X
La próxima semana tiene cita con la ley a la que juró respetar y defender, pero esta vez, en calidad de acusado.
Por 06/12/2017 06:07 PM

Apertura de causas fantasmas. Órdenes de allanamientos sin ejecutar. Pruebas perdidas. Dinero secuestrado de origen desconocido. Más de 150 efectos secuestrados en allanamientos sin rotular desparramados en oficinas, sin cadena legal de custodia. Teléfonos desaparecidos. Proyectiles embolsados. Sobre todas estas irregularidades deberá prestar declaración indagatoria el ex fiscal Fernando Cartasegna, quien el 13 de diciembre próximo volverá a transitar los pasillos del fuero penal de La Plata, pero esta vez en calidad de procesado por los delitos de “peculado, violación de los deberes de funcionario público, incumplimiento de promover la persecución y represión en concurso ideal con incumplimiento de los deberes de funcionario público”, según se desprende de la documentación judicial, a la que accedió Letra P.

En 14 páginas. el fiscal Álvaro Garganta desplegó el cúmulo de pruebas, indicios y argumentos acusatorios sobre los que su ex colega deberá dar las explicaciones del caso. La defensa de Cartasegna está a cargo del estudio de Fernando Burlando, donde están definiendo si las respuestas serán orales o por escrito, según explicaron desde el buffet legal ante la consulta de este medio.

Se esfumaron 14 celulares y más de 25 mil pesos. También, 13 proyectiles en un sobre rotulado "Dra. Lacky, Asoc. Ilícita", cartuchos, relojes, ropa interior, televisores y elementos de informática, entre otros efectos (posibles pruebas de delitos).

Una de las acusaciones más graves apunta al hallazgo de una orden de allanamiento a una vivienda de La Plata sin ejecutar. La resolución había sido dictada por el juez de Garantías Guillermo Atencio, titular del juzgado 1 de La Plata, en el marco de una investigación por "Distribución de Pornografía Infantil”.

Otro de los tópicos de la acusación señala que Cartasegna eludió el “sistema ordinario de registración de causas por medio de la Mesa General de Entradas Departamental, ordenó crear dieciséis (16) carátulas de expedientes judiciales, obteniendo el correspondiente registro en el Sistema Informático del Ministerio Público, sin que existieran hechos delictivos denunciados reales que justifiquen dicha registración”. Es decir, causas en blanco o fantasma a la espera de un delito o acusado. Esto puso en situación potencial de imputado a cualquier ciudadano, de mínima, del departamento judicial de La Plata, jurisdicción de trabajo del ex funcionario renunciante.

Ocho de esas causas tenían por carátula “Denuncia Anónima” y el delito investigado: “Promoción o facilitación de la prostitución de mayores”. Los expedientes fueron abiertos entre el 4 y el 9 de febrero de 2015.

Una de las acusaciones más graves apunta al hallazgo de una orden de allanamiento a una vivienda de La Plata sin ejecutar. La resolución había sido dictada por el juez de Garantías Guillermo Atencio, titular del juzgado 1 de La Plata, en el marco de una investigación por "Distribución de Pornografía Infantil”.

El 29 de diciembre de 2016 se registraron dos expedientes con la Municipalidad de La Plata como denunciante. Los seis restantes se abrieron entre el 31 de diciembre de aquel año y el 24 de abril de 2017 con delitos como “producción, comercialización, etc. de representación de menores de 18 años dedicados a actividades sexuales -Art. 128 parr. 1Ro”, “averiguación de ilícito”, “trata de personas mayores – Art. 145 bis” y “denuncia”.

Además, se esfumaron 14 celulares y más de 25 mil pesos. También, 13 proyectiles en un sobre rotulado "Dra. Lacky, Asoc. Ilícita", cartuchos, relojes, ropa interior, televisores y elementos de informática, entre otros efectos (posibles pruebas de delitos), apartándolos así de la esfera de custodia de la Administración Pública.

