guardia en todas estas semanas, a la espera de que el máximo líder de los últimos lustros recapacitara. Pero no sucedió.

Colombi prefirió a Valdés porque lo considera manejable y dejó a “Peteco” librado a su suerte, liberado para salir al ruedo por su cuenta y cumplir el aquel sabio apotegma de que no hay peor astilla que la del propio palo.

Colombi eligió a Valdés y desahució a Vischi: asoma el tercer frente

Esto terminó de romper la otrora eficiente maquinaria electoral del radicalismo, que se comienza a partir, con Peteco Vischi a la cabeza.

La confirmación de Gustavo Valdés como candidato a gobernador de ECO+Cambiemos terminó de romper la otrora eficiente maquinaria electoral del radicalismo, que por estas horas comienza a partirse para conformar un tercer frente electoral con el desahuciado Eduardo “Peteco” Vischi a la cabeza.

El gobernador Ricardo Colombi detonó la bomba en el club San Martín al anunciar que “el candidato tiene nombre y apellido, se llama Gustavo Valdés”. La noticia se veía venir, pero el “petequismo” abrigó esperanzas hasta último momento en razón de la fuerte resistencia interna que despertaba el ungido heredero.

De inmediato en las redes sociales surgieron las voces disonantes. “Esperemos que Colombi no cometa suicidio político eligiendo a Valdés”, se anticipó una histórica militante radical en un post de Facebook publicado por referentes del vicegobernador Gustavo Canteros.

El actual número dos de Colombi es otro de los que emigrarán en busca de nuevos horizontes, descontento con el armado de ECO, aunque no se sabe si tomará un camino propio o se apeará al convoy de disidentes que viene liderando Vischi, con fuerte presencia territorial en el interior.

El todavía ministro coordinador esperó con paciencia franciscana la definición de Ricardo, pero mientras tanto regimentó a su tropa en caso de que ocurriera lo que finalmente pasó este mediodía. Ergo, tiene todo listo para hacer rancho aparte, con el respaldo de al menos ocho intendentes de la UCR.

Vischi preparó a escondidas su vehículo electoral y se mantuvo en guardia en todas estas semanas, a la espera de que el máximo líder de los últimos lustros recapacitara. Pero no sucedió.

Colombi prefirió a Valdés porque lo considera manejable y dejó a “Peteco” librado a su suerte, liberado para salir al ruedo por su cuenta y cumplir el aquel sabio apotegma de que no hay peor astilla que la del propio palo.