X
  • Mal día para Scioli: fue a declarar y lo escracharon hasta los piquetes ajenos

  • Mal día para Scioli: fue a declarar y lo escracharon hasta los piquetes ajenos

  • Mal día para Scioli: fue a declarar y lo escracharon hasta los piquetes ajenos

  • Mal día para Scioli: fue a declarar y lo escracharon hasta los piquetes ajenos

  • Mal día para Scioli: fue a declarar y lo escracharon hasta los piquetes ajenos

El ex gobernador se presentó ante el fiscal Garganta por la denuncia de Carrió por presunto lavado de activos. Lo increparon inundados de La Plata. Se sumaron manifestantes de otras protestas.
Por 16/03/2017 08:05 PM

El ex gobernador Daniel Scioli se presentó este miércoles ante el fiscal de la UFI N 11, Álvaro Garganta, para ampliar su declaración en el marco de la investigación sobre supuesto lavado de activos que se sigue en su contra. Enredado en protestas propias y ajenas, el ex mandatario no la pasó nada bien.

Scioli llegó a la ciudad de La Plata acompañado por su abogado, Miguel Molina, y custodiado por el ex funcionario Carlos Gianella.

Al momento de intentar ingresar con su auto a la fiscalía, ubicada en pleno centro platense, el ex motonauta se topó con damnificados y familiares de víctimas de la inundación que padeció La Plata el 2 de abril de 2013.

Chocó de forma literal con varios de los manifestantes, que no dudaron en montarse sobre el auto para impedir el ingreso.

Como eran pocos, el ex gobernador superó el episodio e ingresó finalmente al despacho de Garganta, donde hizo su descargo.

Los manifestantes, agrupados en la asamblea de inundados del barrio de Tolosa, aguardaron la salida del ex mandatario y, en ese proceso, unificaron el reclamo con otros manifestantes, que se habían acercado al lugar para reclamar la libertad de varios jóvenes que habían sido detenidos cuando realizaban piquetes en protesta por los constantes cortes de luz en la zona.

“Que liberen a los chicos”, gritaron los asambleístas, con uno de los megáfonos que llevaron para la ocasión. “Scioli, corrupto inundador”, agitaban los manifestantes barriales.

Y todos coincidían en vocear: “Corruptos, corruptos”. A los cánticos se sumaron los piquetes con quema de gomas que se ubicaron en varias de las esquinas de la manzana que comprende la fiscalía y los tribunales.

Como si esto no fuera suficiente, de fondo se comenzaban a escuchar los bombos y estallidos de los gremios docentes, estatales, judiciales y médicos que comenzaban a circular hacia la plaza San Martín, donde se iba a realizar el acto central en repudio al accionar de los gobiernos nacional y provincial.

Semejante combo motivó una suerte de operativo especial para “cuidar” la salida del ex candidato a la presidencia por el FpV, que finalmente logró salir del lugar sin tener que volver a toparse con los manifestantes.

EL TESTIMONIO. Scioli declaró ante el fiscal Garganta por más de tres horas. Fue en la causa que inició la diputada nacional Elisa Carrió por supuesto lavado de activos durante su mandato como gobernador de la Provincia de Buenos Aires.

Fue una audiencia “aclaratoria” basada en el escrito que en febrero pasado había presentado el ex mandatario ante la fiscalía.

“Respondió el extenso cuestionario y reafirmó la total regularidad de su gestión como gobernador en cada uno de los procesos administrativos que intervino”, indicaron fuentes del sciolismo.

“También, la legitimidad y legalidad de su actuación de acuerdo a sus misiones y funciones, remarcando la permanente intervención y aprobación de los organismos de control de la Constitución Provincial” remarcaron.

En el amplio cuestionario, hubo varios puntos importantes en los que el fiscal, según trascendió, puso mayor énfasis.

Uno fue la construcción de paradores turísticos en la costa atlántica, unas obras que fueron adjudicadas al empresario Juan Carlos Mancinelli, una persona cercana al ex mandatario.

Scioli reconoció su vínculo con Mancinelli, aunque desconoció las aparentes irregularidades en el otorgamiento de estos emprendimientos.

El alquiler de aviones privados durante el último año de su gestión vinculados a su campaña presidencial fue otro de los temas abordados.

