X

El Gobierno hace escalar la presión para desaforar a Cristina

Graciela Ocaña, una de las principales figuras de Cambiemos en la última campaña, pidió que el Senado “no sea un aguantadero de corrupción" y el “urgente tratamiento” del caso en el recinto.
Redacción 07/12/2017 03:35 PM

Cebado por la posibilidad de ver a Cristina Fernández tras las rejas, el Gobierno aceleró rápido y aumentó la presión sobre el Senado para que, en línea con el fallo del juez federal Claudio Bonadío conocido este jueves, le quite los flamantes fueros de senadora a la ex presidenta y le permita al magistrado mandar a detenerla, como ya hizo con el ex secretario de Legal y Técnica Carlos Zannini, el dirigente social Luis D’Elía y otros imputados en la causa por el acuerdo con Irán.

Lo hizo por medio de una vocera calificada del oficialismo. La diputada nacional Graciela Ocaña pidió, a través de un comunicado distribuido a la prensa y en gira mediática, que "el Senado no sea un aguantadero de corrupción". Además, reclamó el "urgente el tratamiento del Congreso” del pedido de Bonadío “para que se le quiten los fueros a Cristina Fernández de Kirchner".

 

 

"Evidentemente, el juez ha encontrado elementos suficientes para pedir la inmediata detención de Carlos Zannini, Héctor Timerman, Luis D'Elía, Esteche y Khalil", agregó la legisladora, que en la última campaña encabezó la lista de candidatos a diputados nacionales de Cambiemos por la provincia de Buenos Aires.

"Es necesario que los senadores articulen todos los mecanismos institucionales para que el pedido del juez Bonadío avance en la Cámara alta y no pongan trabas para su tratamiento", señaló la legisladora nacional, en claro mensaje a la oposición peronista más permeable a las presiones oficiales. Y añadió: "Es imperativo que todos los argentinos sepamos qué participación tuvo la ex Presidente en el encubrimiento del atentado a la AMIA".

Ocaña se paró en el antecedente De Vido para reclamar celeridad al Senado. "La Cámara de Diputados ya ha demostrado que pudo avanzar” en el desafuero del ex ministro de Planificación –lo hizo en dos tiempos: después de descartar la medida en una primera instancia, la aprobó cuando, como ahora, la Justicia emitió el pedido. “Por eso pedimos que el Senado también garantice los dispositivos necesarios para que el pedido del juez se cumpla en tiempo y forma", insistió Ocaña.

 

 

Más temprano, el jefe de Ocaña en la Cámara de Diputados, Nicolás Massot, había adelantado que Cambiemos debía hacer caso a la orden de Bonadío, aunque había sido menos vehemente y explícito que la nueva integrante de su bancada. “Lo pide un juez”, había dicho el legislador cordobés.

En tanto, el presidente provisional de la Cámara alta y ex presidente de la Nación por 12 horas Federico Pinedo había sido más cauto: había señalado que, una vez que ingresar el pedido del juez al Senado, sería estudiada “con seriedad y responsabilidad”.

El Gobierno hace escalar la presión para desaforar a Cristina

Graciela Ocaña, una de las principales figuras de Cambiemos en la última campaña, pidió que el Senado “no sea un aguantadero de corrupción" y el “urgente tratamiento” del caso en el recinto.

Cebado por la posibilidad de ver a Cristina Fernández tras las rejas, el Gobierno aceleró rápido y aumentó la presión sobre el Senado para que, en línea con el fallo del juez federal Claudio Bonadío conocido este jueves, le quite los flamantes fueros de senadora a la ex presidenta y le permita al magistrado mandar a detenerla, como ya hizo con el ex secretario de Legal y Técnica Carlos Zannini, el dirigente social Luis D’Elía y otros imputados en la causa por el acuerdo con Irán.

Lo hizo por medio de una vocera calificada del oficialismo. La diputada nacional Graciela Ocaña pidió, a través de un comunicado distribuido a la prensa y en gira mediática, que "el Senado no sea un aguantadero de corrupción". Además, reclamó el "urgente el tratamiento del Congreso” del pedido de Bonadío “para que se le quiten los fueros a Cristina Fernández de Kirchner".

 

 

"Evidentemente, el juez ha encontrado elementos suficientes para pedir la inmediata detención de Carlos Zannini, Héctor Timerman, Luis D'Elía, Esteche y Khalil", agregó la legisladora, que en la última campaña encabezó la lista de candidatos a diputados nacionales de Cambiemos por la provincia de Buenos Aires.

"Es necesario que los senadores articulen todos los mecanismos institucionales para que el pedido del juez Bonadío avance en la Cámara alta y no pongan trabas para su tratamiento", señaló la legisladora nacional, en claro mensaje a la oposición peronista más permeable a las presiones oficiales. Y añadió: "Es imperativo que todos los argentinos sepamos qué participación tuvo la ex Presidente en el encubrimiento del atentado a la AMIA".

Ocaña se paró en el antecedente De Vido para reclamar celeridad al Senado. "La Cámara de Diputados ya ha demostrado que pudo avanzar” en el desafuero del ex ministro de Planificación –lo hizo en dos tiempos: después de descartar la medida en una primera instancia, la aprobó cuando, como ahora, la Justicia emitió el pedido. “Por eso pedimos que el Senado también garantice los dispositivos necesarios para que el pedido del juez se cumpla en tiempo y forma", insistió Ocaña.

 

 

Más temprano, el jefe de Ocaña en la Cámara de Diputados, Nicolás Massot, había adelantado que Cambiemos debía hacer caso a la orden de Bonadío, aunque había sido menos vehemente y explícito que la nueva integrante de su bancada. “Lo pide un juez”, había dicho el legislador cordobés.

En tanto, el presidente provisional de la Cámara alta y ex presidente de la Nación por 12 horas Federico Pinedo había sido más cauto: había señalado que, una vez que ingresar el pedido del juez al Senado, sería estudiada “con seriedad y responsabilidad”.