X
El fiscal Di Lello había requerido la citación atendiendo una denuncia presentada por la suegra de Sergio Massa. El juez Ramos entendió que no existen pruebas que lo ameriten y pidió más peritajes.
Por 14/03/2017 09:09 AM

En febrero pasado el fiscal Jorge Di Lello pidió al juez Sebastián Ramos que cite a declaración indagatoria al intendente de San Isidro, Gustavo Posse, por supuesta defraudación contra la administración pública por irregularidades en la construcción de viviendas sociales. El magistrado rechazó la medida por faltas de pruebas. La denuncia inicial la presentó la concejal Marcela Durrieu de Galmarini, madre de Malena Galmarini, suegra del líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

Di Lello había requerido citar a Posse al cuestionar la falta de construcción de viviendas en el barrio Martín y Omar. El fiscal dijo que debían edificarse 250 casas en el marco del Plan Federal de Viviendas, pero sólo se hicieron 44 (apenas el 17,6%), mientras que los certificados de obra dieron cuenta de que habían sido terminadas el 99,44% de las viviendas. Para el fiscal, el perjuicio para el Estado nacional ascendió a 31 millones de pesos.

Sin embargo, el juez consideró que no existen pruebas que ameriten una citación a indagatoria del intendente Posse e instó a la fiscalía a realizar peritajes técnicos y financieros, publica La Noticia Web.

La Secretaria de Obras Públicas de San Isidro había explicado el destino de los fondos al señalar que los recursos nacionales suponían la construcción de viviendas en un lugar que ya contara con aptitud de suelos, servicios y trazado urbano, pero que ésa no era la realidad de la zona del bajo de San Isidro, que reúne las características de un bañado. Por eso, indicó, parte del presupuesto nacional se destinó a poner a punto el lugar, pero también a la construcción de las viviendas provisorias para albergar a las familias.

"Esta denuncia fue iniciada por Marcela Durrieu, concejal del Frente Renovador de San Isidro y suegra del diputado Sergio Massa, en el marco de la campaña electoral de 2015, en la que se postuló como candidata a intendenta", manifestaron desde la intendencia en un comunicado.

Agregaron que este año, también electoral, "el fiscal Di Lello, que imputó al presidente Mauricio Macri el día de su discurso ante la Asamblea Legislativa, avanzó con un pedido de indagatoria a Posse que estuvo más ligado a lograr un impacto mediático que a alcanzar la verdad". Cerca de Posse agregaron: "Podría estar vinculado a una movida más grande por parte del grupo de fiscales con filiación partidaria que usan a la Justicia con fines políticos".

En su momento, en febrero, el fiscal, antes de emitir el dictamen y luego de una recorrida por el barrio, había advertido: "[Posse] estaba obligado como máxima autoridad municipal a velar porque los fondos del Plan Federal de Viviendas se aplicaran a los pagos de la obra para los que estaban destinados, en base a las rendiciones de cuenta y pedidos de entregas parciales según el avance de las obras".

Rechazan el pedido de indagatoria contra Posse impulsado por el massismo

El fiscal Di Lello había requerido la citación atendiendo una denuncia presentada por la suegra de Sergio Massa. El juez Ramos entendió que no existen pruebas que lo ameriten y pidió más peritajes.

En febrero pasado el fiscal Jorge Di Lello pidió al juez Sebastián Ramos que cite a declaración indagatoria al intendente de San Isidro, Gustavo Posse, por supuesta defraudación contra la administración pública por irregularidades en la construcción de viviendas sociales. El magistrado rechazó la medida por faltas de pruebas. La denuncia inicial la presentó la concejal Marcela Durrieu de Galmarini, madre de Malena Galmarini, suegra del líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

Di Lello había requerido citar a Posse al cuestionar la falta de construcción de viviendas en el barrio Martín y Omar. El fiscal dijo que debían edificarse 250 casas en el marco del Plan Federal de Viviendas, pero sólo se hicieron 44 (apenas el 17,6%), mientras que los certificados de obra dieron cuenta de que habían sido terminadas el 99,44% de las viviendas. Para el fiscal, el perjuicio para el Estado nacional ascendió a 31 millones de pesos.

Sin embargo, el juez consideró que no existen pruebas que ameriten una citación a indagatoria del intendente Posse e instó a la fiscalía a realizar peritajes técnicos y financieros, publica La Noticia Web.

La Secretaria de Obras Públicas de San Isidro había explicado el destino de los fondos al señalar que los recursos nacionales suponían la construcción de viviendas en un lugar que ya contara con aptitud de suelos, servicios y trazado urbano, pero que ésa no era la realidad de la zona del bajo de San Isidro, que reúne las características de un bañado. Por eso, indicó, parte del presupuesto nacional se destinó a poner a punto el lugar, pero también a la construcción de las viviendas provisorias para albergar a las familias.

"Esta denuncia fue iniciada por Marcela Durrieu, concejal del Frente Renovador de San Isidro y suegra del diputado Sergio Massa, en el marco de la campaña electoral de 2015, en la que se postuló como candidata a intendenta", manifestaron desde la intendencia en un comunicado.

Agregaron que este año, también electoral, "el fiscal Di Lello, que imputó al presidente Mauricio Macri el día de su discurso ante la Asamblea Legislativa, avanzó con un pedido de indagatoria a Posse que estuvo más ligado a lograr un impacto mediático que a alcanzar la verdad". Cerca de Posse agregaron: "Podría estar vinculado a una movida más grande por parte del grupo de fiscales con filiación partidaria que usan a la Justicia con fines políticos".

En su momento, en febrero, el fiscal, antes de emitir el dictamen y luego de una recorrida por el barrio, había advertido: "[Posse] estaba obligado como máxima autoridad municipal a velar porque los fondos del Plan Federal de Viviendas se aplicaran a los pagos de la obra para los que estaban destinados, en base a las rendiciones de cuenta y pedidos de entregas parciales según el avance de las obras".