X
Este martes sesionarán ambas cámaras parlamentarias para tratar Presupuesto, Impositiva y Pacto Fiscal. En tanto, los jefes comunales peronistas se reúnen este lunes con ministros.
Redacción 13/11/2017 09:38 AM

La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, espera confiada en tener para este martes las leyes de Presupuesto 2018; Impositiva y Responsabilidad Fiscal, que envió semanas atrás a la Legislatura y que negocian contrarreloj sus ministros y representantes parlamentarios. Mientras tanto, un grupo de intendentes peronistas se reúne con funcionarios del Ejecutivo para discutir obras de infraestructura.

Si bien no existen trabas de fondo, ya que nadie objeta el endeudamiento de 58 mil millones de pesos que pide la mandataria, todavía no se terminó de sellar el acuerdo por el reparto de la obra pública.

Este lunes, los intendentes peronistas Martín Insaurralde (Lomas de Zamora); Juan Pablo De Jesús (La Costa) y Hugo Corvatta (Saavedra), se reunirán con los ministros Roberto Gigante (Infraestructura); Hernán Lacunza (Economía) y Federico Salvai (Jefatura de Gabinete). Serán encuentros sin horario estricto, para resolver el reparto de las obras.

Este año, a diferencia de lo que sucedió en los anteriores, no se incorporó en el Presupuesto el Fondo de Infraestructura Municipal (FIM), una decisión que generó reclamos de los jefes comunales, pero que ahora está siendo canalizada a través de estas negociaciones.

 

 

En Cambiemos los planteos se resolvieron puertas adentro y con discreción, aunque existe un sector de radicales que no quedó conforme con la eliminación del FIM.

Desde el Ejecutivo se explicó que en este nuevo esquema de obra pública, se busca invertir en infraestructura ya en marcha, y en obras de mayor envergadura.

El proyecto de Presupuesto 2018 estima una suma de 630 mil millones de pesos y contempla un pedido de autorización para tomar deuda por 58.800 millones, lo que implica una baja sensible respecto a los compromisos contraídos en sus dos primeros años de gestión.

Además, la Ley Impositiva para el año que viene trae una baja en los impuestos al sello y la eliminación de exenciones, pero con un incremento en el tributo Inmobiliario Rural y Urbano –que en realidad el Gobierno lo argumenta con una actualización en el valor de las propiedades- y, además, también un nuevo Pacto Fiscal. Todo, con el respaldo electoral de octubre, que le permite a Cambiemos acelerar las reformas que venía planeando.

Vidal espera el endeudamiento mientras intendentes negocian obras

Este martes sesionarán ambas cámaras parlamentarias para tratar Presupuesto, Impositiva y Pacto Fiscal. En tanto, los jefes comunales peronistas se reúnen este lunes con ministros.

La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, espera confiada en tener para este martes las leyes de Presupuesto 2018; Impositiva y Responsabilidad Fiscal, que envió semanas atrás a la Legislatura y que negocian contrarreloj sus ministros y representantes parlamentarios. Mientras tanto, un grupo de intendentes peronistas se reúne con funcionarios del Ejecutivo para discutir obras de infraestructura.

Si bien no existen trabas de fondo, ya que nadie objeta el endeudamiento de 58 mil millones de pesos que pide la mandataria, todavía no se terminó de sellar el acuerdo por el reparto de la obra pública.

Este lunes, los intendentes peronistas Martín Insaurralde (Lomas de Zamora); Juan Pablo De Jesús (La Costa) y Hugo Corvatta (Saavedra), se reunirán con los ministros Roberto Gigante (Infraestructura); Hernán Lacunza (Economía) y Federico Salvai (Jefatura de Gabinete). Serán encuentros sin horario estricto, para resolver el reparto de las obras.

Este año, a diferencia de lo que sucedió en los anteriores, no se incorporó en el Presupuesto el Fondo de Infraestructura Municipal (FIM), una decisión que generó reclamos de los jefes comunales, pero que ahora está siendo canalizada a través de estas negociaciones.

 

 

En Cambiemos los planteos se resolvieron puertas adentro y con discreción, aunque existe un sector de radicales que no quedó conforme con la eliminación del FIM.

Desde el Ejecutivo se explicó que en este nuevo esquema de obra pública, se busca invertir en infraestructura ya en marcha, y en obras de mayor envergadura.

El proyecto de Presupuesto 2018 estima una suma de 630 mil millones de pesos y contempla un pedido de autorización para tomar deuda por 58.800 millones, lo que implica una baja sensible respecto a los compromisos contraídos en sus dos primeros años de gestión.

Además, la Ley Impositiva para el año que viene trae una baja en los impuestos al sello y la eliminación de exenciones, pero con un incremento en el tributo Inmobiliario Rural y Urbano –que en realidad el Gobierno lo argumenta con una actualización en el valor de las propiedades- y, además, también un nuevo Pacto Fiscal. Todo, con el respaldo electoral de octubre, que le permite a Cambiemos acelerar las reformas que venía planeando.