X
Contó que trabajó con él para sacar al kircherismo de la Ciudad. Ahora sólo promete no desestabilizarlo. “Vamos a acompañar a morir para que termine los cuatro años”, dijo.
Por 17/03/2017 09:16 AM

Desilusionado: así se siente el secretario general del gremio de los gastronómicos, Luis Barrionuevo, con respecto al presidente Mauricio Macri, al que acompañó en los últimos años. El ex titular de la CGT Azul y Blanca pasó de una alianza histórica con el PRO a prometer que, al menos, no trabajará para desestabilizar al Gobierno.

“La CGT no va a desestabilizar al Presidente ni a este gobierno bajo ningún punto de vista. Vamos a acompañar a morir para que termine los cuatro años”, ratificó Barrionuevo este viernes en una entrevista con radio La Red, donde además contó que trabajó junto a Macri para “alejar al kirchnerismo” de la Ciudad de Buenos Aires.

El gremialista señaló que “la desazón” que él tenía “con el gobierno anterior”, lo hizo creer que “esta Argentina iba a cambiar”, pero ahora dijo sentirse decepcionado porque “para estos tiempos se esperaba alguna de las promesas que se habían anticipado en la campaña”.

Desde el primer día dije que habían llenado de CEOs el gobierno, y la capacidad de ellos es para las empresas privadas. Demostraron con el tiempo que no están preparados para la función pública”, lamentó.

El gastronómico relató: “Con (Antonio) Caló y (Hugo) Moyano normalizamos la CGT, dimos un paso al costado para que asuman nuevas figuras, y cada vez que hubo una crisis, salimos, pero cada década tenemos estos bajones y la culpa la tienen quienes nos gobiernan, que no han podido sacar este país adelante”.

En ese sentido, recordó que él mismo confió en Macri cuando dio el salto a la política en la Ciudad de Buenos Aires. “Desde su advenimiento a Boca, y después desde la Ciudad, estuvimos trabajando siempre con él, además por una razón obvia, que era alejar al kirchnerismo de la Capital”, reconoció, y agregó que el entonces candidato “nunca pasaba del 40% de adhesión, y cuando fue contra (Daniel) Filmus pasó los 60 puntos”.

Sobre el paro nacional de la central obrera, programado finalmente para el próximo 6 de abril, Barrionuevo consideró que “estaba anunciado hace por lo menos seis meses atrás, cuando se hablada del tema Ganancias y de los despidos”, pero “ahora llegó la hora y la presión de la gente hizo que la CGT tenga que tomar medidas”.

De todos modos, ante una pregunta del periodista Luis Novaresio, descartó que el malestar generado con el gobierno de Macri implique un regreso de la ex presidenta Cristina Kirchner. “Cristina vuelve, pero a Comodoro Py. De tantos viajes que hace, yo dije que se quede en su departamento de Puerto Madero y vaya caminando”, ironizó, y sentenció: “En algún momento va a quedar adentro, no tengan dudas”.

Para el sindicalista, “haber visto cómo contaban en 'la Rosadita' millones y millones de dólares, cómo tiraban en un convento millones de dólares, cómo encontraban en la caja de seguridad de ‘la nena’ (por Florencia Kirchner) millones de dólares, demuestra que ellos se robaron el país”.

“Pero eso no vuelve más –insistió-, es una mentira y una chicana del propio gobierno, que cree que en la vía del medio no hay nada y que tienen que ser ellos o el cristinismo”.

FRASE CÉLEBRE. Aunque sin abundar demasiado, el jefe de los gastronómicos defendió haber dicho en los ’90 que “hay que dejar de robar por dos años”. “No es brutal, era la verdad”, manifestó este viernes, sobre la máxima que lo colocó bajo la condena pública.  

 

 

Decepcionado, Barrionuevo clausura su alianza histórica con Macri

Contó que trabajó con él para sacar al kircherismo de la Ciudad. Ahora sólo promete no desestabilizarlo. “Vamos a acompañar a morir para que termine los cuatro años”, dijo. 

Desilusionado: así se siente el secretario general del gremio de los gastronómicos, Luis Barrionuevo, con respecto al presidente Mauricio Macri, al que acompañó en los últimos años. El ex titular de la CGT Azul y Blanca pasó de una alianza histórica con el PRO a prometer que, al menos, no trabajará para desestabilizar al Gobierno.

“La CGT no va a desestabilizar al Presidente ni a este gobierno bajo ningún punto de vista. Vamos a acompañar a morir para que termine los cuatro años”, ratificó Barrionuevo este viernes en una entrevista con radio La Red, donde además contó que trabajó junto a Macri para “alejar al kirchnerismo” de la Ciudad de Buenos Aires.

El gremialista señaló que “la desazón” que él tenía “con el gobierno anterior”, lo hizo creer que “esta Argentina iba a cambiar”, pero ahora dijo sentirse decepcionado porque “para estos tiempos se esperaba alguna de las promesas que se habían anticipado en la campaña”.

Desde el primer día dije que habían llenado de CEOs el gobierno, y la capacidad de ellos es para las empresas privadas. Demostraron con el tiempo que no están preparados para la función pública”, lamentó.

El gastronómico relató: “Con (Antonio) Caló y (Hugo) Moyano normalizamos la CGT, dimos un paso al costado para que asuman nuevas figuras, y cada vez que hubo una crisis, salimos, pero cada década tenemos estos bajones y la culpa la tienen quienes nos gobiernan, que no han podido sacar este país adelante”.

En ese sentido, recordó que él mismo confió en Macri cuando dio el salto a la política en la Ciudad de Buenos Aires. “Desde su advenimiento a Boca, y después desde la Ciudad, estuvimos trabajando siempre con él, además por una razón obvia, que era alejar al kirchnerismo de la Capital”, reconoció, y agregó que el entonces candidato “nunca pasaba del 40% de adhesión, y cuando fue contra (Daniel) Filmus pasó los 60 puntos”.

Sobre el paro nacional de la central obrera, programado finalmente para el próximo 6 de abril, Barrionuevo consideró que “estaba anunciado hace por lo menos seis meses atrás, cuando se hablada del tema Ganancias y de los despidos”, pero “ahora llegó la hora y la presión de la gente hizo que la CGT tenga que tomar medidas”.

De todos modos, ante una pregunta del periodista Luis Novaresio, descartó que el malestar generado con el gobierno de Macri implique un regreso de la ex presidenta Cristina Kirchner. “Cristina vuelve, pero a Comodoro Py. De tantos viajes que hace, yo dije que se quede en su departamento de Puerto Madero y vaya caminando”, ironizó, y sentenció: “En algún momento va a quedar adentro, no tengan dudas”.

Para el sindicalista, “haber visto cómo contaban en 'la Rosadita' millones y millones de dólares, cómo tiraban en un convento millones de dólares, cómo encontraban en la caja de seguridad de ‘la nena’ (por Florencia Kirchner) millones de dólares, demuestra que ellos se robaron el país”.

“Pero eso no vuelve más –insistió-, es una mentira y una chicana del propio gobierno, que cree que en la vía del medio no hay nada y que tienen que ser ellos o el cristinismo”.

FRASE CÉLEBRE. Aunque sin abundar demasiado, el jefe de los gastronómicos defendió haber dicho en los ’90 que “hay que dejar de robar por dos años”. “No es brutal, era la verdad”, manifestó este viernes, sobre la máxima que lo colocó bajo la condena pública.