 

 

Además, se encontraron más de 150 “efectos” sin registrar. En la lista se detallan teléfonos celulares, dinero, billeteras, armas de fuego y puño, cámaras de fotos, baterías de celulares, documentos de identidad y varios cd’s.

Una de las pruebas que valoró el fiscal Garganta fue la declaración de la instructora judicial Patricia Tassano, quien expresó que existía un modo excepcional de ingreso y registración en el sistema de los delitos de trata de personas y pedofilia.

El ex fiscal no es el único imputado en la causa. Garganta también procesó al entonces secretario letrado de la UFI 4, Leandro Milone.

Pero Cartasegna tiene otro frente judicial abierto. Se trata de una causa por falso testimonio calificado a cargo de las fiscales Ana Medina y Betina Lacki.

Las funcionarias quieren indagarlo para que explique por qué los panfletos que aparecieron con la frase “Conozcan al próximo Nisman” salieron de una impresora de su fiscalía después de haber denunciado la extraña agresión dentro de su despacho.

 

 

 

LA RENUNCIA. En su escrito presentado el 1 de septiembre ante el procurador de la Suprema Corte bonaerense, Julio Conte Grand, Cartasegna describió: "Luego de haberme desempeñado por casi 30 años en la justicia local, de los cuales los últimos diez lo he hecho como agente fiscal a cargo simultáneamente de las fiscalías 4 y como fiscal referente del Departamento Judicial de La Plata de Delitos conexos a la Trata de Personas y Pedofilia y Pornografía Infantil en red”, presenta su “renuncia al cargo con fines jubilatorios”.

La carta fue presentada a ocho días de la apertura del proceso de jury por irregularidades y presuntos delitos cometidos en el ejercicio de su función al frente de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI).

Sin embargo, ahora que el Ejecutivo aceptó la renuncia de Cartasegna, el juicio político no seguirá su curso, aunque quedó sin fueros y por eso ya está en condiciones de hablar ante la autoridad o llamarse a silencio, sin que ello implique presunción de culpa en su contra.

 

Las pruebas que complican al ex fiscal Fernando Cartasegna

La próxima semana tiene cita con la ley a la que juró respetar y defender, pero esta vez, en calidad de acusado.

Apertura de causas fantasmas. Órdenes de allanamientos sin ejecutar. Pruebas perdidas. Dinero secuestrado de origen desconocido. Más de 150 efectos secuestrados en allanamientos sin rotular desparramados en oficinas, sin cadena legal de custodia. Teléfonos desaparecidos. Proyectiles embolsados. Sobre todas estas irregularidades deberá prestar declaración indagatoria el ex fiscal Fernando Cartasegna, quien el 13 de diciembre próximo volverá a transitar los pasillos del fuero penal de La Plata, pero esta vez en calidad de procesado por los delitos de “peculado, violación de los deberes de funcionario público, incumplimiento de promover la persecución y represión en concurso ideal con incumplimiento de los deberes de funcionario público”, según se desprende de la documentación judicial, a la que accedió Letra P.

En 14 páginas. el fiscal Álvaro Garganta desplegó el cúmulo de pruebas, indicios y argumentos acusatorios sobre los que su ex colega deberá dar las explicaciones del caso. La defensa de Cartasegna está a cargo del estudio de Fernando Burlando, donde están definiendo si las respuestas serán orales o por escrito, según explicaron desde el buffet legal ante la consulta de este medio.

Se esfumaron 14 celulares y más de 25 mil pesos. También, 13 proyectiles en un sobre rotulado "Dra. Lacky, Asoc. Ilícita", cartuchos, relojes, ropa interior, televisores y elementos de informática, entre otros efectos (posibles pruebas de delitos).

Una de las acusaciones más graves apunta al hallazgo de una orden de allanamiento a una vivienda de La Plata sin ejecutar. La resolución había sido dictada por el juez de Garantías Guillermo Atencio, titular del juzgado 1 de La Plata, en el marco de una investigación por "Distribución de Pornografía Infantil”.

