X
El gobernador sostuvo que el grupo que tomó el predio de Villa Mascardi está relacionado a la organización extremista, algo desmentido por los mapuches. Pidió que el Estado no "permita" sus planteos.
Redacción 27/11/2017 08:47 AM

El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, volvió a vincular el asesinato del joven Rafael Nahuel a acciones “violentas y clandestinas” por parte de la RAM (Resistencia Ancestral Mapuche), que definió como “un grupo de origen chileno con manifestaciones en Argentina” que “no reconoce la Constitución ni las leyes” de nuestro país.

“La RAM es un grupo de origen chileno con manifestaciones en Argentina que pone en duda la propiedad de la tierra en Argentina y la vigencia del Estado argentino”, explicó el mandatario rionegrino, en línea con la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y enfatizó que “no es posible que el Estado permita este tipo de planteos”.

En este sentido, en declaraciones a Canal 13 y radio Continental, insistió en que “una cosa es la comunidad del pueblo mapuche, pero este grupo cuestiona al Estado y tiene actitudes violentas”.

 

 

Weretilneck relató cómo se sucedieron los hechos que terminaron con el asesinato de Rafael Nahuel -un joven de 22 años miembro de la comunidad mapuche- en la zona de Lago Mascardi, dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi.

“Hace 30, 45 días, un grupo de personas usurparon el lugar después de muchos intentos de mediación y de dialogo, y el miércoles pasado se produjo el desalojo, sin inconvenientes ni heridos”, recordó el gobernador.

Sin embargo, según su relato, “el sábado pasado, el grupo de Prefectura que había quedado para resguardar el lugar se encontró con grupo de personas” y “se desató un enfrentamiento en circunstancias no claras todavía”, y “producto de esa situación falleció un joven y hay dos personas detenidas”.

 

 

Weretilneck dijo “no poder determinar” si los manifestantes portaban armas de fuego, aunque reconoció que “por lo que plantea Prefectura, sí”, e informó que este domingo “hubo un intento de mediación” que no fue aceptado, por lo que estimó que el juez federal Gustavo Villanueva “va a tomar medidas en el transcurso de la mañana”.

Weretilneck abonó el relato oficial y vinculó el asesinato de Rafael con la RAM

El gobernador sostuvo que el grupo que tomó el predio de Villa Mascardi está relacionado a la organización extremista, algo desmentido por los mapuches. Pidió que el Estado no "permita" sus planteos.

El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, volvió a vincular el asesinato del joven Rafael Nahuel a acciones “violentas y clandestinas” por parte de la RAM (Resistencia Ancestral Mapuche), que definió como “un grupo de origen chileno con manifestaciones en Argentina” que “no reconoce la Constitución ni las leyes” de nuestro país.

“La RAM es un grupo de origen chileno con manifestaciones en Argentina que pone en duda la propiedad de la tierra en Argentina y la vigencia del Estado argentino”, explicó el mandatario rionegrino, en línea con la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y enfatizó que “no es posible que el Estado permita este tipo de planteos”.

En este sentido, en declaraciones a Canal 13 y radio Continental, insistió en que “una cosa es la comunidad del pueblo mapuche, pero este grupo cuestiona al Estado y tiene actitudes violentas”.

 

 

Weretilneck relató cómo se sucedieron los hechos que terminaron con el asesinato de Rafael Nahuel -un joven de 22 años miembro de la comunidad mapuche- en la zona de Lago Mascardi, dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi.

“Hace 30, 45 días, un grupo de personas usurparon el lugar después de muchos intentos de mediación y de dialogo, y el miércoles pasado se produjo el desalojo, sin inconvenientes ni heridos”, recordó el gobernador.

Sin embargo, según su relato, “el sábado pasado, el grupo de Prefectura que había quedado para resguardar el lugar se encontró con grupo de personas” y “se desató un enfrentamiento en circunstancias no claras todavía”, y “producto de esa situación falleció un joven y hay dos personas detenidas”.

 

 

Weretilneck dijo “no poder determinar” si los manifestantes portaban armas de fuego, aunque reconoció que “por lo que plantea Prefectura, sí”, e informó que este domingo “hubo un intento de mediación” que no fue aceptado, por lo que estimó que el juez federal Gustavo Villanueva “va a tomar medidas en el transcurso de la mañana”.