X
Envió a Manuel Mosca a encontrarse con el gobernador de Río Negro, a Viedma. La presión sobre el sector de Emilio Monzó.
Por 14/03/2017 12:56 PM

En otra muestra de la ebullición interna del frente Cambiemos, el titular de la Cámara de Diputados bonaerense, Manuel Mosca, se encontró con las máximas autoridades rionegrinas. Sin el acompañamiento de representantes nacionales en ése distrito, hoy alineados a otra facción del macrismo, se llevó un convenio de cooperación interprovincial y avanzó en la incorporación al Parlamento Patagónico.

Sin buscarlo, Mosca se empapó de los problemas, no muy diferentes a los de Buenos Aires, que tiene la alianza en suelo rionegrino. Pese a mostrarse con los intendentes José Luis Foulkes (Viedma) y José Luis Zara (Carmen de Patagones), ambos dentro de la alianza oficial, ni el diputado nacional Sergio Wisky, o el representante del Ministerio del Interior, Juan Martín, fueron parte de las reuniones.

Reconocido por su pertenencia al círculo íntimo de la gobernadora María Eugenia Vidal, Mosca lleva el mensaje esperanzador de su conductora política y elude a los que se respaldan en Emilio Monzó como Martín, quien hoy recorre la provincia como potencial candidato para los comicios de medio término y oficia de vocero del Ministerio del Interior, Obra Pública y Vivienda. De esta forma, Monzó, gestor de acuerdos en su territorio y el interior del país, pierde fuerza por el despliegue de la facción que Mosca integra.

"La importancia del trabajo interjurisdiccional, entendiendo que los roles del Poder Legislativo y el respeto por la división de poderes, es fundamental en todas las provincias del país", dijo el titular de la Cámara baja bonaerense, que –además – exaltó “la agenda en común para trabajar entre ambas provincias, en puntos que son fundamentales para el bienestar de los vecinos” de la capital rionegrina, y Patagones, separadas por el río Negro.

Según marca la agenda, primero se encontró con Alberto Weretilneck, luego se reunió con el vicegobernador Pedro Pesatti y prometió un hecho fundamental que le daría un impulso notable a la región patagónica: “Voy a coordinar, con Daniel Salvador, el ingreso de la Legislatura bonaerense al Parlamento Patagónico".

Como describió Letra P, la reunión de todos los años de diputados de la región más austral del país es escenario de debate y cruces por temas que involucran a las provincias como bloque.

 

Vidal tiende un puente con Weretilneck

Envió a Manuel Mosca a encontrarse con el gobernador de Río Negro, a Viedma. La presión sobre el sector de Emilio Monzó.

En otra muestra de la ebullición interna del frente Cambiemos, el titular de la Cámara de Diputados bonaerense, Manuel Mosca, se encontró con las máximas autoridades rionegrinas. Sin el acompañamiento de representantes nacionales en ése distrito, hoy alineados a otra facción del macrismo, se llevó un convenio de cooperación interprovincial y avanzó en la incorporación al Parlamento Patagónico.

Sin buscarlo, Mosca se empapó de los problemas, no muy diferentes a los de Buenos Aires, que tiene la alianza en suelo rionegrino. Pese a mostrarse con los intendentes José Luis Foulkes (Viedma) y José Luis Zara (Carmen de Patagones), ambos dentro de la alianza oficial, ni el diputado nacional Sergio Wisky, o el representante del Ministerio del Interior, Juan Martín, fueron parte de las reuniones.

Reconocido por su pertenencia al círculo íntimo de la gobernadora María Eugenia Vidal, Mosca lleva el mensaje esperanzador de su conductora política y elude a los que se respaldan en Emilio Monzó como Martín, quien hoy recorre la provincia como potencial candidato para los comicios de medio término y oficia de vocero del Ministerio del Interior, Obra Pública y Vivienda. De esta forma, Monzó, gestor de acuerdos en su territorio y el interior del país, pierde fuerza por el despliegue de la facción que Mosca integra.

"La importancia del trabajo interjurisdiccional, entendiendo que los roles del Poder Legislativo y el respeto por la división de poderes, es fundamental en todas las provincias del país", dijo el titular de la Cámara baja bonaerense, que –además – exaltó “la agenda en común para trabajar entre ambas provincias, en puntos que son fundamentales para el bienestar de los vecinos” de la capital rionegrina, y Patagones, separadas por el río Negro.

Según marca la agenda, primero se encontró con Alberto Weretilneck, luego se reunió con el vicegobernador Pedro Pesatti y prometió un hecho fundamental que le daría un impulso notable a la región patagónica: “Voy a coordinar, con Daniel Salvador, el ingreso de la Legislatura bonaerense al Parlamento Patagónico".

Como describió Letra P, la reunión de todos los años de diputados de la región más austral del país es escenario de debate y cruces por temas que involucran a las provincias como bloque.