X
En una semana de tironeos dentro de Cambiemos, pidió avanzar con un proyecto que prohíbe las designaciones de familiares de funcionarios en cargos públicos. Lo hizo a través de un diputado bonaerense.
Redacción 06/12/2017 06:18 PM

La diputada nacional Elisa Carrió genera por estas horas tensiones dentro de la estructura de gobierno de la cual forma parte. Producto del enojo por el acuerdo que cerró Daniel Angelici con el Coti Nosiglia en la discusión de la UCR porteña, decidió no participar del brindis que diputados y senadores nacionales celebraron en la quinta de Olivos con el presidente Mauricio Macri y ahora, con el escándalo por la designación de Mariana Triaca, hermana del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, como directora del Banco Nación, ordenó al diputado bonaerense de la Coalición Cívica, Guillermo Castello, que salga a mover el proyecto que prohíbe la designación de familiares de funcionarios en cargos públicos. 

“Es oportuno que se debata el proyecto de ley que presenté en 2016 para evitar casos de nepotismo en la administración pública. Esperemos que sea votado pronto”, remarcó Castello sobre la iniciativa que se encuentra desde noviembre del año pasado en la comisión de Reforma Política de la Cámara de Diputados. que el propio diputado integra. 

Esta semana se conoció que Mariana Triaca, hermana del ministro de Trabajo de la Nación, fue nombrada directora del Banco Nación, una designación que se sumó a la de la esposa del titular de la cartera laboral, María Cecilia Loccisano, quien ya había sido elegida como coordinadora general de la Unidad de Financiamiento Internacional de Salud (UFIS) en el Ministerio de Salud, que por entonces encabezaba Jorge Lemus.

 

 

La Coalición Cívica había amenazado con abandonar Cambiemos cuando Angelici y Nosiglia pactaron quién iba a ser el convencional de la Unión Cívica Radical por la Ciudad de Buenos Aires, un acuerdo que corrió tuvo el visto bueno del presidente Macri y con injerencia del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta

En silencio, Carrió manda a los suyos a hacer notar su malestar. El pacto de la UCR porteña recaló también en el bloque de diputados bonaerenses de Cambiemos. El legislador bonaerense Eduardo Barragán, angelicista y radical, había dicho que Lilita “parece una censora” y que se paraba “desde un lugar impoluto”.  En diálogo con Letra P, Castello le respondió a su compañero de bloque y le enrostró que Carrió “no es una censora”, sino que “está poniendo un foco sobre algo que no debería avanzar”.

El artículo 1 de la ley que presentó Castello y de la que ahora pide su aprobación alcanza, por supuesto, exclusivamente a la provincia de Buenos Aires. Establece que “los funcionarios públicos de todos los poderes de la Provincia de Buenos Aires, así como todos los funcionarios de empresas del estado provincial que contaren entre sus facultades funcionales con las de realizar nombramientos, contrataciones permanentes o provisorias, en la administración pública provincial tendrán prohibido ejercer dicha facultad en relación a parientes propios en razón de la naturaleza (consanguíneos) en línea recta (ascendente o descendente) en cualquier grado y en línea colateral hasta el cuarto grado” 

Y que tampoco podrán designar a “su cónyuge” ni a “parientes por afinidad en igual medida y grado que respecto a familiares propios por cosanguinidad”. 

Entre los fundamentos del proyecto del diputado lilito se enfatiza que “los nombramientos o contrataciones realizados en contradicción a las previsiones de la norma se transformarían en un claro caso de corrupción estatal”. Es decir que, según el espíritu de la iniciativa de la CC, el ministro de Trabajo estaría cometiendo un acto de “corrupción estatal”. 

Carrió mandó a criticar el nombramiento de la hermana de Triaca

En una semana de tironeos dentro de Cambiemos, pidió avanzar con un proyecto que prohíbe las designaciones de familiares de funcionarios en cargos públicos. Lo hizo a través de un diputado bonaerense.

La diputada nacional Elisa Carrió genera por estas horas tensiones dentro de la estructura de gobierno de la cual forma parte. Producto del enojo por el acuerdo que cerró Daniel Angelici con el Coti Nosiglia en la discusión de la UCR porteña, decidió no participar del brindis que diputados y senadores nacionales celebraron en la quinta de Olivos con el presidente Mauricio Macri y ahora, con el escándalo por la designación de Mariana Triaca, hermana del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, como directora del Banco Nación, ordenó al diputado bonaerense de la Coalición Cívica, Guillermo Castello, que salga a mover el proyecto que prohíbe la designación de familiares de funcionarios en cargos públicos. 

“Es oportuno que se debata el proyecto de ley que presenté en 2016 para evitar casos de nepotismo en la administración pública. Esperemos que sea votado pronto”, remarcó Castello sobre la iniciativa que se encuentra desde noviembre del año pasado en la comisión de Reforma Política de la Cámara de Diputados. que el propio diputado integra. 

Esta semana se conoció que Mariana Triaca, hermana del ministro de Trabajo de la Nación, fue nombrada directora del Banco Nación, una designación que se sumó a la de la esposa del titular de la cartera laboral, María Cecilia Loccisano, quien ya había sido elegida como coordinadora general de la Unidad de Financiamiento Internacional de Salud (UFIS) en el Ministerio de Salud, que por entonces encabezaba Jorge Lemus.

 

 

La Coalición Cívica había amenazado con abandonar Cambiemos cuando Angelici y Nosiglia pactaron quién iba a ser el convencional de la Unión Cívica Radical por la Ciudad de Buenos Aires, un acuerdo que corrió tuvo el visto bueno del presidente Macri y con injerencia del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta

En silencio, Carrió manda a los suyos a hacer notar su malestar. El pacto de la UCR porteña recaló también en el bloque de diputados bonaerenses de Cambiemos. El legislador bonaerense Eduardo Barragán, angelicista y radical, había dicho que Lilita “parece una censora” y que se paraba “desde un lugar impoluto”.  En diálogo con Letra P, Castello le respondió a su compañero de bloque y le enrostró que Carrió “no es una censora”, sino que “está poniendo un foco sobre algo que no debería avanzar”.

El artículo 1 de la ley que presentó Castello y de la que ahora pide su aprobación alcanza, por supuesto, exclusivamente a la provincia de Buenos Aires. Establece que “los funcionarios públicos de todos los poderes de la Provincia de Buenos Aires, así como todos los funcionarios de empresas del estado provincial que contaren entre sus facultades funcionales con las de realizar nombramientos, contrataciones permanentes o provisorias, en la administración pública provincial tendrán prohibido ejercer dicha facultad en relación a parientes propios en razón de la naturaleza (consanguíneos) en línea recta (ascendente o descendente) en cualquier grado y en línea colateral hasta el cuarto grado” 

Y que tampoco podrán designar a “su cónyuge” ni a “parientes por afinidad en igual medida y grado que respecto a familiares propios por cosanguinidad”. 

Entre los fundamentos del proyecto del diputado lilito se enfatiza que “los nombramientos o contrataciones realizados en contradicción a las previsiones de la norma se transformarían en un claro caso de corrupción estatal”. Es decir que, según el espíritu de la iniciativa de la CC, el ministro de Trabajo estaría cometiendo un acto de “corrupción estatal”.