X
El economista intentó quedarse con un cargo legislativo que posee Roy Cortina. El PRO bloqueó la jugada y atizó la disputa entre los socios electorales de Evolución.
Por 05/12/2017 03:11 PM

Horacio Rodríguez Larreta suma un nuevo capítulo a su cruzada contra Martín Lousteau. ¿El escenario de batalla? Nuevamente la Ciudad de Buenos Aires y la Legislatura porteña, particularmente. En el cierre del año parlamentario, el PRO aprovechó un cortocircuito entre el ex embajador y el socialista Roy Cortina para alimentar una riña que se originó por un cargo clave para el edificio de Perú 130.

La disputa, que estalló el lunes por la tarde, fue por la vicepresidencia III y enfrentó a los diputados allegados al economista con el socialismo porteño, que posee dos bancas en el recinto de sesiones. Cortina contaba con retener ese lugar como autoridad de la Legislatura y esperaba contar con el aval de Lousteau y el radical Emiliano Yacobitti, hombre de peso del frente Evolución que hace horas abrió las puertas de un comité ubicado en el barrio de Palermo para que el economista se afilie al centenario partido.

El respaldo no sólo que demoró, sino que no llegó, dejando en claro la tensión que reina en el espacio que enfrentó a Vamos Juntos en la última elección. El bloque SUMA +, integrado por referentes de Lousteau y el radicalismo, propuso a Juan Francisco Nosiglia como vicepresidente tercero del cuerpo pero el oficialismo rechazó la oferta. Acto seguido, en la mesa de  negociación se sugirió el nombre de María Inés Gorbea, legisladora de confianza del economista y actual presidenta de bloque.

La respuesta volvió a ser negativa y el mensaje estaba claro: Larreta no aceptaría a dirigentes cercanos a Lousteau para ejercer como autoridades del Poder Legislativo de la ciudad que gobierna. La información viajó hacia la velocidad de la luz al despacho de Cortina, que esperaba que sus aliados lo mantengan en ese cargo y convaliden su mandato como vicepresidente III.

 

 

Pese al enojo con sus ex compañeros de interbloque, el socialista mantuvo su plaza, merced al buen vínculo y diálogo que cosechó con las espadas legislativas de Rodríguez Larreta. El PRO se subió a esa pequeña interna para sacarle jugo. Cortina fue confirmado este jueves como vice III, con Yacobitti y Lousteau como testigos presenciales porque fueron a ver la jura de sus legisladores. La relación entre los tres es cordial. Hablan y se reúnen periódicamente pero la novela abrió una grieta entre el socialismo y el resto de los diputados del espacio que llevó a Débora Pérez Volpin como primera candidata a legisladora.

La tensión es evidente: a la hora de votar las nuevas autoridades el bloque de Lousteau se abstuvo de convalidar a Cortina como autoridad del Parlamento. Eso contempló la misma postura con la designación del vicepresidente primero y segundo: el macrista Francisco Quintana y el kirchnerista Mariano Recalde, respectivamente.

 

 

Hasta este martes el frente electoral Evolución se representaba en la Legislatura con los bloques SUMA +, Mejor Ciudad y Partido Socialista, que a su vez confluían en el interbloque denominado igual que la alianza electoral que postuló a Lousteau como diputado nacional para los últimos comicios. Esa sinergia estará en pausa por el momento, según pudo saber Letra P.

La discusión por la vicepresidencia III agitó aún más las aguas revueltas durante las últimas discusiones parlamentarias intra Evolución, como sucedió con el debate por el Tiro Federal. Resta una sesión ordinaria en la Legislatura porteña y las miradas estarán posadas en cómo interactúa este espacio. No obstante, desde ambos sectores le bajan tensión a la novela y aseguran que volverán a encontrarse en un interbloque para el mes de marzo, cuando asuma la nueva composición legislativa y culmine el receso estival. Tanto en el socialismo con el riñón de Lousteau coinciden en que, pese al encontronazo por la vicepresidencia III, la sangre no llegará al río.

