X
Encabezó el encuentro con la CGT y dejó el apoyo del socialismo a la marcha. Es el mejor posicionado para liderar la lista de diputados nacionales pero aún no se decide a dejar la provincia.
Por 22/02/2017 06:08 PM

La reunión que mantuvieron el martes los líderes de la CGT con los dirigentes del Partido Socialista en la sede de la calle Azopardo marcó la presencia – hasta ahora no tan habitual – de Antonio Bonfatti en un encuentro de carácter nacional. El presidente del partido fue el principal interlocutor del triunvirato que forman Héctor Daer, Carlos Acuña y Juan Carlos Schmid, que también contó con la presencia de los diputados nacionales Hermes Binner, Alicia CIciliani y Gabriela Troiano.

"Fue una reunión muy positiva, en la que tuvimos grandes coincidencias en el análisis de la realidad económica que atraviesa el país, vamos a ser parte de la marcha del 7 de marzo", señaló Bonfatti una vez finalizado el encuentro. El ex gobernador santafesino marcó así la línea de acción política del socialismo.

En las últimas semanas, el presidente del Partido Socialista aumentó la frecuencia de sus viajes a Buenos Aires. Este jueves volverá a territorio porteño para participar de la celebración del Día Nacional de Kuwait que se realizará en un hotel céntrico. El ex gobernador aprovecha la ocasión para armar reuniones políticas. En los próximos meses, el presidente de la Cámara de Diputados de Santa Fe deberá  empezar a definir su futuro electoral.

Bonfatti fue el candidato más votado en las elecciones 2015. Obtuvo el 40 por ciento de los sufragios e incluso estuvo muy por encima del propio gobernador Miguel Lifschitz, a quien le sacó 200 mil votos de diferencia. Es el dirigente del socialismo mejor posicionado para encabezar la lista de diputados nacionales. El partido tiene la difícil misión de renovar este año las cuatro bancas que tiene en Diputados, en manos de Binner y Ciciliani (Santa Fe), Troiano (Buenos Aires) y Lucila Duré (Formosa). Sin embargo, por ahora no le convence la idea de dejar su lugar en la provincia, donde se siente “muy cómodo”, para dar el salto al Congreso nacional.

La candidatura – o no- de Bonfatti será definida en un congreso del Partido Socialista pero antes, el Frente Progresista del que forma parte junto a la UCR, deberá definir las alianzas electorales. En Santa Fe, es probable que el radicalismo quede partido en dos, según reconoció a este portal una fuente calificada del partido: el sector que encabezan José Corral y Mario Barletta buscarán asociarse con el PRO para formar Cambiemos en la provincia, mientras que los radicales alineados con el vicegobernador Carlos Fascendini seguirán cerca del socialismo.

Corral, la apuesta de la UCR, definirá su candidatura a último momento, según indicó una fuente del partido a Letra P. El intendente de Santa Fe cuenta con el aval del presidente Mauricio Macri pero tiene un obstáculo local: en caso de ser electo diputado nacional, de acuerdo con la ley orgánica de municipalidades, deberá llamar nuevamente a elecciones en la capital provincial, con el riesgo de perderla. Como contrapartida, en caso de que triunfe quedará bien posicionado como candidato a gobernador de la provincia para 2019.   

El socialismo ya dejó claro que no quiere saber nada con el PRO. Aunque el gobernador Lifschitz intenta moderar el discurso para garantizar la buena convivencia con el Gobierno nacional, Bonfatti dispara contra la Rosada sin miramientos. “En el Frente Progresista no hay espacio para el PRO", dijo en los últimos días el ex gobernador, que suele referirse al macrismo como “la derecha” y asegura que Macri “no entiende el interior”. 

En la CGT, el ex gobernador aprovechó para repetir las críticas a la Rosada. "El gobierno nacional no se equivoca, siempre actúa a favor de los grupos más concentrados de la economía", disparó Bonfatti, que también se reunió en los últimos días con dirigentes del peronismo santafesino, a quienes les abrió la puerta al Frente Progresista.  

