X
Quedó oficializada la nómina de directivos. Techint será segunda espada y la alimenticia Copal, elegida por el Gobierno Nacional para presidir la entidad, accedió a la vicepresidencia tercera.
Por 18/05/2017 03:57 PM

Luego de acalorados cruces en el armado del organigrama de la nueva conducción, se conoció en las últimas horas el detalle de los empresarios que integran la Lista de Unidad de la Unión Industrial Argentina (UIA) que conducirá por dos años el jefe de Aceitera General Deheza, Miguel Acevedo. Con estas nuevas autoridades, el próximo 30 de mayo habrá encuentro del Consejo General y allí se hará el paso de mando.

La flamante lista tiene algunas particularidades. Como es habitual, Techint se quedó con varios lugares estratégicos, casi una conducción encubierta del gigante del acero. Detrás de Acevedo, el primer vicepresidente será Luis Betnaza, ladero directo de Paolo Rocca y hombre hábil en el arte de ser interlocutor con el Gobierno Nacional. Betnaza fue uno de los que apostó a la pata radical de la alianza Cambiemos y mantiene un vínculo estrecho con la rama que comanda Ernesto Sanz. Pero no es el único Techint boy en la plantilla. También figura como uno de los Prosecretarios David Uriburu, otro de los grandes cuadros que se manejan con perfil ultra bajo en la entidad de Avenida de Mayo.

Asimismo, tras años de haberse corrido de la UIA por considerar que las pymes no eran tenidas en cuenta, la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (UIPBA), vuelve a tener un lugar en la conducción a través de su presidente, Mario Gualtieri. El hombre en cuestión es proveedor de la cadena de Techint y llegó a presidir la rama bonaerense por ese nexo, por su cercanía con Diego Santilli y gracias a las buenas artes de Federico Salvai, el jefe de Gabinete de María Eugenia Vidal.

Detrás de ellos se ubica, como vice segundo, Daniel Funes de Rioja, el abogado de la cámara alimenticia Copal que agrupa a gigantes como Arcor, Mondelez, Unilever, entre otros. Funes había sido la primera opción del Gobierno Nacional para conducir la UIA. Pero una revuelta interna terminó forzando la caída de su candidatura. Cambiemos jugó tan fuerte esa apuesta que hasta lo designó para coordinar la reunión del B-20, encuentro empresario en el ámbito de la reunión del G-20 que se celebrará en Argentina en 2018. A Funes se le criticó que en un año negro para las fábricas, haya sido un abogado sólo ocupado de gestionar cierres de empresas. Esa disputa por Funes también arrastró a otro cuadro histórico fuera de la lista: el líder de los empresarios Gráficos, Juan Carlos Sacco, no aparece ocupando lugares. Así, caída la posibilidad de Funes, se acordó que Acevedo fuera una especie de presidente de consenso. El Gobierno no lo tiene mal conceptuado, y prefiere un perfil como el suyo, moderado, en el marco de una transición compleja para la actividad.

El vice tercero será el santafecino Guillermo Moretti. Titular de la Federación de Industriales de Santa Fe (Fisfe), el químico fue uno de los que apostó fuerte a la última candidatura de Adrián Kaufmann (Arcor, que ahora será vice séptimo), el presidente saliente. Moretti no se caracteriza por tener cercanía política con el macrismo. Más bien todo lo contrario. Pero representa a la industria de una provincia muy golpeada por la crisis y por las importaciones.

José Urtubey, el salteño que es hermano del gobernador de esa provincia, quedó con una vocalía después de que lo mencionara inicialmente como uno de los potenciales presidentes de UIA. Tiene, de todos modos, siempre la misma traba. La UIA sigue sin renovarse generacionalmente y las decisiones de conducción son de la vieja política. La mayoría lo ve como el presidente de la entidad en el mediano plazo.

Otro regreso de peso es el de Juan Carlos Lascurain, que será vice quinto detrás de Eduardo Nogués (Azucarera Ledesma). Lascurain, muy identificado con el Gobierno anterior, casi no participaba de las reuniones de UIA y se encargaba casi exclusivamente de su empresa y de la cámara metalúrgica ADIMRA.

El ítalo argentino Cristiano Ratazzi, será vice sexto. El jefe de FIAT Chysler, que fue fiscal del PRO en las últimas elecciones, sigue muy alineado con Cambiemos y es uno de los que con mayor frecuencia pugna por una devaluación del tipo de cambio. Su sector parece estar en recuperación, pero el contexto Brasil hace que ese frente sea ahora incierto. Dentro de las vicepresidencias, en el octavo lugar aparece Alberto Sellaro. La posición que tiene el titular de la Cámara del Calzado no es para nada despreciable. Es el calzado otro de los rubros fuertemente afectados, primero por la caída del consumo y, en segundo término, por las importaciones de zapatillas. Una situación similar atraviesa el rubro textil: Jorge Sorabilla, titular de Pro Tejer, será Prosecretario segundo.