Rodríguez Larreta desata una guerra fría entre Lousteau y el socialismo

El economista intentó quedarse con un cargo legislativo que posee Roy Cortina. El PRO bloqueó la jugada y atizó la disputa entre los socios electorales de Evolución.

 

Horacio Rodríguez Larreta suma un nuevo capítulo a su cruzada contra Martín Lousteau. ¿El escenario de batalla? Nuevamente la Ciudad de Buenos Aires y la Legislatura porteña, particularmente. En el cierre del año parlamentario, el PRO aprovechó un cortocircuito entre el ex embajador y el socialista Roy Cortina para alimentar una riña que se originó por un cargo clave para el edificio de Perú 130.

La disputa, que estalló el lunes por la tarde, fue por la vicepresidencia III y enfrentó a los diputados allegados al economista con el socialismo porteño, que posee dos bancas en el recinto de sesiones. Cortina contaba con retener ese lugar como autoridad de la Legislatura y esperaba contar con el aval de Lousteau y el radical Emiliano Yacobitti, hombre de peso del frente Evolución que hace horas abrió las puertas de un comité ubicado en el barrio de Palermo para que el economista se afilie al centenario partido.

El respaldo no sólo que demoró, sino que no llegó, dejando en claro la tensión que reina en el espacio que enfrentó a Vamos Juntos en la última elección. El bloque SUMA +, integrado por referentes de Lousteau y el radicalismo, propuso a Juan Francisco Nosiglia como vicepresidente tercero del cuerpo pero el oficialismo rechazó la oferta. Acto seguido, en la mesa de  negociación se sugirió el nombre de María Inés Gorbea, legisladora de confianza del economista y actual presidenta de bloque.

La respuesta volvió a ser negativa y el mensaje estaba claro: Larreta no aceptaría a dirigentes cercanos a Lousteau para ejercer como autoridades del Poder Legislativo de la ciudad que gobierna. La información viajó hacia la velocidad de la luz al despacho de Cortina, que esperaba que sus aliados lo mantengan en ese cargo y convaliden su mandato como vicepresidente III.

 

 

Pese al enojo con sus ex compañeros de interbloque, el socialista mantuvo su plaza, merced al buen vínculo y diálogo que cosechó con las espadas legislativas de Rodríguez Larreta. El PRO se subió a esa pequeña interna para sacarle jugo. Cortina fue confirmado este jueves como vice III, con Yacobitti y Lousteau como testigos presenciales porque fueron a ver la jura de sus legisladores. La relación entre los tres es cordial. Hablan y se reúnen periódicamente pero la novela abrió una grieta entre el socialismo y el resto de los diputados del espacio que llevó a Débora Pérez Volpin como primera candidata a legisladora.

La tensión es evidente: a la hora de votar las nuevas autoridades el bloque de Lousteau se abstuvo de convalidar a Cortina como autoridad del Parlamento. Eso contempló la misma postura con la designación del vicepresidente primero y segundo: el macrista Francisco Quintana y el kirchnerista Mariano Recalde, respectivamente.

 

 

Hasta este martes el frente electoral Evolución se representaba en la Legislatura con los bloques SUMA +, Mejor Ciudad y Partido Socialista, que a su vez confluían en el interbloque denominado igual que la alianza electoral que postuló a Lousteau como diputado nacional para los últimos comicios. Esa sinergia estará en pausa por el momento, según pudo saber Letra P.

La discusión por la vicepresidencia III agitó aún más las aguas revueltas durante las últimas discusiones parlamentarias intra Evolución, como sucedió con el debate por el Tiro Federal. Resta una sesión ordinaria en la Legislatura porteña y las miradas estarán posadas en cómo interactúa este espacio. No obstante, desde ambos sectores le bajan tensión a la novela y aseguran que volverán a encontrarse en un interbloque para el mes de marzo, cuando asuma la nueva composición legislativa y culmine el receso estival. Tanto en el socialismo con el riñón de Lousteau coinciden en que, pese al encontronazo por la vicepresidencia III, la sangre no llegará al río.