X

Los métodos que no funcionaron en los 90

Los métodos que no funcionaron en los 90

04/11/2017 10:42 AM

 

A menos de diez días de las elecciones legislativas, el Poder Ejecutivo lanzó un paquete de reformas. Una de ellas, que es la de mi mayor incumbencia por ser la presidenta de la comisión de Previsión social de la Cámara de Diputados y mi lucha de más de 30 años por nuestros adultos mayores, es la reforma en el sistema previsional. No sabemos con certeza aún de qué se trata, pero lo que sí conocemos es la intención de cambiar la fórmula de movilidad jubilatoria.

En principio, cuando el Presidente anunció que el aumento será trimestral, generó una gran ilusión en los jubilados y pensionados que no deberían esperar seis meses para recibir aumento, pero lo que no se les explica es que el aumento será por inflación, no por recaudación, y así el Gobierno ahorraría 110 mil millones de pesos por año que, al final del cálculo, el resultado será menos dinero en cada aumento.

 

 

Tal vez el Gobierno se olvidó, pero en los '90, cuando Domingo Cavallo era ministro de Economía, aplicó un método similar, del cual hasta hoy muchos jubilados sufren las consecuencias. Por eso, en 2008 se aprobó la Ley 26.417, que contempla aumentos semestrales de acuerdo a la relación entre la variación salarial y la recaudación de la Anses.

Actualmente, hay más de tres millones de jubilados que cobran el haber mínimo de 7.246 pesos y más de cinco millones perciben montos por debajo de los 15.000 pesos. Eso quiere decir que, si el ajuste lo sufre el sistema previsional, el 76% de los jubilados permanecerá por debajo de la línea de pobreza y no sabemos cuántos más se sumarán.

El Gobierno quiere hacer una reforma fiscal para achicar el Estado y reducir el déficit. Me gustaría saber por qué cada vez que decide hacer un ajuste, en vez de enfocarse en otros sectores, lamentablemente siempre los afectados son los jubilados y los pensionados. Ellos ya hicieron demasiado esfuerzo por el país. Ahora es momento de recompensarlos.

Los métodos que no funcionaron en los 90

Diputada nacional (Frente Renovador). Presidenta de la Comisión de Previsión Social.

 

A menos de diez días de las elecciones legislativas, el Poder Ejecutivo lanzó un paquete de reformas. Una de ellas, que es la de mi mayor incumbencia por ser la presidenta de la comisión de Previsión social de la Cámara de Diputados y mi lucha de más de 30 años por nuestros adultos mayores, es la reforma en el sistema previsional. No sabemos con certeza aún de qué se trata, pero lo que sí conocemos es la intención de cambiar la fórmula de movilidad jubilatoria.

En principio, cuando el Presidente anunció que el aumento será trimestral, generó una gran ilusión en los jubilados y pensionados que no deberían esperar seis meses para recibir aumento, pero lo que no se les explica es que el aumento será por inflación, no por recaudación, y así el Gobierno ahorraría 110 mil millones de pesos por año que, al final del cálculo, el resultado será menos dinero en cada aumento.

 

 

Tal vez el Gobierno se olvidó, pero en los '90, cuando Domingo Cavallo era ministro de Economía, aplicó un método similar, del cual hasta hoy muchos jubilados sufren las consecuencias. Por eso, en 2008 se aprobó la Ley 26.417, que contempla aumentos semestrales de acuerdo a la relación entre la variación salarial y la recaudación de la Anses.

Actualmente, hay más de tres millones de jubilados que cobran el haber mínimo de 7.246 pesos y más de cinco millones perciben montos por debajo de los 15.000 pesos. Eso quiere decir que, si el ajuste lo sufre el sistema previsional, el 76% de los jubilados permanecerá por debajo de la línea de pobreza y no sabemos cuántos más se sumarán.

El Gobierno quiere hacer una reforma fiscal para achicar el Estado y reducir el déficit. Me gustaría saber por qué cada vez que decide hacer un ajuste, en vez de enfocarse en otros sectores, lamentablemente siempre los afectados son los jubilados y los pensionados. Ellos ya hicieron demasiado esfuerzo por el país. Ahora es momento de recompensarlos.