Entre los vocales, Pedro Reyna, presidente de la Federación Argentina de la Industria Maderera (FAIMA) ocupará un lugar interesante. Reyna está enfocado en cómo lograr que la industria pueda participar en el negocio de construcción de casas que el Gobierno Nacional y algunas provincias prevén importar desde China.

El tesorero de la entidad será Héctor Motta (genética avícola); luego otro de los protesoreros será Carlos Garrera (industriales de Santa Fe, línea Moretti). Entre los vocales restantes aparecen Raúl Amil (ex presidente de la cámara autopartista AFAC); Walter Andriozzi (también de Santa Fe); Roberto Arano (azucarero); Héctor Cañete (ex titular de la Cámara del Aluminio); Diego Leal (UIA San Luis); Guillermo Padilla (Copal); Luis Tendlarz (textil del sur patagónico que hace un tiempo sufrió un incendio en su planta de Trelew); y Silvio Zurzolo (un ex consejal municipal que mantuvo buenos lazos con el bonaerense Osvaldo Rial y su hijo Leonardo, todos con perfil volcado a Daniel Scioli).

Quedaron fuera de casi todo algunos históricos. Héctor Méndez, el plástico que fue dos veces presidente de la entidad no figura. Mientras que José Ignacio De Mendiguren, ex presidente y legislador del massismo quedó relegado a la Junta Directiva. 

 

REGRESO DE JAPÓN Y DIAGNÓSTICO. Qué se puede esperar de la nueva conducción es la pregunta del millón. El análisis de los pasos a seguir lo harán una vez que regresen de Japón Funes de Rioja, Betnaza y Kaufmann, que acompañaron a la comitiva oficial en la gira asiática. Mañana participarán en Tokyo del Foro de Negocios e inversiones Japón-Argentina.

De todos modos, la presidencia de Acevedo está ideada para tener con Nación una interlocución fluída, sin chispazos. O con los menores encontronazos posibles dada la coyuntura actual. En síntesis, Techint seguirá siendo el presidente de la UIA en la sombras, más aún con la vinculación que Macri y buena parte de su equipo tienen con Rocca, el anfitrión de la última visita a Houston, Texas.

Y la estrategia que avaló el Gobierno quedó cerrada casi al 100%. La idea de correr a todos aquellos que tuvieran peso y juego propio (De Mendiguren, Méndez, Sacco), habiendo quedado sólo en pie José Urtubey de los que integraban ese pelotón. Habrá de este modo una UIA adecuada al modelo político imperante como, nobleza obliga, ha ocurrido en casi todos los Gobiernos. 

 

 

 

Quién es quién en la nueva UIA que conduce Acevedo

Quedó oficializada la nómina de directivos. Techint será segunda espada y la alimenticia Copal, elegida por el Gobierno Nacional para presidir la entidad, accedió a la vicepresidencia tercera.

Luego de acalorados cruces en el armado del organigrama de la nueva conducción, se conoció en las últimas horas el detalle de los empresarios que integran la Lista de Unidad de la Unión Industrial Argentina (UIA) que conducirá por dos años el jefe de Aceitera General Deheza, Miguel Acevedo. Con estas nuevas autoridades, el próximo 30 de mayo habrá encuentro del Consejo General y allí se hará el paso de mando.

La flamante lista tiene algunas particularidades. Como es habitual, Techint se quedó con varios lugares estratégicos, casi una conducción encubierta del gigante del acero. Detrás de Acevedo, el primer vicepresidente será Luis Betnaza, ladero directo de Paolo Rocca y hombre hábil en el arte de ser interlocutor con el Gobierno Nacional. Betnaza fue uno de los que apostó a la pata radical de la alianza Cambiemos y mantiene un vínculo estrecho con la rama que comanda Ernesto Sanz. Pero no es el único Techint boy en la plantilla. También figura como uno de los Prosecretarios David Uriburu, otro de los grandes cuadros que se manejan con perfil ultra bajo en la entidad de Avenida de Mayo.

Asimismo, tras años de haberse corrido de la UIA por considerar que las pymes no eran tenidas en cuenta, la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (UIPBA), vuelve a tener un lugar en la conducción a través de su presidente, Mario Gualtieri. El hombre en cuestión es proveedor de la cadena de Techint y llegó a presidir la rama bonaerense por ese nexo, por su cercanía con Diego Santilli y gracias a las buenas artes de Federico Salvai, el jefe de Gabinete de María Eugenia Vidal.

Detrás de ellos se ubica, como vice segundo, Daniel Funes de Rioja, el abogado de la cámara alimenticia Copal que agrupa a gigantes como Arcor, Mondelez, Unilever, entre otros. Funes había sido la primera opción del Gobierno Nacional para conducir la UIA. Pero una revuelta interna terminó forzando la caída de su candidatura. Cambiemos jugó tan fuerte esa apuesta que hasta lo designó para coordinar la reunión del B-20, encuentro empresario en el ámbito de la reunión del G-20 que se celebrará en Argentina en 2018. A Funes se le criticó que en un año negro para las fábricas, haya sido un abogado sólo ocupado de gestionar cierres de empresas. Esa disputa por Funes también arrastró a otro cuadro histórico fuera de la lista: el líder de los empresarios Gráficos, Juan Carlos Sacco, no aparece ocupando lugares. Así, caída la posibilidad de Funes, se acordó que Acevedo fuera una especie de presidente de consenso. El Gobierno no lo tiene mal conceptuado, y prefiere un perfil como el suyo, moderado, en el marco de una transición compleja para la actividad.

