X
Aunque será candidata porteña, ordenó a su tropa extender la tarea por los pagos de Vidal. Desde su partido, la CC ARI, llaman a los afiliados y funcionarios a “viralizar” su imagen por las redes.
Por 20/04/2017 07:19 PM

#CambieandoJuntos y #CambiendoConCarrió son los hastags con los que Elisa Carrió inició ese jueves su campaña en las redes sociales. Y aunque la diputada nacional dijo haber resignado sus chances en la Provincia de Buenos Aires, porque la gobernadora, María Eugenia Vidal, no la quería de candidata bonaerense, su campaña no esquivará ese territorio.

Lilita competirá para renovar su banca en la Cámara Baja, en representación de la Ciudad, pero a la par, extenderá la tarea proselitista por el territorio bonaerense.

Desde la Coalición Cívica ARI de la Provincia de Buenos Aires, se envió a todos los afiliados, dirigentes y funcionarios, un comunicado en el cual se informa sobre el inicio de la campaña, y la necesidad de replicar la figura de Carrió en todas las cuentas personales.

“La idea es poder viralizar y crear contenidos resaltando los valores que ella (Carrió) y la CC ARI aportan” se indica en la proclama. Y se remarca la intención además de “consolidar CAMBIEMOS”.

El comunicado va con el flyer de una Carrió muy sonriente.

Desde hace dos años, Elisa Carrió se mudó a la Chacra que refaccionó en Exaltación de la Cruz. Su plan inicial, era consolidar allí su domicilio para poder luego presentarse como candidata en la Provincia.

Para que no quedaran dudas sobre su proyecto político, en octubre de 2016, Lilita inauguró en Exaltación de la Cruz, una nueva sucursal de su Instituto Hannah Arendt.

Incluso fue allí donde realizó el primer timbreo Pro de campaña.

Pero este año, cuando las encuestas comenzaban a medir su figura en la Provincia, irrumpió en la escena, el ex canciller, Martín Lousteau, dispuesto a competir en la Ciudad, y desestabilizar así los planes del Pro.

Esta situación, sumada a la evidente incomodidad que mostraba la gobernadora con la presencia de Carrió en su territorio, obligó al cambio de planes.

Sucede que la líder de la CC ARI, se transformó en el último tiempo en una carga pesada para la mandataria. Lilita fue quien acusó públicamente de vínculos con el narcotráfico, al jefe de la policía bonaerense, Pablo Bressi. Y también cuestionó a los ministros de Seguridad, Cristian Ritondo, y de Justicia, Gustavo Ferrari, dos hombres de confianza de la gobernadora.

Y aunque equiparó la balanza con su denuncia penal al ex gobernador, Daniel Scioli, a quien acusó de fraude al Estado, en las últimas horas volvió a la carga contra los principales funcionarios de Vidal.

“Lilita va por todo” comentan algunas voces oficialistas en La Plata. Aunque le reconocen una fuerte empatía con el electorado, y la única capaz de sortear los muchos inconvenientes que pueden surgir en una campaña tan extrema como la que está en juego este año.

 

 

 

Lilita va por todo: se lanza en la Ciudad pero también hace campaña en Provincia

Aunque será candidata porteña, ordenó a su tropa extender la tarea por los pagos de Vidal. Desde su partido, la CC ARI, llaman a los afiliados y funcionarios a “viralizar” su imagen por las redes.

#CambieandoJuntos y #CambiendoConCarrió son los hastags con los que Elisa Carrió inició ese jueves su campaña en las redes sociales. Y aunque la diputada nacional dijo haber resignado sus chances en la Provincia de Buenos Aires, porque la gobernadora, María Eugenia Vidal, no la quería de candidata bonaerense, su campaña no esquivará ese territorio.

Lilita competirá para renovar su banca en la Cámara Baja, en representación de la Ciudad, pero a la par, extenderá la tarea proselitista por el territorio bonaerense.

Desde la Coalición Cívica ARI de la Provincia de Buenos Aires, se envió a todos los afiliados, dirigentes y funcionarios, un comunicado en el cual se informa sobre el inicio de la campaña, y la necesidad de replicar la figura de Carrió en todas las cuentas personales.

“La idea es poder viralizar y crear contenidos resaltando los valores que ella (Carrió) y la CC ARI aportan” se indica en la proclama. Y se remarca la intención además de “consolidar CAMBIEMOS”.

El comunicado va con el flyer de una Carrió muy sonriente.

Desde hace dos años, Elisa Carrió se mudó a la Chacra que refaccionó en Exaltación de la Cruz. Su plan inicial, era consolidar allí su domicilio para poder luego presentarse como candidata en la Provincia.

Para que no quedaran dudas sobre su proyecto político, en octubre de 2016, Lilita inauguró en Exaltación de la Cruz, una nueva sucursal de su Instituto Hannah Arendt.

Incluso fue allí donde realizó el primer timbreo Pro de campaña.

Pero este año, cuando las encuestas comenzaban a medir su figura en la Provincia, irrumpió en la escena, el ex canciller, Martín Lousteau, dispuesto a competir en la Ciudad, y desestabilizar así los planes del Pro.

Esta situación, sumada a la evidente incomodidad que mostraba la gobernadora con la presencia de Carrió en su territorio, obligó al cambio de planes.

Sucede que la líder de la CC ARI, se transformó en el último tiempo en una carga pesada para la mandataria. Lilita fue quien acusó públicamente de vínculos con el narcotráfico, al jefe de la policía bonaerense, Pablo Bressi. Y también cuestionó a los ministros de Seguridad, Cristian Ritondo, y de Justicia, Gustavo Ferrari, dos hombres de confianza de la gobernadora.

Y aunque equiparó la balanza con su denuncia penal al ex gobernador, Daniel Scioli, a quien acusó de fraude al Estado, en las últimas horas volvió a la carga contra los principales funcionarios de Vidal.

“Lilita va por todo” comentan algunas voces oficialistas en La Plata. Aunque le reconocen una fuerte empatía con el electorado, y la única capaz de sortear los muchos inconvenientes que pueden surgir en una campaña tan extrema como la que está en juego este año.