Al igual que había indicado en el escrito, Scioli afirmó que recurrió a la contratación privada para no utilizar la flota estatal, que era prioridad para vuelos sanitarios.

Mal día para Scioli: fue a declarar y lo escracharon hasta los piquetes ajenos

El ex gobernador se presentó ante el fiscal Garganta por la denuncia de Carrió por presunto lavado de activos. Lo increparon inundados de La Plata. Se sumaron manifestantes de otras protestas.

El ex gobernador Daniel Scioli se presentó este miércoles ante el fiscal de la UFI N 11, Álvaro Garganta, para ampliar su declaración en el marco de la investigación sobre supuesto lavado de activos que se sigue en su contra. Enredado en protestas propias y ajenas, el ex mandatario no la pasó nada bien.

Scioli llegó a la ciudad de La Plata acompañado por su abogado, Miguel Molina, y custodiado por el ex funcionario Carlos Gianella.

Al momento de intentar ingresar con su auto a la fiscalía, ubicada en pleno centro platense, el ex motonauta se topó con damnificados y familiares de víctimas de la inundación que padeció La Plata el 2 de abril de 2013.

Chocó de forma literal con varios de los manifestantes, que no dudaron en montarse sobre el auto para impedir el ingreso.

Como eran pocos, el ex gobernador superó el episodio e ingresó finalmente al despacho de Garganta, donde hizo su descargo.

Los manifestantes, agrupados en la asamblea de inundados del barrio de Tolosa, aguardaron la salida del ex mandatario y, en ese proceso, unificaron el reclamo con otros manifestantes, que se habían acercado al lugar para reclamar la libertad de varios jóvenes que habían sido detenidos cuando realizaban piquetes en protesta por los constantes cortes de luz en la zona.

“Que liberen a los chicos”, gritaron los asambleístas, con uno de los megáfonos que llevaron para la ocasión. “Scioli, corrupto inundador”, agitaban los manifestantes barriales.

Y todos coincidían en vocear: “Corruptos, corruptos”. A los cánticos se sumaron los piquetes con quema de gomas que se ubicaron en varias de las esquinas de la manzana que comprende la fiscalía y los tribunales.

Como si esto no fuera suficiente, de fondo se comenzaban a escuchar los bombos y estallidos de los gremios docentes, estatales, judiciales y médicos que comenzaban a circular hacia la plaza San Martín, donde se iba a realizar el acto central en repudio al accionar de los gobiernos nacional y provincial.

Semejante combo motivó una suerte de operativo especial para “cuidar” la salida del ex candidato a la presidencia por el FpV, que finalmente logró salir del lugar sin tener que volver a toparse con los manifestantes.

EL TESTIMONIO. Scioli declaró ante el fiscal Garganta por más de tres horas. Fue en la causa que inició la diputada nacional Elisa Carrió por supuesto lavado de activos durante su mandato como gobernador de la Provincia de Buenos Aires.

Fue una audiencia “aclaratoria” basada en el escrito que en febrero pasado había presentado el ex mandatario ante la fiscalía.

“Respondió el extenso cuestionario y reafirmó la total regularidad de su gestión como gobernador en cada uno de los procesos administrativos que intervino”, indicaron fuentes del sciolismo.

“También, la legitimidad y legalidad de su actuación de acuerdo a sus misiones y funciones, remarcando la permanente intervención y aprobación de los organismos de control de la Constitución Provincial” remarcaron.

En el amplio cuestionario, hubo varios puntos importantes en los que el fiscal, según trascendió, puso mayor énfasis.

Uno fue la construcción de paradores turísticos en la costa atlántica, unas obras que fueron adjudicadas al empresario Juan Carlos Mancinelli, una persona cercana al ex mandatario.

Scioli reconoció su vínculo con Mancinelli, aunque desconoció las aparentes irregularidades en el otorgamiento de estos emprendimientos.

El alquiler de aviones privados durante el último año de su gestión vinculados a su campaña presidencial fue otro de los temas abordados.

Al igual que había indicado en el escrito, Scioli afirmó que recurrió a la contratación privada para no utilizar la flota estatal, que era prioridad para vuelos sanitarios.