Otro de los tópicos de la acusación señala que Cartasegna eludió el “sistema ordinario de registración de causas por medio de la Mesa General de Entradas Departamental, ordenó crear dieciséis (16) carátulas de expedientes judiciales, obteniendo el correspondiente registro en el Sistema Informático del Ministerio Público, sin que existieran hechos delictivos denunciados reales que justifiquen dicha registración”. Es decir, causas en blanco o fantasma a la espera de un delito o acusado. Esto puso en situación potencial de imputado a cualquier ciudadano, de mínima, del departamento judicial de La Plata, jurisdicción de trabajo del ex funcionario renunciante.

Ocho de esas causas tenían por carátula “Denuncia Anónima” y el delito investigado: “Promoción o facilitación de la prostitución de mayores”. Los expedientes fueron abiertos entre el 4 y el 9 de febrero de 2015.

Una de las acusaciones más graves apunta al hallazgo de una orden de allanamiento a una vivienda de La Plata sin ejecutar. La resolución había sido dictada por el juez de Garantías Guillermo Atencio, titular del juzgado 1 de La Plata, en el marco de una investigación por "Distribución de Pornografía Infantil”.

El 29 de diciembre de 2016 se registraron dos expedientes con la Municipalidad de La Plata como denunciante. Los seis restantes se abrieron entre el 31 de diciembre de aquel año y el 24 de abril de 2017 con delitos como “producción, comercialización, etc. de representación de menores de 18 años dedicados a actividades sexuales -Art. 128 parr. 1Ro”, “averiguación de ilícito”, “trata de personas mayores – Art. 145 bis” y “denuncia”.

Además, se esfumaron 14 celulares y más de 25 mil pesos. También, 13 proyectiles en un sobre rotulado "Dra. Lacky, Asoc. Ilícita", cartuchos, relojes, ropa interior, televisores y elementos de informática, entre otros efectos (posibles pruebas de delitos), apartándolos así de la esfera de custodia de la Administración Pública.

 

 

Además, se encontraron más de 150 “efectos” sin registrar. En la lista se detallan teléfonos celulares, dinero, billeteras, armas de fuego y puño, cámaras de fotos, baterías de celulares, documentos de identidad y varios cd’s.

Una de las pruebas que valoró el fiscal Garganta fue la declaración de la instructora judicial Patricia Tassano, quien expresó que existía un modo excepcional de ingreso y registración en el sistema de los delitos de trata de personas y pedofilia.

El ex fiscal no es el único imputado en la causa. Garganta también procesó al entonces secretario letrado de la UFI 4, Leandro Milone.

Pero Cartasegna tiene otro frente judicial abierto. Se trata de una causa por falso testimonio calificado a cargo de las fiscales Ana Medina y Betina Lacki.

Las funcionarias quieren indagarlo para que explique por qué los panfletos que aparecieron con la frase “Conozcan al próximo Nisman” salieron de una impresora de su fiscalía después de haber denunciado la extraña agresión dentro de su despacho.

 

 

 

LA RENUNCIA. En su escrito presentado el 1 de septiembre ante el procurador de la Suprema Corte bonaerense, Julio Conte Grand, Cartasegna describió: "Luego de haberme desempeñado por casi 30 años en la justicia local, de los cuales los últimos diez lo he hecho como agente fiscal a cargo simultáneamente de las fiscalías 4 y como fiscal referente del Departamento Judicial de La Plata de Delitos conexos a la Trata de Personas y Pedofilia y Pornografía Infantil en red”, presenta su “renuncia al cargo con fines jubilatorios”.

La carta fue presentada a ocho días de la apertura del proceso de jury por irregularidades y presuntos delitos cometidos en el ejercicio de su función al frente de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI).

Sin embargo, ahora que el Ejecutivo aceptó la renuncia de Cartasegna, el juicio político no seguirá su curso, aunque quedó sin fueros y por eso ya está en condiciones de hablar ante la autoridad o llamarse a silencio, sin que ello implique presunción de culpa en su contra.