X
El magistrado denunciado por un diputado de Cambiemos recibió la solidaridad del titular del Suteba. “Se intenta sacarme del rol de juzgador para sentarme en el banquillo de acusados”, subrayó.
Por 17/03/2017 02:35 PM

Seguidores a la espera de una fotografía y portando carteles con demostraciones de afecto. Una calle cortada y un enjambre de periodistas aguardando una presencia que se hacía desear mientras realizaba una entrevista exclusiva.

No se trataba del arribo de una estrella musical, aunque la voz del Doctor Luís Federico Arias se haya dado sus gustos en ese campo. Con la soltura de quien suele atravesar este tipo de situaciones mediáticas, el magistrado en lo Contencioso Administrativo de La Plata se apersonó en la puerta de su Juzgado para afirmar que el jury solicitado en su contra por el diputado de Cambiemos Guillermo Castello se trata de una “persecución”. En la misma línea fue Roberto Baradel, una de las partes del conflicto a partir del cual, indirectamente, Arias es puesto en la mira del oficialismo. El secretario General del Suteba se acercó al lugar para expresar la solidaridad de su gremio y advertir que el Gobierno “empieza a tomar un cariz autoritario”.  

“He sufrido diversos pedidos de jury en otras oportunidades, nunca digo nada porque no me gusta victimizarme, siempre paso por alto los agravios, acusaciones y tampoco quiero entrar en una escalada de conflicto con el Poder Ejecutivo ni con ningún diputado en particular, pero lo que está ocurriendo es una situación institucional muy delicada porque Cambiemos ha presentado un pedido de jury contra mi persona, no por mi actividad judicial sino por mi ideología y esto es lo verdaderamente grave”, resaltó el magistrado.  

Y ahondó: “Es una cuestión institucional grave de estar persiguiendo jueces, tomando injerencia sobre otro poder, para condicionarlos en sus decisiones”.

Cabe señalar que la presentación del diputado Castello plantea que Arias incurrió en “una clara toma de postura política” al firmar una solicitada en la que se criticaba al presidente Mauricio Macri, lo que revelaría “una parcialidad palmaria” por parte del magistrado a la hora de tomar decisiones como el fallo que suspendió la vigencia de la conciliación obligatorio dictada por la administración vidalista en el conflicto con los gremios docentes.

ANTI LOBOTOMIA. Arias remarcó que no es pionero en atravesar este tipo de situaciones “por fallar en contra de decisiones del Gobierno”. En ese punto, detalló: “El juez (Daniel) Rafecas, el juez (Carlos) Rozanski que finalmente renunció a su cargo, la procuradora (Alejandra) Gils Carbo, que se la persigue por su forma de pensar y no por el desempeño de sus funciones”.

“Esto es verdaderamente grave”, subrayó para catalogar este tipo de acciones no sólo como “autoritarias”, sino como violatorias de “los principios republicanos de división de poderes, y de diversas normas y estándares internacionales”.

De la misma manera, el magistrado platense aclaró que “la imparcialidad no tiene nada que ver con la ideología”. Y añadió: “Todos somos portadores de una ideología y tenemos una forma de ver el mundo. La neutralidad no existe. La epistemología es muy clara en ese sentido, la neutralidad valorativa no existe, todos valoramos los hechos a través de los anteojos que nos ponemos”.

Ante esto, enfatizó: “No se le puede impedir a las personas pensar, ¿o queremos un Poder Judicial con magistrados lobotomizados, que no tengan sentimiento, pensamiento, que sean autómatas del derecho? Eso no existe”.

UN ROSTRO AL ENEMIGO. En compañía del titular del Suteba, Arias no dudó en etiquetar el accionar del oficialismo: “Lo que se intenta es demonizar, ponerle un rostro al enemigo. A veces le toca a Baradel, a veces a mí”, por lo que, en su caso, consideró: “Se intenta sacarme del rol de juzgador para sentarme en el banquillo de acusados (…) Lo tomo como un disciplinamiento hacia aquellos que pensamos diferente, que pretendemos aplicar las leyes y la Constitución de acuerdo a nuestra conciencia y no a los designios del Gobierno”.

Más allá de esto, desestimó que se pueda avanzar en el jury: “No tiene ningún andamiaje el pedido de jury pero sí creo que frente a este tipo de situaciones la cúspide del Poder Judicial, tanto la Corte de la Provincia como de la Nación, deberían tomar alguna decisión al respecto desde el ámbito institucional para evitar que estas cosas sigan sucediendo”.

En cuanto a su proceder como magistrado, recalcó: “Siempre me he manejado con una coherencia absoluta en mis decisiones. No van a encontrar que fallé de un modo con un gobierno y después dije lo contrario con otro gobierno, siempre dije lo mismo. No van a encontrar dobleces”.

Por su parte, Roberto Baradel enfatizó: “Esto no se trata de defender a un juez, sino de defender la división de poderes. Ha hecho lo mismo el Gobierno nacional con los jueces que fallaron conforme a derecho en el caso de La Bancaria. Le inician juicio político, y esto es atentar contra el orden constitucional”.

“Estas cuestiones del orden institucional son muy graves. Son gobiernos que empiezan a tomar un cariz autoritario. Como está manejándose el Gobierno y algunos sectores del poder, intentan justificar la represión”, alertó el dirigente gremial.

