X
Producción, que contiene el área de Pymes, Puertos y parques industriales, sigue sin titular a cargo. Los subsecretarios no pisan La Plata, y los empleados reclaman por la falta de actividad.
Por 19/04/2017 03:46 PM

Hace tiempo que en el edificio de la calle 51Nº 774, en pleno centro de la Ciudad de La Plata, no se percibe movimiento. Tampoco en las oficinas que el ministerio de la Producción, posee en una de las Torres, frente a la Plaza Moreno.

 

 

Desde hace más de cinco meses, esta cartera, que contiene a todos los puertos de la Provincia, las Pymes, los parques industriales, y el Astillero Río Santiago, entre otras dependencias, está sin comando.

Su último jefe, Joaquín de la Torre, (quien se mudó al ministerio de Gobierno), dejó parte de la estructura, que en los hechos, funciona casi con piloto automático.

Los Subsecretarios, Agustín O´Really, de Industria, Comercio y Minería y virtual jefe de gabinete; y Federico Zin de Pequeñas y Medianas Industrias, no se dejan ver por la ciudad capital.

Y nadie sabe quién es el nuevo Director General de Administración (DGA) un cargo imprescindible para que funcione cualquier cartera.

El Director General es el encargado de manejar la estructura administrativa, por lo que se ocupa del personal, de las horas extras, del sector de automotores, de la contabilidad, de proveedores, de los viajes, etc.

Ante esta situación, los empleados de Producción, la mayoría de carrera en el ministerio, sostienen desde hace meses un plan de lucha, en reclamo de la reactivación del ministerio.

Lo hacen bajo el paraguas gremial de la Asociación de Trabajadores Estatales (ATE).

Mientras esto sucede, la industria bonaerense sigue en camino de descenso. Según los últimos datos publicados por la Dirección Provincial de Estadísticas, la actividad industrial en la Provincia de Buenos Aires, bajo un 3,4 por ciento en 2016.

El mayor descenso se registró en diciembre pasado, cuando los seis principales rubros registraron una baja de: Productos químicos, (-17,3%), Tabaco (-10,4%), Textiles y cueros (-8,0%), Metales comunes (-4,8%), Minerales no metálicos (-2,1%) y Papel y Cartón (-0,5%).

Esta situación no alteró la inercia del ministerio, que en su fase administrativa, resuelve los expedientes y convenios con la firma del ministro de Agroindustria, Leonardo Sarquís.

A la baja de la producción, se suma además, el cierre de fábricas, y la reducción y suspensión de obreros, tal como sucedió en las dos plantas de la empresa química Atanor (en Baradero y Munro), la textil GGM en Las Flores; la planta de Sáncor en General Villegas, y varias automotrices como la Wolkswagen de Pacheco (Tigre), entre otros casos.

La vacante en Producción, generó además la reacción de las cámaras empresarias y Pymes de la Provincia, quienes exigieron al gobierno que designe a un nuevo jefe del área, para poder establecer una “política industrial” que además motive la inversión en el territorio bonaerense.

El tema descubre además una situación frágil puertas adentro del gobierno de María Eugenia Vidal. Sucede que tras la mudanza de De la Torre, el sector interno liderado por el jefe de la Cámara Baja nacional, Emilio Monzó, buscó ocupar ese lugar.

Y se mocionó al actual diputado provincial, titular de la comisión de Presupuesto, Marcelo Daletto. Pero el vidalismo duro bajó el pulgar, y el pase no se concretó.

Tampoco se le dio una oportunidad al radicalismo, siempre atento a cualquier vacante en el gabinete. Y aunque se habló de una figura más ligada al sector industrial que a la política, la jefatura hasta la fecha no se ocupó.

Pese a la baja de la actividad industrial, Vidal sostiene un Ministerio fantasma

Producción, que contiene el área de Pymes, Puertos y parques industriales, sigue sin titular a cargo. Los subsecretarios no pisan La Plata, y los empleados reclaman por la falta de actividad.

Hace tiempo que en el edificio de la calle 51Nº 774, en pleno centro de la Ciudad de La Plata, no se percibe movimiento. Tampoco en las oficinas que el ministerio de la Producción, posee en una de las Torres, frente a la Plaza Moreno.

 

 

Desde hace más de cinco meses, esta cartera, que contiene a todos los puertos de la Provincia, las Pymes, los parques industriales, y el Astillero Río Santiago, entre otras dependencias, está sin comando.

Su último jefe, Joaquín de la Torre, (quien se mudó al ministerio de Gobierno), dejó parte de la estructura, que en los hechos, funciona casi con piloto automático.

Los Subsecretarios, Agustín O´Really, de Industria, Comercio y Minería y virtual jefe de gabinete; y Federico Zin de Pequeñas y Medianas Industrias, no se dejan ver por la ciudad capital.

Y nadie sabe quién es el nuevo Director General de Administración (DGA) un cargo imprescindible para que funcione cualquier cartera.

El Director General es el encargado de manejar la estructura administrativa, por lo que se ocupa del personal, de las horas extras, del sector de automotores, de la contabilidad, de proveedores, de los viajes, etc.

Ante esta situación, los empleados de Producción, la mayoría de carrera en el ministerio, sostienen desde hace meses un plan de lucha, en reclamo de la reactivación del ministerio.

Lo hacen bajo el paraguas gremial de la Asociación de Trabajadores Estatales (ATE).

Mientras esto sucede, la industria bonaerense sigue en camino de descenso. Según los últimos datos publicados por la Dirección Provincial de Estadísticas, la actividad industrial en la Provincia de Buenos Aires, bajo un 3,4 por ciento en 2016.

El mayor descenso se registró en diciembre pasado, cuando los seis principales rubros registraron una baja de: Productos químicos, (-17,3%), Tabaco (-10,4%), Textiles y cueros (-8,0%), Metales comunes (-4,8%), Minerales no metálicos (-2,1%) y Papel y Cartón (-0,5%).

Esta situación no alteró la inercia del ministerio, que en su fase administrativa, resuelve los expedientes y convenios con la firma del ministro de Agroindustria, Leonardo Sarquís.

A la baja de la producción, se suma además, el cierre de fábricas, y la reducción y suspensión de obreros, tal como sucedió en las dos plantas de la empresa química Atanor (en Baradero y Munro), la textil GGM en Las Flores; la planta de Sáncor en General Villegas, y varias automotrices como la Wolkswagen de Pacheco (Tigre), entre otros casos.

La vacante en Producción, generó además la reacción de las cámaras empresarias y Pymes de la Provincia, quienes exigieron al gobierno que designe a un nuevo jefe del área, para poder establecer una “política industrial” que además motive la inversión en el territorio bonaerense.

El tema descubre además una situación frágil puertas adentro del gobierno de María Eugenia Vidal. Sucede que tras la mudanza de De la Torre, el sector interno liderado por el jefe de la Cámara Baja nacional, Emilio Monzó, buscó ocupar ese lugar.

Y se mocionó al actual diputado provincial, titular de la comisión de Presupuesto, Marcelo Daletto. Pero el vidalismo duro bajó el pulgar, y el pase no se concretó.

Tampoco se le dio una oportunidad al radicalismo, siempre atento a cualquier vacante en el gabinete. Y aunque se habló de una figura más ligada al sector industrial que a la política, la jefatura hasta la fecha no se ocupó.