X
Peña, Frigerio, Bullrich y Garavano recibieron a los gobernadores de Neuquén, Río Negro y Chubut para armar un equipo interministerial que afronte el conflicto mapuche y la toma de tierras. Secretismo
Redacción 06/12/2017 09:00 PM

Con un ojo puesto en la cercanía del año nuevo, y con el otro concentrado en los casos de desalojo que tramitan los fueros provinciales locales; el jefe de Gabinete Marcos Peña y los ministros del Interior, Rogelio Frigerio, de Seguridad, Patricia Bullrich y de Justicia, Germán Garavano, se reunieron este miércoles en la Casa Rosada con los mandatarios patagónicos Omar Gutiérrez (Neuquén), Alberto Weretilneck (Río Negro) y Mariano Arcioni (Chubut). Uno de los objetivos públicos de la cita fue acordar la creación de un comité conjunto de ministros, compuesto por los titulares de las carteras nacionales y provinciales de seguridad y justicia para aplicar “políticas públicas en cuestiones vinculadas a los pueblos originarios, y puntualmente a “la problemática RAM”, informaron fuentes oficiales, en referencia al intercambio de información policial y de inteligencia sobre la organización Resistencia Ancestral Mapuche.

Además de los ministros, también hubo dos vice: el secretario de Interior, Sebastián García De Luca y el secretario de Coordinación de Políticas Públicas, Gustavo Lopetegui, que cumple funciones de vicejefe de Gabinete. Un funcionario de la Casa Rosada confió a Letra P, que uno de los temas centrales, planteados por los mandatarios patagónicos, es contar con apoyo del Gobierno Nacional ante la cantidad de causas por desalojo que se tramitan en los estrados de cada provincia.

 

 

“Concentramos nuestra atención en el tema RAM”, agregó otra fuente oficial, en referencia en la presentación que hizo Bullrich ante los mandatarios para aportarles la información que maneja la cartera de Seguridad sobre esa organización que, según insisten sus voceros, habrían cometido 70 hechos violentos en toda la Patagonia. Todo lo contrario a lo que sostienen organizaciones indígenas, y especialmente mapuches, que sostienen que la RAM es un “invento del Gobierno para crear un enemigo interno”, con el fin de profundizar la persecución represiva contra los movimientos indígenas que reclaman la posesión de terrenos ancestrales.

Desde la cartera de Justicia, ante las consultas de este medio, evaluaron la reunión como un “encuentro muy positivo”, y detallaron que el principal interlocutor del Gobierno central será el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) que ahora depende del ministerio de Justicia y no del área de Desarrollo Social.

El organismo estará encargado de interlocutar con las provincias, “para mejorar los mecanismos de registro y de tierras”, aunque en rigor tendrá en sus manos el manejo de los conflictos vinculados a reclamos y tomas de terrenos.

 

 

La próxima cita está prevista para la semana próxima, con el fin de lanzar el comité conjunto de ministros nacionales y provinciales, pero el encuentro fue organizado a propuesta del Gobierno Nacional, luego de la crisis que se desató en la localidad de Villa Diamante, tras el desalojo de la comunidad Lof Lafken Winkul Mapu, que derivó el la muerte del joven Rafael Nahuel, ultimado dos días después del operativo, de un disparo por la espalda, con una bala de 9 milímetros: la misma que utilizaron los efectivos del grupo Albatros de Prefectura Naval Argentina, que protagonizaron el hecho. 

Reunión reservada con los gobernadores patagónicos por el tema mapuche

Peña, Frigerio, Bullrich y Garavano recibieron a los gobernadores de Neuquén, Río Negro y Chubut para armar un equipo interministerial que afronte el conflicto mapuche y la toma de tierras. Secretismo

Con un ojo puesto en la cercanía del año nuevo, y con el otro concentrado en los casos de desalojo que tramitan los fueros provinciales locales; el jefe de Gabinete Marcos Peña y los ministros del Interior, Rogelio Frigerio, de Seguridad, Patricia Bullrich y de Justicia, Germán Garavano, se reunieron este miércoles en la Casa Rosada con los mandatarios patagónicos Omar Gutiérrez (Neuquén), Alberto Weretilneck (Río Negro) y Mariano Arcioni (Chubut). Uno de los objetivos públicos de la cita fue acordar la creación de un comité conjunto de ministros, compuesto por los titulares de las carteras nacionales y provinciales de seguridad y justicia para aplicar “políticas públicas en cuestiones vinculadas a los pueblos originarios, y puntualmente a “la problemática RAM”, informaron fuentes oficiales, en referencia al intercambio de información policial y de inteligencia sobre la organización Resistencia Ancestral Mapuche.

Además de los ministros, también hubo dos vice: el secretario de Interior, Sebastián García De Luca y el secretario de Coordinación de Políticas Públicas, Gustavo Lopetegui, que cumple funciones de vicejefe de Gabinete. Un funcionario de la Casa Rosada confió a Letra P, que uno de los temas centrales, planteados por los mandatarios patagónicos, es contar con apoyo del Gobierno Nacional ante la cantidad de causas por desalojo que se tramitan en los estrados de cada provincia.

 

 

“Concentramos nuestra atención en el tema RAM”, agregó otra fuente oficial, en referencia en la presentación que hizo Bullrich ante los mandatarios para aportarles la información que maneja la cartera de Seguridad sobre esa organización que, según insisten sus voceros, habrían cometido 70 hechos violentos en toda la Patagonia. Todo lo contrario a lo que sostienen organizaciones indígenas, y especialmente mapuches, que sostienen que la RAM es un “invento del Gobierno para crear un enemigo interno”, con el fin de profundizar la persecución represiva contra los movimientos indígenas que reclaman la posesión de terrenos ancestrales.

Desde la cartera de Justicia, ante las consultas de este medio, evaluaron la reunión como un “encuentro muy positivo”, y detallaron que el principal interlocutor del Gobierno central será el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) que ahora depende del ministerio de Justicia y no del área de Desarrollo Social.

El organismo estará encargado de interlocutar con las provincias, “para mejorar los mecanismos de registro y de tierras”, aunque en rigor tendrá en sus manos el manejo de los conflictos vinculados a reclamos y tomas de terrenos.

 

 

La próxima cita está prevista para la semana próxima, con el fin de lanzar el comité conjunto de ministros nacionales y provinciales, pero el encuentro fue organizado a propuesta del Gobierno Nacional, luego de la crisis que se desató en la localidad de Villa Diamante, tras el desalojo de la comunidad Lof Lafken Winkul Mapu, que derivó el la muerte del joven Rafael Nahuel, ultimado dos días después del operativo, de un disparo por la espalda, con una bala de 9 milímetros: la misma que utilizaron los efectivos del grupo Albatros de Prefectura Naval Argentina, que protagonizaron el hecho.