Con el respaldo de Baradel, Arias se declaró un “perseguido”

El magistrado denunciado por un diputado de Cambiemos recibió la solidaridad del titular del Suteba. “Se intenta sacarme del rol de juzgador para sentarme en el banquillo de acusados”, subrayó.

Seguidores a la espera de una fotografía y portando carteles con demostraciones de afecto. Una calle cortada y un enjambre de periodistas aguardando una presencia que se hacía desear mientras realizaba una entrevista exclusiva.

No se trataba del arribo de una estrella musical, aunque la voz del Doctor Luís Federico Arias se haya dado sus gustos en ese campo. Con la soltura de quien suele atravesar este tipo de situaciones mediáticas, el magistrado en lo Contencioso Administrativo de La Plata se apersonó en la puerta de su Juzgado para afirmar que el jury solicitado en su contra por el diputado de Cambiemos Guillermo Castello se trata de una “persecución”. En la misma línea fue Roberto Baradel, una de las partes del conflicto a partir del cual, indirectamente, Arias es puesto en la mira del oficialismo. El secretario General del Suteba se acercó al lugar para expresar la solidaridad de su gremio y advertir que el Gobierno “empieza a tomar un cariz autoritario”.  

“He sufrido diversos pedidos de jury en otras oportunidades, nunca digo nada porque no me gusta victimizarme, siempre paso por alto los agravios, acusaciones y tampoco quiero entrar en una escalada de conflicto con el Poder Ejecutivo ni con ningún diputado en particular, pero lo que está ocurriendo es una situación institucional muy delicada porque Cambiemos ha presentado un pedido de jury contra mi persona, no por mi actividad judicial sino por mi ideología y esto es lo verdaderamente grave”, resaltó el magistrado.  

Y ahondó: “Es una cuestión institucional grave de estar persiguiendo jueces, tomando injerencia sobre otro poder, para condicionarlos en sus decisiones”.

Cabe señalar que la presentación del diputado Castello plantea que Arias incurrió en “una clara toma de postura política” al firmar una solicitada en la que se criticaba al presidente Mauricio Macri, lo que revelaría “una parcialidad palmaria” por parte del magistrado a la hora de tomar decisiones como el fallo que suspendió la vigencia de la conciliación obligatorio dictada por la administración vidalista en el conflicto con los gremios docentes.

ANTI LOBOTOMIA. Arias remarcó que no es pionero en atravesar este tipo de situaciones “por fallar en contra de decisiones del Gobierno”. En ese punto, detalló: “El juez (Daniel) Rafecas, el juez (Carlos) Rozanski que finalmente renunció a su cargo, la procuradora (Alejandra) Gils Carbo, que se la persigue por su forma de pensar y no por el desempeño de sus funciones”.

“Esto es verdaderamente grave”, subrayó para catalogar este tipo de acciones no sólo como “autoritarias”, sino como violatorias de “los principios republicanos de división de poderes, y de diversas normas y estándares internacionales”.

De la misma manera, el magistrado platense aclaró que “la imparcialidad no tiene nada que ver con la ideología”. Y añadió: “Todos somos portadores de una ideología y tenemos una forma de ver el mundo. La neutralidad no existe. La epistemología es muy clara en ese sentido, la neutralidad valorativa no existe, todos valoramos los hechos a través de los anteojos que nos ponemos”.

Ante esto, enfatizó: “No se le puede impedir a las personas pensar, ¿o queremos un Poder Judicial con magistrados lobotomizados, que no tengan sentimiento, pensamiento, que sean autómatas del derecho? Eso no existe”.

UN ROSTRO AL ENEMIGO. En compañía del titular del Suteba, Arias no dudó en etiquetar el accionar del oficialismo: “Lo que se intenta es demonizar, ponerle un rostro al enemigo. A veces le toca a Baradel, a veces a mí”, por lo que, en su caso, consideró: “Se intenta sacarme del rol de juzgador para sentarme en el banquillo de acusados (…) Lo tomo como un disciplinamiento hacia aquellos que pensamos diferente, que pretendemos aplicar las leyes y la Constitución de acuerdo a nuestra conciencia y no a los designios del Gobierno”.

Más allá de esto, desestimó que se pueda avanzar en el jury: “No tiene ningún andamiaje el pedido de jury pero sí creo que frente a este tipo de situaciones la cúspide del Poder Judicial, tanto la Corte de la Provincia como de la Nación, deberían tomar alguna decisión al respecto desde el ámbito institucional para evitar que estas cosas sigan sucediendo”.

En cuanto a su proceder como magistrado, recalcó: “Siempre me he manejado con una coherencia absoluta en mis decisiones. No van a encontrar que fallé de un modo con un gobierno y después dije lo contrario con otro gobierno, siempre dije lo mismo. No van a encontrar dobleces”.

Por su parte, Roberto Baradel enfatizó: “Esto no se trata de defender a un juez, sino de defender la división de poderes. Ha hecho lo mismo el Gobierno nacional con los jueces que fallaron conforme a derecho en el caso de La Bancaria. Le inician juicio político, y esto es atentar contra el orden constitucional”.

“Estas cuestiones del orden institucional son muy graves. Son gobiernos que empiezan a tomar un cariz autoritario. Como está manejándose el Gobierno y algunos sectores del poder, intentan justificar la represión”, alertó el dirigente gremial.