X
Tras la detención del intendente peronista Terán, el PJ y el oficialismo se sacan chispas. El gobernador de Cambiemos frenó un allanamiento hace pocos meses.
Por 14/03/2017 03:29 PM

Luego de un operativo con 600 efectivos, la Gendarmería Nacional detuvo al intendente de Itatí, Natividad Roger Terán, y al viceintendente, Fabio Aquino, tras una investigación vinculada a una megacausa por tráfico de marihuana en la que están involucrados funcionarios de la política local y del Poder Judicial. La situación reavivó las chispas entre el Partido Justicialista y el oficialismo, encabezado por el gobernador de la provincia de Corrientes y dirigente de Cambiemos, Ricardo Colombi.

Las detenciones se produjeron luego de que los efectivos realizaran en forma simultánea 47 allanamientos en la Capital Federal, Córdoba y Corrientes. En total son 20 detenidos, entre ellos, el comisario de Itatí, Diego Osvaldo Ocampo Alvarenga, quien fuera arrestado en su casa. También está bajo investigación un secretario judicial del juez federal de Corrientes,  Carlos Soto Dávila, quien volverá a ser indagado en las próximas horas, según consignó el portal Infobae.

El amplio operativo antinarco desplegado por fuerzas federales en Corrientes hace tambalear la estructura de poder de Colombi, sospechado de proteger a traficantes desde que interrumpió un procedimiento dispuesto por la Justicia Federal en Goya, en diciembre pasado.

La detención del jefe de comunal atizó la campaña electoral por la gobernación y reavivó los cruces entre el peronismo y el oficialismo. De un lado y de otro se desentienden de Terán, que milita en el PJ pero tiene relación con Colombi. Incluso, señalan en el peronismo correntino, el intendente es “aliado” del mandatario de origen radical.

Colombi, que vio a la Gendarmería desembarcar sin que se le notificara previamente a su gobierno, protagonizó un escándalo cuando -a fines del año pasado- se presentó en la casa de un conocido narcotraficante de Goya para impedir un operativo dispuesto por el juez federal de Reconquista, Aldo Alurralde.

El gobernador mandó detener al comisario santafesino a cargo de aquel procedimiento y ordenó a los gritos que los testigos transportados hasta Goya fueran liberados, hechos por los cuales afronta una causa penal que se tramita en la Justicia Federal de Santa Fe.

El operativo “Sapucay”, en el marco del cual fueron detenidos el intendente de Terán y Aquino, coincide con el foco de la investigación del juez Alurralde. Esa tesis sostiene que por Corrientes ingresan enormes volúmenes de droga desde Paraguay que luego son distribuidos a distintos puntos del país.

Tanto el procedimiento que Colombi obstaculizó en Goya como el megaoperativo que se llevó a cabo en Itatí y otras localidades de la provincia demostraron la connivencia del poder político con las organizaciones narcos que, durante años, operaron con total tranquilidad en territorio correntino.

Con rostro adusto, el gobernador recibió a la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, en un intento por mimetizarse con las cabezas del operativo, pero su gobierno aparece como un tácito connivente del escándalo.

El mandatario está cerrando un ciclo de 16 años en el poder, lapso durante el cual nunca se tomaron medidas eficaces para combatir a las bandas internacionales que enviaban marihuana a través de Corrientes, convertida en una gigantesca zona liberada.

Así, a la escasa presencia de fuerzas federales que se evidenció en estos años, hay que sumarle la indolencia de la policía, acusada de haber hecho la vista gorda cada vez que algún fiscal propuso investigar a los traficantes que colonizaron el territorio correntino.

Durante años la provincia funcionó como un “narcoducto” que conectaba las costas paraguayas con el conurbano bonaerense y el gran Rosario.

El escándalo narco de Itatí se mete en la campaña y golpea a Colombi

Tras la detención del intendente peronista Terán, el PJ y el oficialismo se sacan chispas. El gobernador de Cambiemos frenó un allanamiento hace pocos meses.

Luego de un operativo con 600 efectivos, la Gendarmería Nacional detuvo al intendente de Itatí, Natividad Roger Terán, y al viceintendente, Fabio Aquino, tras una investigación vinculada a una megacausa por tráfico de marihuana en la que están involucrados funcionarios de la política local y del Poder Judicial. La situación reavivó las chispas entre el Partido Justicialista y el oficialismo, encabezado por el gobernador de la provincia de Corrientes y dirigente de Cambiemos, Ricardo Colombi.

Las detenciones se produjeron luego de que los efectivos realizaran en forma simultánea 47 allanamientos en la Capital Federal, Córdoba y Corrientes. En total son 20 detenidos, entre ellos, el comisario de Itatí, Diego Osvaldo Ocampo Alvarenga, quien fuera arrestado en su casa. También está bajo investigación un secretario judicial del juez federal de Corrientes,  Carlos Soto Dávila, quien volverá a ser indagado en las próximas horas, según consignó el portal Infobae.

El amplio operativo antinarco desplegado por fuerzas federales en Corrientes hace tambalear la estructura de poder de Colombi, sospechado de proteger a traficantes desde que interrumpió un procedimiento dispuesto por la Justicia Federal en Goya, en diciembre pasado.

La detención del jefe de comunal atizó la campaña electoral por la gobernación y reavivó los cruces entre el peronismo y el oficialismo. De un lado y de otro se desentienden de Terán, que milita en el PJ pero tiene relación con Colombi. Incluso, señalan en el peronismo correntino, el intendente es “aliado” del mandatario de origen radical.

Colombi, que vio a la Gendarmería desembarcar sin que se le notificara previamente a su gobierno, protagonizó un escándalo cuando -a fines del año pasado- se presentó en la casa de un conocido narcotraficante de Goya para impedir un operativo dispuesto por el juez federal de Reconquista, Aldo Alurralde.

El gobernador mandó detener al comisario santafesino a cargo de aquel procedimiento y ordenó a los gritos que los testigos transportados hasta Goya fueran liberados, hechos por los cuales afronta una causa penal que se tramita en la Justicia Federal de Santa Fe.

El operativo “Sapucay”, en el marco del cual fueron detenidos el intendente de Terán y Aquino, coincide con el foco de la investigación del juez Alurralde. Esa tesis sostiene que por Corrientes ingresan enormes volúmenes de droga desde Paraguay que luego son distribuidos a distintos puntos del país.

Tanto el procedimiento que Colombi obstaculizó en Goya como el megaoperativo que se llevó a cabo en Itatí y otras localidades de la provincia demostraron la connivencia del poder político con las organizaciones narcos que, durante años, operaron con total tranquilidad en territorio correntino.

Con rostro adusto, el gobernador recibió a la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, en un intento por mimetizarse con las cabezas del operativo, pero su gobierno aparece como un tácito connivente del escándalo.

El mandatario está cerrando un ciclo de 16 años en el poder, lapso durante el cual nunca se tomaron medidas eficaces para combatir a las bandas internacionales que enviaban marihuana a través de Corrientes, convertida en una gigantesca zona liberada.

Así, a la escasa presencia de fuerzas federales que se evidenció en estos años, hay que sumarle la indolencia de la policía, acusada de haber hecho la vista gorda cada vez que algún fiscal propuso investigar a los traficantes que colonizaron el territorio correntino.

Durante años la provincia funcionó como un “narcoducto” que conectaba las costas paraguayas con el conurbano bonaerense y el gran Rosario.