X
Un grupo de organizaciones pidió a los candidatos que declinen su postulación. Este martes deberán rendir examen ante los legisladores. La definición será entre Roggero, Sarghini y Amor.
Redacción 13/11/2017 10:32 AM

Mientras Cambiemos y el peronismo se encaminan a sellar un acuerdo para designar al Defensor del Pueblo, un nutrido grupo de ONGs exige a los candidatos que declinen su postulación. Es que este mismo miércoles podría votarse en el Senado al elegido para el cargo, que se definirá entre el dirigente peronista Humberto Roggero, el diputado provincial massista Jorge Sarghini y el ombudsman porteño, Alejandro Amor.

A través de una carta pública, 39 organizaciones civiles, entre ellas el CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales), ACIJ (Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia) y ADC (Asociación por los Derechos Civiles) impugnaron el procedimiento llevado adelante por la Comisión Bicameral de Defensoría del Pueblo, que este martes se reunirá desde las 11 para recibir a los ternados en audiencia pública.

Las entidades sostienen que el procedimiento de selección “no cumplió con los estándares mínimos de transparencia y participación ciudadana requeridos internacionalmente en la materia”, y consideran que “es necesario establecer un procedimiento participativo, abierto y transparente que permita evaluar los antecedentes de los candidatos y aportar información relevante previo a la toma de decisiones sobre la  designación”.

“El rol trascendental que le reconoce la Constitución al Defensor del Pueblo exige que el titular sea una persona con idoneidad técnica y moral, independencia y proactividad en la defensa de derechos”, explicaron ante el trámite exprés que se avecina.

Puntualmente, advirtieron que la bicameral que preside la senadora Marta Varela (PRO) no respetó los estándares plasmados en los Principios de París aprobados por la Asamblea General de la ONU, como así tampoco las recomendaciones del Instituto Internacional de Ombudsman.

Por eso, las organizaciones sostienen que “si los candidatos aceptan ser designados de este modo, estarían convalidando que decisiones políticas relevantes se adopten sin escucha a la ciudadanía, y que con ello, traicionarían desde antes de asumir el mandato que pretenden ejercer”.

El cargo del Defensor del Pueblo está vacante desde hace ocho años -el último ombudsman fue el cordobés Eduardo Mondino, quien renunció en 2009-. Este año hubo nada menos que 20 candidatos propuestos por los distintos bloques, pero el miércoles pasado, por un acuerdo entre el oficialismo, el PJ y el massismo, la bicameral definió la terna Roggero-Sarghini-Amor.

Para designar al defensor del Pueblo se requiere el voto de las dos terceras partes de los miembros presentes en cada cámara, según el artículo 86 de la Constitución Nacional, incorporado en 1994. Si hubiera asistencia perfecta en ambas, eso significaría que en Diputados se requieren 172 adhesiones, y en el Senado, 48.

ONGs presionan para frenar la designación exprés del Defensor del Pueblo

Un grupo de organizaciones pidió a los candidatos que declinen su postulación. Este martes deberán rendir examen ante los legisladores. La definición será entre Roggero, Sarghini y Amor.

Mientras Cambiemos y el peronismo se encaminan a sellar un acuerdo para designar al Defensor del Pueblo, un nutrido grupo de ONGs exige a los candidatos que declinen su postulación. Es que este mismo miércoles podría votarse en el Senado al elegido para el cargo, que se definirá entre el dirigente peronista Humberto Roggero, el diputado provincial massista Jorge Sarghini y el ombudsman porteño, Alejandro Amor.

A través de una carta pública, 39 organizaciones civiles, entre ellas el CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales), ACIJ (Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia) y ADC (Asociación por los Derechos Civiles) impugnaron el procedimiento llevado adelante por la Comisión Bicameral de Defensoría del Pueblo, que este martes se reunirá desde las 11 para recibir a los ternados en audiencia pública.

Las entidades sostienen que el procedimiento de selección “no cumplió con los estándares mínimos de transparencia y participación ciudadana requeridos internacionalmente en la materia”, y consideran que “es necesario establecer un procedimiento participativo, abierto y transparente que permita evaluar los antecedentes de los candidatos y aportar información relevante previo a la toma de decisiones sobre la  designación”.

“El rol trascendental que le reconoce la Constitución al Defensor del Pueblo exige que el titular sea una persona con idoneidad técnica y moral, independencia y proactividad en la defensa de derechos”, explicaron ante el trámite exprés que se avecina.

Puntualmente, advirtieron que la bicameral que preside la senadora Marta Varela (PRO) no respetó los estándares plasmados en los Principios de París aprobados por la Asamblea General de la ONU, como así tampoco las recomendaciones del Instituto Internacional de Ombudsman.

Por eso, las organizaciones sostienen que “si los candidatos aceptan ser designados de este modo, estarían convalidando que decisiones políticas relevantes se adopten sin escucha a la ciudadanía, y que con ello, traicionarían desde antes de asumir el mandato que pretenden ejercer”.

El cargo del Defensor del Pueblo está vacante desde hace ocho años -el último ombudsman fue el cordobés Eduardo Mondino, quien renunció en 2009-. Este año hubo nada menos que 20 candidatos propuestos por los distintos bloques, pero el miércoles pasado, por un acuerdo entre el oficialismo, el PJ y el massismo, la bicameral definió la terna Roggero-Sarghini-Amor.

Para designar al defensor del Pueblo se requiere el voto de las dos terceras partes de los miembros presentes en cada cámara, según el artículo 86 de la Constitución Nacional, incorporado en 1994. Si hubiera asistencia perfecta en ambas, eso significaría que en Diputados se requieren 172 adhesiones, y en el Senado, 48.