X

El camarista de Mar del Plata que hizo un juicio para cobrar más y ganó

Un juez le dio la razón a Elio Horacio Riccitelli y el gobierno provincial deberá pagarle alrededor de 600 mil pesos más intereses. Además, seguirá cobrando el plus por la vacante que hoy ocupa.
Redacción 19/05/2017 12:11 PM

Por ocupar un cargo vacante en la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo de Mar del Plata, Elio Horacio Riccitelli decidió demandar al gobierno provincial. “Sobrecarga de trabajo”, fue el argumento del camarista subrogante para iniciar un juicio contra la administración de María Eugenia Vidal. Un juez le dio la razón, y ahora Riccitelli cobrará nada menos que 600 mil pesos más intereses, además del plus por el puesto que hoy ocupa.

La historia comenzó el 1 de noviembre de 2013, cuando la jueza Adriana Mabel Sardo presentó su renuncia para acceder a la jubilación. La Cámara quedó conformada entonces por Riccitelli y por Roberto Daniel Mora. Dos años después, el primero inició un proceso que hace unas semanas tuvo un fallo favorable, firmado por el juez de primera instancia Marcelo Fernández.

Una acordada de la Suprema Corte de Justicia bonaerense contempla que los magistrados que deban subrogar al titular de un Juzgado unipersonal en caso de enfermedad o jubilación cobren un plus salarial. Sin embargo, esto no se aplica en un tribunal o cámara, pues en caso de vacancia del tribunal, los que se mantienen en función asumen esa porción de tareas, lo que no es lo mismo que asumir la conducción de otra dependencia judicial completa.

Según pudo saber este medio, es habitual que por distintas razones un tribunal se mantenga durante un tiempo sin la conformación completa, es decir, sin los tres jueces, debido a los tiempos de los procesos de selección de magistrados. Pero esa situación fue motivo suficiente para que Riccitelli le inicie un juicio al gobierno bonaerense.

El pedido no fue para que se acelere la designación del tercer juez, luego de que una de las integrantes de la Cámara de Apelación en lo Contencioso Administrativo se jubilara. Por el contrario, el reclamo apuntó a que le paguen un plus salarial por un supuesto incremento del trabajo.

Sin embargo, según información a la que accedió Letra P, la sobrecarga de trabajo no la afronta el magistrado, sino los empleados a sus órdenes, quienes –lógicamente- no tienen derecho a ese plus. Además, fuentes consultadas por este medio confirmaron que esto no le impide a Riccitelli ausentarse reiteradamente de su puesto de trabajo.

Entre los argumentos que el camarista dio para solicitar este plus salarial figura que las causas que recibían ya no se sorteaban por tercios para llevar el voto (lo que ocurría cuando el Tribunal funcionaba con tres jueces), sino que se repartían al 50% entre él y su colega.

La demanda de Riccitelli fue admitida en tiempo récord –en poco más de un año fue resuelta cuando estas cuestiones se resuelven, en promedio, en cinco años- y esconde además la relación entre él y el juez Fernández. Entre los dos impulsan un reclamo ante la Corte bonaerense por el que pretenden obtener un aumento salarial superior al que recibieron los empleados judiciales.

Por si todo esto no fuera suficiente, el Tribunal que intervendrá en los recursos de apelación que se interpongan contra la sentencia, será la propia Cámara Contenciosa Administrativa, es decir, el propio Tribunal en el que se desempeña Riccitelli.

 

 

 

El camarista de Mar del Plata que hizo un juicio para cobrar más y ganó

Un juez le dio la razón a Elio Horacio Riccitelli y el gobierno provincial deberá pagarle alrededor de 600 mil pesos más intereses. Además, seguirá cobrando el plus por la vacante que hoy ocupa.

Por ocupar un cargo vacante en la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo de Mar del Plata, Elio Horacio Riccitelli decidió demandar al gobierno provincial. “Sobrecarga de trabajo”, fue el argumento del camarista subrogante para iniciar un juicio contra la administración de María Eugenia Vidal. Un juez le dio la razón, y ahora Riccitelli cobrará nada menos que 600 mil pesos más intereses, además del plus por el puesto que hoy ocupa.

La historia comenzó el 1 de noviembre de 2013, cuando la jueza Adriana Mabel Sardo presentó su renuncia para acceder a la jubilación. La Cámara quedó conformada entonces por Riccitelli y por Roberto Daniel Mora. Dos años después, el primero inició un proceso que hace unas semanas tuvo un fallo favorable, firmado por el juez de primera instancia Marcelo Fernández.

Una acordada de la Suprema Corte de Justicia bonaerense contempla que los magistrados que deban subrogar al titular de un Juzgado unipersonal en caso de enfermedad o jubilación cobren un plus salarial. Sin embargo, esto no se aplica en un tribunal o cámara, pues en caso de vacancia del tribunal, los que se mantienen en función asumen esa porción de tareas, lo que no es lo mismo que asumir la conducción de otra dependencia judicial completa.

Según pudo saber este medio, es habitual que por distintas razones un tribunal se mantenga durante un tiempo sin la conformación completa, es decir, sin los tres jueces, debido a los tiempos de los procesos de selección de magistrados. Pero esa situación fue motivo suficiente para que Riccitelli le inicie un juicio al gobierno bonaerense.

El pedido no fue para que se acelere la designación del tercer juez, luego de que una de las integrantes de la Cámara de Apelación en lo Contencioso Administrativo se jubilara. Por el contrario, el reclamo apuntó a que le paguen un plus salarial por un supuesto incremento del trabajo.

Sin embargo, según información a la que accedió Letra P, la sobrecarga de trabajo no la afronta el magistrado, sino los empleados a sus órdenes, quienes –lógicamente- no tienen derecho a ese plus. Además, fuentes consultadas por este medio confirmaron que esto no le impide a Riccitelli ausentarse reiteradamente de su puesto de trabajo.

Entre los argumentos que el camarista dio para solicitar este plus salarial figura que las causas que recibían ya no se sorteaban por tercios para llevar el voto (lo que ocurría cuando el Tribunal funcionaba con tres jueces), sino que se repartían al 50% entre él y su colega.

La demanda de Riccitelli fue admitida en tiempo récord –en poco más de un año fue resuelta cuando estas cuestiones se resuelven, en promedio, en cinco años- y esconde además la relación entre él y el juez Fernández. Entre los dos impulsan un reclamo ante la Corte bonaerense por el que pretenden obtener un aumento salarial superior al que recibieron los empleados judiciales.

Por si todo esto no fuera suficiente, el Tribunal que intervendrá en los recursos de apelación que se interpongan contra la sentencia, será la propia Cámara Contenciosa Administrativa, es decir, el propio Tribunal en el que se desempeña Riccitelli.