Bonfatti levanta el perfil y genera especulaciones sobre su candidatura

Encabezó el encuentro con la CGT y dejó el apoyo del socialismo a la marcha. Es el mejor posicionado para liderar la lista de diputados nacionales pero aún no se decide a dejar la provincia. 

La reunión que mantuvieron el martes los líderes de la CGT con los dirigentes del Partido Socialista en la sede de la calle Azopardo marcó la presencia – hasta ahora no tan habitual – de Antonio Bonfatti en un encuentro de carácter nacional. El presidente del partido fue el principal interlocutor del triunvirato que forman Héctor Daer, Carlos Acuña y Juan Carlos Schmid, que también contó con la presencia de los diputados nacionales Hermes Binner, Alicia CIciliani y Gabriela Troiano.

"Fue una reunión muy positiva, en la que tuvimos grandes coincidencias en el análisis de la realidad económica que atraviesa el país, vamos a ser parte de la marcha del 7 de marzo", señaló Bonfatti una vez finalizado el encuentro. El ex gobernador santafesino marcó así la línea de acción política del socialismo.

En las últimas semanas, el presidente del Partido Socialista aumentó la frecuencia de sus viajes a Buenos Aires. Este jueves volverá a territorio porteño para participar de la celebración del Día Nacional de Kuwait que se realizará en un hotel céntrico. El ex gobernador aprovecha la ocasión para armar reuniones políticas. En los próximos meses, el presidente de la Cámara de Diputados de Santa Fe deberá  empezar a definir su futuro electoral.

Bonfatti fue el candidato más votado en las elecciones 2015. Obtuvo el 40 por ciento de los sufragios e incluso estuvo muy por encima del propio gobernador Miguel Lifschitz, a quien le sacó 200 mil votos de diferencia. Es el dirigente del socialismo mejor posicionado para encabezar la lista de diputados nacionales. El partido tiene la difícil misión de renovar este año las cuatro bancas que tiene en Diputados, en manos de Binner y Ciciliani (Santa Fe), Troiano (Buenos Aires) y Lucila Duré (Formosa). Sin embargo, por ahora no le convence la idea de dejar su lugar en la provincia, donde se siente “muy cómodo”, para dar el salto al Congreso nacional.

La candidatura – o no- de Bonfatti será definida en un congreso del Partido Socialista pero antes, el Frente Progresista del que forma parte junto a la UCR, deberá definir las alianzas electorales. En Santa Fe, es probable que el radicalismo quede partido en dos, según reconoció a este portal una fuente calificada del partido: el sector que encabezan José Corral y Mario Barletta buscarán asociarse con el PRO para formar Cambiemos en la provincia, mientras que los radicales alineados con el vicegobernador Carlos Fascendini seguirán cerca del socialismo.

Corral, la apuesta de la UCR, definirá su candidatura a último momento, según indicó una fuente del partido a Letra P. El intendente de Santa Fe cuenta con el aval del presidente Mauricio Macri pero tiene un obstáculo local: en caso de ser electo diputado nacional, de acuerdo con la ley orgánica de municipalidades, deberá llamar nuevamente a elecciones en la capital provincial, con el riesgo de perderla. Como contrapartida, en caso de que triunfe quedará bien posicionado como candidato a gobernador de la provincia para 2019.   

El socialismo ya dejó claro que no quiere saber nada con el PRO. Aunque el gobernador Lifschitz intenta moderar el discurso para garantizar la buena convivencia con el Gobierno nacional, Bonfatti dispara contra la Rosada sin miramientos. “En el Frente Progresista no hay espacio para el PRO", dijo en los últimos días el ex gobernador, que suele referirse al macrismo como “la derecha” y asegura que Macri “no entiende el interior”. 

En la CGT, el ex gobernador aprovechó para repetir las críticas a la Rosada. "El gobierno nacional no se equivoca, siempre actúa a favor de los grupos más concentrados de la economía", disparó Bonfatti, que también se reunió en los últimos días con dirigentes del peronismo santafesino, a quienes les abrió la puerta al Frente Progresista.