El vice tercero será el santafecino Guillermo Moretti. Titular de la Federación de Industriales de Santa Fe (Fisfe), el químico fue uno de los que apostó fuerte a la última candidatura de Adrián Kaufmann (Arcor, que ahora será vice séptimo), el presidente saliente. Moretti no se caracteriza por tener cercanía política con el macrismo. Más bien todo lo contrario. Pero representa a la industria de una provincia muy golpeada por la crisis y por las importaciones.

José Urtubey, el salteño que es hermano del gobernador de esa provincia, quedó con una vocalía después de que lo mencionara inicialmente como uno de los potenciales presidentes de UIA. Tiene, de todos modos, siempre la misma traba. La UIA sigue sin renovarse generacionalmente y las decisiones de conducción son de la vieja política. La mayoría lo ve como el presidente de la entidad en el mediano plazo.

Otro regreso de peso es el de Juan Carlos Lascurain, que será vice quinto detrás de Eduardo Nogués (Azucarera Ledesma). Lascurain, muy identificado con el Gobierno anterior, casi no participaba de las reuniones de UIA y se encargaba casi exclusivamente de su empresa y de la cámara metalúrgica ADIMRA.

El ítalo argentino Cristiano Ratazzi, será vice sexto. El jefe de FIAT Chysler, que fue fiscal del PRO en las últimas elecciones, sigue muy alineado con Cambiemos y es uno de los que con mayor frecuencia pugna por una devaluación del tipo de cambio. Su sector parece estar en recuperación, pero el contexto Brasil hace que ese frente sea ahora incierto. Dentro de las vicepresidencias, en el octavo lugar aparece Alberto Sellaro. La posición que tiene el titular de la Cámara del Calzado no es para nada despreciable. Es el calzado otro de los rubros fuertemente afectados, primero por la caída del consumo y, en segundo término, por las importaciones de zapatillas. Una situación similar atraviesa el rubro textil: Jorge Sorabilla, titular de Pro Tejer, será Prosecretario segundo.

Entre los vocales, Pedro Reyna, presidente de la Federación Argentina de la Industria Maderera (FAIMA) ocupará un lugar interesante. Reyna está enfocado en cómo lograr que la industria pueda participar en el negocio de construcción de casas que el Gobierno Nacional y algunas provincias prevén importar desde China.

El tesorero de la entidad será Héctor Motta (genética avícola); luego otro de los protesoreros será Carlos Garrera (industriales de Santa Fe, línea Moretti). Entre los vocales restantes aparecen Raúl Amil (ex presidente de la cámara autopartista AFAC); Walter Andriozzi (también de Santa Fe); Roberto Arano (azucarero); Héctor Cañete (ex titular de la Cámara del Aluminio); Diego Leal (UIA San Luis); Guillermo Padilla (Copal); Luis Tendlarz (textil del sur patagónico que hace un tiempo sufrió un incendio en su planta de Trelew); y Silvio Zurzolo (un ex consejal municipal que mantuvo buenos lazos con el bonaerense Osvaldo Rial y su hijo Leonardo, todos con perfil volcado a Daniel Scioli).

Quedaron fuera de casi todo algunos históricos. Héctor Méndez, el plástico que fue dos veces presidente de la entidad no figura. Mientras que José Ignacio De Mendiguren, ex presidente y legislador del massismo quedó relegado a la Junta Directiva. 

 

REGRESO DE JAPÓN Y DIAGNÓSTICO. Qué se puede esperar de la nueva conducción es la pregunta del millón. El análisis de los pasos a seguir lo harán una vez que regresen de Japón Funes de Rioja, Betnaza y Kaufmann, que acompañaron a la comitiva oficial en la gira asiática. Mañana participarán en Tokyo del Foro de Negocios e inversiones Japón-Argentina.

De todos modos, la presidencia de Acevedo está ideada para tener con Nación una interlocución fluída, sin chispazos. O con los menores encontronazos posibles dada la coyuntura actual. En síntesis, Techint seguirá siendo el presidente de la UIA en la sombras, más aún con la vinculación que Macri y buena parte de su equipo tienen con Rocca, el anfitrión de la última visita a Houston, Texas.

Y la estrategia que avaló el Gobierno quedó cerrada casi al 100%. La idea de correr a todos aquellos que tuvieran peso y juego propio (De Mendiguren, Méndez, Sacco), habiendo quedado sólo en pie José Urtubey de los que integraban ese pelotón. Habrá de este modo una UIA adecuada al modelo político imperante como, nobleza obliga, ha ocurrido en casi todos los Gobiernos.