X

CFK acusó a Macri de dirigir una organización para perseguir opositores

La senadora dijo que el procesamiento con prisión preventiva dictada en su contra por Bonadio "es un despropósito" que "viola el Estado de Derecho".
Redacción 07/12/2017 04:57 PM

La senadora Cristina Fernández de Kirchner acusó este jueves al presidente Mauricio Macri dirigir una organización destinada a perseguir opositores. Lo identificó como el "director de una orquesta" que tiene al juez Claudio Bonadio como el que "ejecuta la partitura judicial". Además, advirtió: "No nos van a callar" ni "nos van a disciplinar" y llamó a "una reacción serena" frente al procesamiento con prisión preventiva y pedido de desafuero que le dictó ese magistrado federal por presunta "traición a la patria".

 

 

En una conferencia de prensa que brindó en la presidencia del bloque del Frente para la Victoria de la Cámara de Diputados, la ex presidenta dijo que las medidas judiciales conocidas este jueves son "un despropósito" y "exceso" que "violan el Estado de Derecho" y están destinadas a "provocar daño personal y político" a los procesados, entre los que se encuentran el ex canciller Héctor Timerman -a quien se impuso arresto domiliario-, el ex secretario de Legal y Técnica Carlos Zannini -detenido en Río Gallegos durante la madrugada-, el dirigente social Luis DÉlía -también detenido.

Según la ex presidenta, “Mauricio Macri es el director de la orquesta y Bonadio ejecuta la partitura judicial”. De acuerdo a su versión, el Gobierno y la justicia federal “me quieren callada y con la espada de Damocles sobre mi cuello”.

 

 

Cristina sostuvo que el Presidente es “el máximo y verdadero responsable de una organización política y judicial para perseguir a una oposición”. Según la ex mandataria, la decisión del magistrado “es un despropósito y un exceso” al tiempo que “viola el estado de derecho y buscan provocar un daño personal y político a dirigentes políticos”. “Se juzgó y no hay causa. Bonadio lo sabe y el Gobierno y el presdiente Macri también lo sabe”, agregó.

 

 

De acuerdo a Cristina, el Gobierno tiene “ánimo de persecución de la oposición inédito en tiempos democráticos”. Para la ex presidenta el pedido de desafuero “es una gran cortina de humo que pretende cuatro acciones”. En primer lugar, “intimidar a la población y la dirigencia política - sindical”. En segundo término “tapar el hecho de que están fracasando las políticas económicas del Gobierno”. “Este diciembre viene con aumentos insostenibles, la reforma previsional e inflación récord”, describió.

 

 

En tercer lugar, la “persecución judicial” a CFK tiene como objetivo “provocar una reacción política que pudiera ser utilizada para alimentar este relato de enemigos internos y cosas peligrosas para el resto de los argentinos”. En ese sentido, hizo un “llamado a la reacción serena a responder por la vía política este inédito e incréible desvarío judicial” que, agregó,  “no lo recuerdo en ninguna fecha de nuestra etapa democrática”.

En cuarto término, sostuvo que “la organización” entre el Gobierno y la Justicia “no quiere que nuestra voz esté en el Senado”. No es caprichoso ni autoreferencial. No nos vamos a callar, asustar, no nos van a disciplinar frente al ajuste y el saqueo y tampoco nos vamos a dejar provocar”, sostuvo Cristina.

 

 

Además, la ex presidenta calificó al fallo de Bonadio como una “acusación sin fundamento que representa un insulto a la inteligencia de los argentinos”. “No creo que los argentinos, más allá de la valoración de nuestro gobierno y nuestras medidas, puedan creernos capaces de traicionar a la patria”, evaluó.

CFK acusó a Macri de dirigir una organización para perseguir opositores

La senadora dijo que el procesamiento con prisión preventiva dictada en su contra por Bonadio "es un despropósito" que "viola el Estado de Derecho".

La senadora Cristina Fernández de Kirchner acusó este jueves al presidente Mauricio Macri dirigir una organización destinada a perseguir opositores. Lo identificó como el "director de una orquesta" que tiene al juez Claudio Bonadio como el que "ejecuta la partitura judicial". Además, advirtió: "No nos van a callar" ni "nos van a disciplinar" y llamó a "una reacción serena" frente al procesamiento con prisión preventiva y pedido de desafuero que le dictó ese magistrado federal por presunta "traición a la patria".

 

 

En una conferencia de prensa que brindó en la presidencia del bloque del Frente para la Victoria de la Cámara de Diputados, la ex presidenta dijo que las medidas judiciales conocidas este jueves son "un despropósito" y "exceso" que "violan el Estado de Derecho" y están destinadas a "provocar daño personal y político" a los procesados, entre los que se encuentran el ex canciller Héctor Timerman -a quien se impuso arresto domiliario-, el ex secretario de Legal y Técnica Carlos Zannini -detenido en Río Gallegos durante la madrugada-, el dirigente social Luis DÉlía -también detenido.

Según la ex presidenta, “Mauricio Macri es el director de la orquesta y Bonadio ejecuta la partitura judicial”. De acuerdo a su versión, el Gobierno y la justicia federal “me quieren callada y con la espada de Damocles sobre mi cuello”.

 

 

Cristina sostuvo que el Presidente es “el máximo y verdadero responsable de una organización política y judicial para perseguir a una oposición”. Según la ex mandataria, la decisión del magistrado “es un despropósito y un exceso” al tiempo que “viola el estado de derecho y buscan provocar un daño personal y político a dirigentes políticos”. “Se juzgó y no hay causa. Bonadio lo sabe y el Gobierno y el presdiente Macri también lo sabe”, agregó.

 

 

De acuerdo a Cristina, el Gobierno tiene “ánimo de persecución de la oposición inédito en tiempos democráticos”. Para la ex presidenta el pedido de desafuero “es una gran cortina de humo que pretende cuatro acciones”. En primer lugar, “intimidar a la población y la dirigencia política - sindical”. En segundo término “tapar el hecho de que están fracasando las políticas económicas del Gobierno”. “Este diciembre viene con aumentos insostenibles, la reforma previsional e inflación récord”, describió.

 

 

En tercer lugar, la “persecución judicial” a CFK tiene como objetivo “provocar una reacción política que pudiera ser utilizada para alimentar este relato de enemigos internos y cosas peligrosas para el resto de los argentinos”. En ese sentido, hizo un “llamado a la reacción serena a responder por la vía política este inédito e incréible desvarío judicial” que, agregó,  “no lo recuerdo en ninguna fecha de nuestra etapa democrática”.

En cuarto término, sostuvo que “la organización” entre el Gobierno y la Justicia “no quiere que nuestra voz esté en el Senado”. No es caprichoso ni autoreferencial. No nos vamos a callar, asustar, no nos van a disciplinar frente al ajuste y el saqueo y tampoco nos vamos a dejar provocar”, sostuvo Cristina.

 

 

Además, la ex presidenta calificó al fallo de Bonadio como una “acusación sin fundamento que representa un insulto a la inteligencia de los argentinos”. “No creo que los argentinos, más allá de la valoración de nuestro gobierno y nuestras medidas, puedan creernos capaces de traicionar a la patria”, evaluó.