X
El respaldo del Presidente lo fortalece en la interna del ministerio. Era lo que el funcionario esperaba. Dentro de dos años, intentará romper la hegemonía de Insfrán en Formosa.
Gabino Rebagliati 16/06/2017 05:58 PM

Finalmente este jueves por la tarde, luego de una semana con rumores de renuncia y achique ministerial, el presidente Mauricio Macri recibió al ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile. Allí lo ratificó como titular de la cartera y comprometió su apoyo para su candidatura a gobernador de Formosa en 2019.

“Me fue muy bien”, fue lo que le comunicó Buryaile a su pequeño grupo de confianza una vez terminada la reunión. Según pudo reconstruir Letra P, el apoyo de Macri implica que el actual ministro gane poder dentro de la cartera y en algunos roces que mantiene por cuestiones de gestión con el ministerio de Producción, Francisco Cabrera. Esta semana, había corrido el rumor de una eventual salida de Buryaile y una reducción de rango de Agroindustria a secretaría, como era antes de 2010.

Además, el respaldo del Presidente, que llega luego de haberlo levantado en peso ante el resto de los funcionarios de la cartera por la falta de respuesta ante la crisis del sector frutihorícola en el Alto Valle, fue interpretado por el entorno del formoseño como un espaldarazo en la interna que todavía mantiene con algunos funcionarios que vienen de la Fundación Pensar.

El secretario de Desarrollo Territorial, Santiago Hardie, y el jefe de Gabinete, Guillermo Bernaudo, dos que vienen de Pensar, tienen hoy buena relación con el ministro, pero el secretario de Agricultura, Ricardo Negri, no corre la misma suerte. Es más, en la actualidad, Negri y Buryaile no se hablan y es Bernaudo quien lleva los mensajes del ministro al secretario. Antes de la designación del formoseño en diciembre de 2015, Negri se había preparado para ocupar la silla de ministro.

Otros que tienen complicada su continuidad con el respaldo de Macri a Buryaile son el subsecretario de Ganadería, Rodrigo Troncoso, y el subsecretario de Pesca y cuñado de Negri, Tomás Gerpe.

Hace unas semanas, Letra P adelantó que la intención de Buryaile era seguir como ministro, pero que necesitaba el respaldo de Macri para hacer pie firme en Agroindustria e instalarse para competir en 2019 con el peronismo, que gobierna Formosa ininterrumpidamente desde 2019.

PAX FORMOSEÑA. La ratificación de Buryaile en Agroindustria y el virtual apoyo de Macri para enfrentar a Gildo Insfrán en 2019 cayó bien en el sector del radicalismo formoseño que lidera el senador Naidenoff. “Para nosotros siempre lo mejor fue que se mantuvieran los dos espacios de poder para el radicalismo, Luis en el Senado y Ricardo en Agroindustria”, dijo a Letra P el diputado nacional por la UCR Martín Hernández, cercano a Naidenoff.

Justamente, este viernes por la tarde se reunían en Formosa Buryaile y Naidenoff para empezar a ordenar las listas, tanto a nivel nacional como provincial. Con la continuidad del ministro, Naidenoff tiene allanado el camino para reelegir como senador, algo que venía reclamando junto a un sector del radicalismo.

Macri ratificó en Agroindustria a Buryaile, que mira la gobernación en 2019

El respaldo del Presidente lo fortalece en la interna del ministerio. Era lo que el funcionario esperaba. Dentro de dos años, intentará romper la hegemonía de Insfrán en Formosa.

Finalmente este jueves por la tarde, luego de una semana con rumores de renuncia y achique ministerial, el presidente Mauricio Macri recibió al ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile. Allí lo ratificó como titular de la cartera y comprometió su apoyo para su candidatura a gobernador de Formosa en 2019.

“Me fue muy bien”, fue lo que le comunicó Buryaile a su pequeño grupo de confianza una vez terminada la reunión. Según pudo reconstruir Letra P, el apoyo de Macri implica que el actual ministro gane poder dentro de la cartera y en algunos roces que mantiene por cuestiones de gestión con el ministerio de Producción, Francisco Cabrera. Esta semana, había corrido el rumor de una eventual salida de Buryaile y una reducción de rango de Agroindustria a secretaría, como era antes de 2010.

Además, el respaldo del Presidente, que llega luego de haberlo levantado en peso ante el resto de los funcionarios de la cartera por la falta de respuesta ante la crisis del sector frutihorícola en el Alto Valle, fue interpretado por el entorno del formoseño como un espaldarazo en la interna que todavía mantiene con algunos funcionarios que vienen de la Fundación Pensar.

El secretario de Desarrollo Territorial, Santiago Hardie, y el jefe de Gabinete, Guillermo Bernaudo, dos que vienen de Pensar, tienen hoy buena relación con el ministro, pero el secretario de Agricultura, Ricardo Negri, no corre la misma suerte. Es más, en la actualidad, Negri y Buryaile no se hablan y es Bernaudo quien lleva los mensajes del ministro al secretario. Antes de la designación del formoseño en diciembre de 2015, Negri se había preparado para ocupar la silla de ministro.

Otros que tienen complicada su continuidad con el respaldo de Macri a Buryaile son el subsecretario de Ganadería, Rodrigo Troncoso, y el subsecretario de Pesca y cuñado de Negri, Tomás Gerpe.

Hace unas semanas, Letra P adelantó que la intención de Buryaile era seguir como ministro, pero que necesitaba el respaldo de Macri para hacer pie firme en Agroindustria e instalarse para competir en 2019 con el peronismo, que gobierna Formosa ininterrumpidamente desde 2019.

PAX FORMOSEÑA. La ratificación de Buryaile en Agroindustria y el virtual apoyo de Macri para enfrentar a Gildo Insfrán en 2019 cayó bien en el sector del radicalismo formoseño que lidera el senador Naidenoff. “Para nosotros siempre lo mejor fue que se mantuvieran los dos espacios de poder para el radicalismo, Luis en el Senado y Ricardo en Agroindustria”, dijo a Letra P el diputado nacional por la UCR Martín Hernández, cercano a Naidenoff.

Justamente, este viernes por la tarde se reunían en Formosa Buryaile y Naidenoff para empezar a ordenar las listas, tanto a nivel nacional como provincial. Con la continuidad del ministro, Naidenoff tiene allanado el camino para reelegir como senador, algo que venía reclamando junto a un sector del radicalismo.