X

El mapa de alianzas electorales en la ardiente Santa Cruz de Alicia K

El radical Costa tu8vo que incorporar al PRO y el massismo se cortó solo para endurecerse. Peralta con síndrome de Estocolmo y trotskismo dividido. Paralizado, el FpV no innova y espera.
Juan Suarez 16/06/2017 03:44 PM

La crisis institucional, económica y social que atraviesa la gestión de Alicia Kirchner en la provincia de Santa Cruz no se trasladó hasta ahora a nivel electoral con el vencimiento del plazo para la presentación de los frentes y alianzas. En cambio, causó un revuelo en las fuerzas políticas opositoras, que quieren instalarse como alternativa para las próximas elecciones y para las siguientes, donde se pondrá en juego la gobernación.

Al sosiego del oficialismo santacruceño, que presentó al Frente para la Victoria con su conformación tradicional, se contrapuso una serie de movimientos en las líneas opositoras, uno más sorpresivo que otro.

El principal frente opositor al kirchnerismo, Unión para Vivir Mejor -conformado en 2015 por la UCR, la CC-Ari, el Socialismo y Encuentro Ciudadano- esta vez sumó formalmente al partido PRO del presidente Mauricio Macri y dejó afuera al Frente Renovador, de Sergio Massa, que participaba dentro del espacio sin sello partidario propio.

En la interna opositora se trata de una pequeña derrota para el líder del espacio, Eduardo Costa. El radical, principal figura anti K en Santa Cruz con llegada directa al Gobierno nacional, tuvo que ceder y añadir la palabra Cambiemos por pedido del PRO. Por un lado, le dio entidad partidaria a un grupo de dirigentes que recién están conformando el partido y, por otro, más pragmático, sabe que el nombre Cambiemos puede generar rechazo en el norte de la provincia (Caleta Olivia y Las Heras) golpeado más fuerte que el resto de Santa Cruz por las medidas de ajuste de la Casa Rosada en materia petrolera. Ese desencanto que los caletenses tienen con Macri y asocian directamente a Costa será el que usufructúen los radicales que irán a la primaria colgados de la boleta a senador encabezada por Carlos Prades, el ex senador y padre del actual intendente de Caleta Olivia, Facundo.

La otra novedad en el frente opositor santacruceño es la salida del apoderado del flamante partido del Frente Renovador de Santa Cruz, José Blassiotto. En 2015, Costa logró acordar con Macri y con Massa para llevar en su boleta para gobernador a los dos candidatos a presidente. Blassiotto, que trabajó con el líder del FR desde su separación del kirchnerismo, estuvo dentro de UPVM mientras no tuvo sello partidario y se abrió camino en las elecciones para obtener una banca en la Cámara de Diputados santacruceña. Ahora, el Frente Renovador no formará parte del frente de Cambiemos porque sus dirigentes buscan una identidad distinta a la conducción de Macri y del kirchnerismo. “No somos ladrones ni ajustadores”, frasea Blassiotto, repitiendo libreto nacional massista. Pero no será el único peronista opositor que competirá en las elecciones.

 

Ex gobernador Daniel Peralta, ahora con Pino Solanas.

 

PINO CORAZÓN.  El gran salto lo dio el ex gobernador Daniel Peralta, que hizo un acuerdo con Proyecto Sur, la agrupación de Fernando “Pino” Solanas, para presentarse como candidato a senador nacional. Peralta pasó de sumarle votos a Alicia K para que llegara al Poder Ejecutivo provincial -Ley de Lemas mediante- a quedar afuera del PJ santacruceño a fines de 2016. Intentó formalizar su propio partido Santa Cruz Somos Todos, pero no llegó a cumplir todos los requisitos y esta semana cerró una alianza con un adversario político conocido, Bernardino “Dino” Zaffrani, quien lo denunció por presuntos ilícitos en la asistencia financiera por 4.339 millones de pesos de la Nación a la provincia convenida el 4 de diciembre de 2015, seis días antes del cambio de gestión. Zaffrani también involucró a Alicia y a los ex ministros Aníbal Fernández y Axel Kicillof. Pero lo llamativo es que la denuncia la radicó hace menos de dos meses y ahora el abogado no sólo le otorga al ex gobernador un sello legal para participar de las elecciones, sino que, además, le cedió las cabeceras de las listas. Peralta irá por la senaduría y el ex candidato a gobernador por el massismo provincial Oscar “Colo” Pérez encabezará la lista de diputados; Zaffrani irá tercero.

