X
Derrotado en las urnas, el oficialismo quedó como segunda minoría en el deliberativo. El triunfo acercó al macrismo a la titularidad del cuerpo, pero antes deberá garantizar la unidad del bloque.
Por 14/11/2017 01:22 PM

Los resultados de las últimas elecciones impactaron en el escenario político de Ituzaingó. El oficialismo, pese a consensuar una lista con el sabbatellismo, fue derrotado en las urnas y perdió la primera minoría en el Concejo Deliberante. Cambiemos, que logró ordenarse detrás de una nómina de unidad y posicionarse en el primer lugar del podio, busca arrebatarle al descalzismo la presidencia del deliberativo. Para lograrlo, deberá saltar las disputas internas y evitar un bloque fragmentado

Como explicó Letra P, Ituzaingó llegó a las urnas con el recambio de conducción como debate de fondo. Pese a los rumores, finalmente el intendente Alberto Descalzo no licenció su cargo en la intendencia para anotarse como candidato a senador provincial. Aquel esquema suponía que el único jefe comunal que se conoce en ese territorio en sus 22 años de historia abandonaría y dejaría en su lugar a su heredero biológico y político, Pablo Descalzo, lo que posibilitaba la continuidad de un liderazgo que ha sobrevivido a los embestidas de una oposición que, hasta ahora, no ha logrado erguir una propuesta separadora.

Frente a este escenario, Cambiemos intenta posicionarse como una alternativa para las elecciones del 2019. El panorama, pese a las internas dentro del frente, no es desalentadora si se tienen en cuenta los números electorales no sólo del año en curso, sino de 2015. En aquellas elecciones el oficialismo ganó por 2300 votos, quedando el candidato del macrismo en segundo lugar.

 

 

En las PASO primero y en octubre después, la lista respaldada por Descalzo no pudo superar a la armada por su par de Morón, Ramiro Tagliaferro -armador de Cambiemos en el oeste del Conurbano-, que obtuvo el triunfo por una diferencia de más de 6500 votos.

El recuento definitivo determinó que el oficialismo, con Pablo Piana encabezando, pudo retener las cuatro bancas que puso en juego y quedó con una bancada de 8 representantes. En tanto, la lista que lideró el titular del PAMI en Ituzaingó, el macrista Gabriel Pozzuto, alcanzó 5 lugares y, de encolumnarse detrás de un mismo bloque, serían 9 los ediles que hablarían en nombre de ese frente. El massismo, por su parte, sólo retuvo una banca y serán tres los concejales de ese espacio.

PRESIDENCIA DEL HCD. La división de fuerzas en el deliberativo posicionan a Cambiemos como la primera minoría y lo dejan ante la posibilidad de arrebatarle al oficialismo la titularidad del cuerpo, hoy en manos del hijo del intendente.

“No descartamos pelear por la Presidencia del Concejo”, señaló a Letra P Pozzuto, aunque no esconde que el objetivo podría estar opacado por las internas que sobrevolaron a Cambiemos durante las elecciones, teniendo en cuenta que los denominados heridos del armado de listas cuestionaron el armado y vaticinaron resultados desfavorables.

En esa línea, aseguró que de los “cuatro concejales de Cambiemos, con dos no trabajamos (en la campaña) porque no llegamos un acuerdo”. Sin embargo,  pronosticó que, reunión mediante, podría haber una conciliación que los habilite a la unidad del espacio. “La idea es que con aquellos con los que compartamos los mismos parámetros, con los que tengamos la misma línea política que sostiene la gobernadora María Eugenia Vidal y el presidente Mauricio Macri, trabajemos juntos. Si alguno piensa diferente a la hora de votar o tiene actitudes diferentes a nuestra línea, habrá que conformar otro espacio”, advierte.

 

 

“En estas elecciones pudimos lograr ir todos juntos y se ganó. El desafío es seguir manteniendo la unidad para las elecciones en las que se disputa el Ejecutivo municipal y poder presentar propuestas alternativas al actual gobierno”, resalta el titular del Pami local y remarca que en la actualidad están enfocados en “saldar la crisis y las diferencias de conceptos que surgieron tras la elección de 2015”, cuando el candidato de Cambiemos, Osvaldo Marasco, pegó el portazo al espacio denunciando a la gobernadora.

En esa línea, aseguró que de cara al debate por la presidencia del bloque de Cambiemos “daría un paso al costado en post de mantener la unidad que nos dio el triunfo. Soy de buscar consenso”, señaló.

Por su parte, el concejal Sergio Crego, quien en agosto cuestionó ante este portal el armado local del frente y se mostró alejado de los candidatos, aseguró a Letra P que a partir del 10 de diciembre “va a haber un solo bloque”, anteponiendo el triunfo del espacio a las diferencias personales.