Fuentes del espacio sostienen que los motivos de la denuncia quedaron zanjados y aseguran que la presentación no avanzará en el juzgado federal a cargo de Julián Ercolini. Argumentan que encontraron una coincidencia programática en los diez puntos de la plataforma que Solanas presenta a nivel nacional.

Las diferencias en el espacio del Frente para la Victoria quedaron resueltas meses atrás, cuando Roque “Bicho” Ocampo fue elegido presidente del PJ de Santa Cruz en una lista de unidad que dejó afuera a otros sectores del peronismo ex kirchnerista. El oficialismo quedó conformado por el Partido Justicialista, el Partido Kolina (de la gobernadora Kirchner), el Partido de la Victoria y los partidos provinciales Primero Santa Cruz (de Rudy Ulloa) y Desarrollo Santacruceño.

El Gobierno provincial todavía paga los sueldos fuera de tiempo y forma, en la provincia las clases no comenzaron y hay escuelas sin calefacción o con problemas edilicios que imposibilitan el dictado de clases; los jubilados y los trabajadores tienen tomada la Casa de Gobierno y la Caja de Previsión Social, no hay dinero para obras ni para algún tipo de gestión grandilocuente e incluso el comercio y el resto del sector privado sienten el cimbronazo. Sólo espera la llegada de la primera cuota del préstamo del Fondo Fiduciario de Desarrollo Provincial y del crédito del Banco Nación. En ese marco, ningún kirchnerista se desvive por ser el candidato que defienda el modelo.

TROTSKISMO X DOS. Los partidos de izquierda formalizaron dos frentes. El Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) está conformado por el Partido Obrero y la Izquierda Unida. En tanto, el Frente por el Socialismo fue formada por el MST y el Nuevo MAS. A estos últimos les hubiera gustado armar un solo espacio con el FIT, pero reprochan que el Partido Obrero se niega. Pero también critican a ese espacio, que promueve la mayoría de las protestas contra el Gobierno provincial, por no apuntar también contra la administración nacional a pesar de las medidas de ajuste en todo el país y especialmente en Santa Cruz.

El mapa de alianzas electorales en la ardiente Santa Cruz de Alicia K

El radical Costa tu8vo que incorporar al PRO y el massismo se cortó solo para endurecerse. Peralta con síndrome de Estocolmo y trotskismo dividido. Paralizado, el FpV no innova y espera.

La crisis institucional, económica y social que atraviesa la gestión de Alicia Kirchner en la provincia de Santa Cruz no se trasladó hasta ahora a nivel electoral con el vencimiento del plazo para la presentación de los frentes y alianzas. En cambio, causó un revuelo en las fuerzas políticas opositoras, que quieren instalarse como alternativa para las próximas elecciones y para las siguientes, donde se pondrá en juego la gobernación.

Al sosiego del oficialismo santacruceño, que presentó al Frente para la Victoria con su conformación tradicional, se contrapuso una serie de movimientos en las líneas opositoras, uno más sorpresivo que otro.

El principal frente opositor al kirchnerismo, Unión para Vivir Mejor -conformado en 2015 por la UCR, la CC-Ari, el Socialismo y Encuentro Ciudadano- esta vez sumó formalmente al partido PRO del presidente Mauricio Macri y dejó afuera al Frente Renovador, de Sergio Massa, que participaba dentro del espacio sin sello partidario propio.

En la interna opositora se trata de una pequeña derrota para el líder del espacio, Eduardo Costa. El radical, principal figura anti K en Santa Cruz con llegada directa al Gobierno nacional, tuvo que ceder y añadir la palabra Cambiemos por pedido del PRO. Por un lado, le dio entidad partidaria a un grupo de dirigentes que recién están conformando el partido y, por otro, más pragmático, sabe que el nombre Cambiemos puede generar rechazo en el norte de la provincia (Caleta Olivia y Las Heras) golpeado más fuerte que el resto de Santa Cruz por las medidas de ajuste de la Casa Rosada en materia petrolera. Ese desencanto que los caletenses tienen con Macri y asocian directamente a Costa será el que usufructúen los radicales que irán a la primaria colgados de la boleta a senador encabezada por Carlos Prades, el ex senador y padre del actual intendente de Caleta Olivia, Facundo.

La otra novedad en el frente opositor santacruceño es la salida del apoderado del flamante partido del Frente Renovador de Santa Cruz, José Blassiotto. En 2015, Costa logró acordar con Macri y con Massa para llevar en su boleta para gobernador a los dos candidatos a presidente. Blassiotto, que trabajó con el líder del FR desde su separación del kirchnerismo, estuvo dentro de UPVM mientras no tuvo sello partidario y se abrió camino en las elecciones para obtener una banca en la Cámara de Diputados santacruceña. Ahora, el Frente Renovador no formará parte del frente de Cambiemos porque sus dirigentes buscan una identidad distinta a la conducción de Macri y del kirchnerismo. “No somos ladrones ni ajustadores”, frasea Blassiotto, repitiendo libreto nacional massista. Pero no será el único peronista opositor que competirá en las elecciones.

 

Ex gobernador Daniel Peralta, ahora con Pino Solanas.

 

PINO CORAZÓN.  El gran salto lo dio el ex gobernador Daniel Peralta, que hizo un acuerdo con Proyecto Sur, la agrupación de Fernando “Pino” Solanas, para presentarse como candidato a senador nacional. Peralta pasó de sumarle votos a Alicia K para que llegara al Poder Ejecutivo provincial -Ley de Lemas mediante- a quedar afuera del PJ santacruceño a fines de 2016. Intentó formalizar su propio partido Santa Cruz Somos Todos, pero no llegó a cumplir todos los requisitos y esta semana cerró una alianza con un adversario político conocido, Bernardino “Dino” Zaffrani, quien lo denunció por presuntos ilícitos en la asistencia financiera por 4.339 millones de pesos de la Nación a la provincia convenida el 4 de diciembre de 2015, seis días antes del cambio de gestión. Zaffrani también involucró a Alicia y a los ex ministros Aníbal Fernández y Axel Kicillof. Pero lo llamativo es que la denuncia la radicó hace menos de dos meses y ahora el abogado no sólo le otorga al ex gobernador un sello legal para participar de las elecciones, sino que, además, le cedió las cabeceras de las listas. Peralta irá por la senaduría y el ex candidato a gobernador por el massismo provincial Oscar “Colo” Pérez encabezará la lista de diputados; Zaffrani irá tercero.

Fuentes del espacio sostienen que los motivos de la denuncia quedaron zanjados y aseguran que la presentación no avanzará en el juzgado federal a cargo de Julián Ercolini. Argumentan que encontraron una coincidencia programática en los diez puntos de la plataforma que Solanas presenta a nivel nacional.

Las diferencias en el espacio del Frente para la Victoria quedaron resueltas meses atrás, cuando Roque “Bicho” Ocampo fue elegido presidente del PJ de Santa Cruz en una lista de unidad que dejó afuera a otros sectores del peronismo ex kirchnerista. El oficialismo quedó conformado por el Partido Justicialista, el Partido Kolina (de la gobernadora Kirchner), el Partido de la Victoria y los partidos provinciales Primero Santa Cruz (de Rudy Ulloa) y Desarrollo Santacruceño.

El Gobierno provincial todavía paga los sueldos fuera de tiempo y forma, en la provincia las clases no comenzaron y hay escuelas sin calefacción o con problemas edilicios que imposibilitan el dictado de clases; los jubilados y los trabajadores tienen tomada la Casa de Gobierno y la Caja de Previsión Social, no hay dinero para obras ni para algún tipo de gestión grandilocuente e incluso el comercio y el resto del sector privado sienten el cimbronazo. Sólo espera la llegada de la primera cuota del préstamo del Fondo Fiduciario de Desarrollo Provincial y del crédito del Banco Nación. En ese marco, ningún kirchnerista se desvive por ser el candidato que defienda el modelo.

TROTSKISMO X DOS. Los partidos de izquierda formalizaron dos frentes. El Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) está conformado por el Partido Obrero y la Izquierda Unida. En tanto, el Frente por el Socialismo fue formada por el MST y el Nuevo MAS. A estos últimos les hubiera gustado armar un solo espacio con el FIT, pero reprochan que el Partido Obrero se niega. Pero también critican a ese espacio, que promueve la mayoría de las protestas contra el Gobierno provincial, por no apuntar también contra la administración nacional a pesar de las medidas de ajuste en todo el país y especialmente en Santa Cruz.