“Después de las PASO estamos todos juntos. Las diferencias quedaron limadas porque trabajamos todos juntos”, indicó y señaló que las críticas a la lista fueron porque tenían “miedo de perder el caudal de votos alcanzado en 2015”

Ituzaingó: Cambiemos busca limar la interna para lograr la Presidencia del HCD

Derrotado en las urnas, el oficialismo quedó como segunda minoría en el deliberativo. El triunfo acercó al macrismo a la titularidad del cuerpo, pero antes deberá garantizar la unidad del bloque. 

Los resultados de las últimas elecciones impactaron en el escenario político de Ituzaingó. El oficialismo, pese a consensuar una lista con el sabbatellismo, fue derrotado en las urnas y perdió la primera minoría en el Concejo Deliberante. Cambiemos, que logró ordenarse detrás de una nómina de unidad y posicionarse en el primer lugar del podio, busca arrebatarle al descalzismo la presidencia del deliberativo. Para lograrlo, deberá saltar las disputas internas y evitar un bloque fragmentado

Como explicó Letra P, Ituzaingó llegó a las urnas con el recambio de conducción como debate de fondo. Pese a los rumores, finalmente el intendente Alberto Descalzo no licenció su cargo en la intendencia para anotarse como candidato a senador provincial. Aquel esquema suponía que el único jefe comunal que se conoce en ese territorio en sus 22 años de historia abandonaría y dejaría en su lugar a su heredero biológico y político, Pablo Descalzo, lo que posibilitaba la continuidad de un liderazgo que ha sobrevivido a los embestidas de una oposición que, hasta ahora, no ha logrado erguir una propuesta separadora.

Frente a este escenario, Cambiemos intenta posicionarse como una alternativa para las elecciones del 2019. El panorama, pese a las internas dentro del frente, no es desalentadora si se tienen en cuenta los números electorales no sólo del año en curso, sino de 2015. En aquellas elecciones el oficialismo ganó por 2300 votos, quedando el candidato del macrismo en segundo lugar.

 

 

En las PASO primero y en octubre después, la lista respaldada por Descalzo no pudo superar a la armada por su par de Morón, Ramiro Tagliaferro -armador de Cambiemos en el oeste del Conurbano-, que obtuvo el triunfo por una diferencia de más de 6500 votos.

El recuento definitivo determinó que el oficialismo, con Pablo Piana encabezando, pudo retener las cuatro bancas que puso en juego y quedó con una bancada de 8 representantes. En tanto, la lista que lideró el titular del PAMI en Ituzaingó, el macrista Gabriel Pozzuto, alcanzó 5 lugares y, de encolumnarse detrás de un mismo bloque, serían 9 los ediles que hablarían en nombre de ese frente. El massismo, por su parte, sólo retuvo una banca y serán tres los concejales de ese espacio.

PRESIDENCIA DEL HCD. La división de fuerzas en el deliberativo posicionan a Cambiemos como la primera minoría y lo dejan ante la posibilidad de arrebatarle al oficialismo la titularidad del cuerpo, hoy en manos del hijo del intendente.

“No descartamos pelear por la Presidencia del Concejo”, señaló a Letra P Pozzuto, aunque no esconde que el objetivo podría estar opacado por las internas que sobrevolaron a Cambiemos durante las elecciones, teniendo en cuenta que los denominados heridos del armado de listas cuestionaron el armado y vaticinaron resultados desfavorables.

En esa línea, aseguró que de los “cuatro concejales de Cambiemos, con dos no trabajamos (en la campaña) porque no llegamos un acuerdo”. Sin embargo,  pronosticó que, reunión mediante, podría haber una conciliación que los habilite a la unidad del espacio. “La idea es que con aquellos con los que compartamos los mismos parámetros, con los que tengamos la misma línea política que sostiene la gobernadora María Eugenia Vidal y el presidente Mauricio Macri, trabajemos juntos. Si alguno piensa diferente a la hora de votar o tiene actitudes diferentes a nuestra línea, habrá que conformar otro espacio”, advierte.

 

 

“En estas elecciones pudimos lograr ir todos juntos y se ganó. El desafío es seguir manteniendo la unidad para las elecciones en las que se disputa el Ejecutivo municipal y poder presentar propuestas alternativas al actual gobierno”, resalta el titular del Pami local y remarca que en la actualidad están enfocados en “saldar la crisis y las diferencias de conceptos que surgieron tras la elección de 2015”, cuando el candidato de Cambiemos, Osvaldo Marasco, pegó el portazo al espacio denunciando a la gobernadora.

En esa línea, aseguró que de cara al debate por la presidencia del bloque de Cambiemos “daría un paso al costado en post de mantener la unidad que nos dio el triunfo. Soy de buscar consenso”, señaló.

Por su parte, el concejal Sergio Crego, quien en agosto cuestionó ante este portal el armado local del frente y se mostró alejado de los candidatos, aseguró a Letra P que a partir del 10 de diciembre “va a haber un solo bloque”, anteponiendo el triunfo del espacio a las diferencias personales.

“Después de las PASO estamos todos juntos. Las diferencias quedaron limadas porque trabajamos todos juntos”, indicó y señaló que las críticas a la lista fueron porque tenían “miedo de perder el caudal de votos alcanzado en 2015”